cali

Caleña fue asesinada en Quevedo, centro de Ecuador

María Fernanda Rojas Salazar, una caleña de 40 años, fue asesinada el pasado miércoles en una habitación en la población de Quevedo, en el centro de Ecuador.

El homicidio fue confirmado por Yuliana Andrea Millán Rojas, sobrina de la víctima, quien dijo que la principal sospechosa del crimen es otra mujer, su pareja sentimental.
 
"Lo que sabemos es por medios ecuatorianos que han publicado la noticia. Ellas llevaban una relación desde hace ocho meses y era muy difícil, conflictiva. Al parecer fue un crimen por celos", acotó Millán Rojas, quien explicó que la mujer era madre de un menor de quince años que reside en Colombia con una tía.

"Mi tía fue encontrada muerta con dos disparos dentro de una habitación. Ella trabajaba en un restaurante como cocinera y estaba en Ecuador desde hace un año y medio más o menos. La última vez que la vimos fue en diciembre pasado, ella venía cada cuatro meses", explicó la señora Yuliana. 

Los hechos que rodearon el crimen de la caleña no son muy claros, según ha dicho la familiar. Este jueves llegó a Quevedo una hermana de María Fernanda para estar al frente del caso. 

El periódico La Hora, de Ecuador, publicó en su portal web que la presunta agresora, de nacionalidad ecuatoriana, se debate entre la vida y la muerte en un hospital luego de ser encontrada en el lugar de los hechos con signos vitales débiles. 

"Con respiración artificial, sedada y bajo un estricto resguardo policial, fue trasladada ayer (jueves) hasta el hospital Gustavo Domínguez de Santo Domingo, Martha C., de 35 años de edad, quien ingirió una considerable dosis de veneno el miércoles por la mañana", cita el medio. Lea aquí la noticia completa del portal web La Hora. 

El jefe del Área de Emergencias del hospital Sagrado Corazón de Jesús, Paúl Proaño, dijo a La Hora que "la mujer ha sido estabilizada luego que se detectara que había ingerido inhibidores de colinesterasa, una sustancia que se encuentra habitualmente en los raticidas, y que le produjo problemas con la visión y de la vía respiratoria". 

“Esto obligó a que tengamos que hacer un proceso de resucitación, colocarle un tubo en la tráquea y hacer medidas de descontaminación con lavados gástricos, administrándole carbón activado, lo que iba a permitir que el veneno sea absorbido y aplicarle una dosis de atropina que sirve para neutralizar los efectos de este tipo de veneno”, puntualiza el medio del vecino país. 

Hasta el momento, la Cancillería no se ha pronunciado sobre este caso y se está a la espera de que en las próximas horas se pueda conocer un comunicado con información al respecto. 

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by