amErica de cali

A Daniel Castro lo sedujo más el América de Cali que el Atlético Nacional

A Daniel Castro Cadavid, un niño canadiense de 7 años, de padres colombianos, le tenían guardada celosamente una agradable sorpresa.

Hace una semana está en Cali y solo el lunes en la noche le confirmaron que lo iban a llevar al entrenamiento del América, para ver a sus ídolos, en especial a Ernesto el ‘Tecla’ Farías.

No pude dormir cuando mi papá me dijo que me traería al América”, expresó tímidamente el pequeño, que en Toronto no se pierde un partido del rojo a través de la televisión y que ayer disfrutaba viendo a sus ídolos desde la pequeña grada de Cascajal.

Daniel es hincha del América por convicción y por pasión, pero también por herencia. En este último ‘ítem’, su papá Juan Pablo Castro, un caleño que lleva 15 años viviendo en Canadá, le ganó la partida a su esposa Jackeline Cadavid, paisa e hincha acérrima de Nacional.

Ahí gané yo”, dice sonriendo Juan Pablo. “A Daniel, cuando se va a dormir, le doy un beso y siempre le digo: pilas que mañana juega América. Es para que lo tenga presente. Es que el sueño mío era tener un compañero para ver los partidos de mi equipo”, confiesa.

La máxima prueba para comprobar que el pequeño Daniel ya suspiraba por el conjunto escarlata fue cuando su mamá, en un cumpleaños, le regaló una camiseta de Atlético Nacional.

La rechazó y hasta se puso bravo, le dijo a la mamá que él no quería a ese equipo, que su equipo era América”, recuerda Juan Pablo.

Para reafirmar la pasión de su hijo por el rojo de Cali, desde octubre pasado compraron tiquetes para la capital del Valle, pero nunca le dijeron a Daniel el verdadero motivo de su venida a Colombia.

ernesto farias america de cali

Ernesto Farías saluda a Daniel Castro, un pequeño hincha del América de Cali.

Giancarlo Manzano / El País

No sabía que venía a ver al América. A mi me gustan como juegan el ‘Tecla’ y Lucumí”, confiesa el pequeño, que afirma también que en su habitación tiene afiches y banderines del 13 veces campeón de Colombia.

Este martes, Daniel no cabía de la felicidad en la camiseta roja que tenía puesta. Se paseó por la tribuna que separa las dos canchas principales de Cascajal, siempre con la compañía de su padre Juan Pablo y de la atenta mirada de su abuela, mientras el equipo entrenaba de cara al clásico del domingo.

No les perdía detalle a los movimientos que hacían los dirigidos por Hernán Torres, mientras su padre le hablaba y le explicaba seguramente cada trabajo que cumplían los jugadores.

Cuando la práctica terminó, se fue a buscar ubicación cerca del camerino para saludar y tomarse la foto con su máximo ídolo, el ‘Tecla’ Farías.

Me gusta el ‘Tecla’ porque es bueno y hace goles”, es la definición que el niño de 7 años entrega sobre el delantero argentino.

Después de atender Farías un considerable número de periodistas, el encuentro se cumplió y Daniel hizo realidad su sueño. El atacante gaucho no solo lo saludó, sino que le estampó su firma en la camiseta y se tomó la foto para el recuerdo.

Daniel, feliz y realizado por tener de cerca a Farías y de ver en acción a las figuras del equipo que le mueve el corazón, salió de Cascajal con su padre y abuela rumbo a casa, para alistar el viaje de regreso a Toronto, con la convicción de que el rojo, definitivamente, había sido su mejor elección por encima del verde antioqueño.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by