Cali

Medio jarillón del río Cauca ya está listo para ser recuperado

Marzo 12, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Jarillón río Cauca

Así luce la zona de Cinta Larga, Venecia y Las Vegas. Algunos se acercan a recuperar parte del hierro y la madera de sus anteriores casas.

Jorge Orozco | El País

En 2019 Cali deberá contar con un jarillón del río Cauca despejado de asentamientos y además reforzado en su estructura. De ello, se ha dicho una y mil veces, depende la seguridad de la ciudad. No es exageración: si el dique llega a ceder el 80% de los caleños se quedarían sin agua potable y lo que tal vez es peor, la ciudad no tendría cómo tratar sus aguas residuales. Lea también: Avanzan operativos para desalojar familias del Jarillón del Río Cauca

–Si el jarillón cede, habría que evacuar a la gente, habría que cerrar Cali.
Quien habla es Juan Diego Saa Tafurt, gerente del Plan Jarillón, el proyecto con el que se pretende prevenir la tragedia. En el Plan participan la Alcaldía, la CVC, Emcali y el Fondo de Adaptación. Entre todos invertirán $803.000 millones, 267 millones de dólares para recuperar el dique. Y en ese propósito hay avances importantes, pero también, cuestionamientos por dilucidar.

Los avances

En febrero pasado el Plan Jarillón recuperó 2.5 kilómetros del dique, en los sectores Cinta Larga, Venecia y Las Vegas, frente a Petecuy. Allí permanecían unas 800 familias que fueron reubicadas entre Potrero Grande, Llano Verde, el proyecto habitacional Río Cauca, Ramalí y Molinos de Comfandi en Palmira.

“Desde hacía muchos años la ciudad no recuperaba zonas del jarillón y esta Administración logró estos 2.5 kilómetros, con lo que ya son 13.7 los kilómetros despejados, de los 26 que tiene el dique. El último tramo liberado habían sido los 1.5 kms que correspondían al asentamiento Nuevo Amanecer, y que se realizó durante el gobierno de Jorge Iván Ospina”, dice Saa Tafurt.

En total, en el dique están registradas 8777 familias (por lo menos son las que aparecen en la base de datos del Plan Jarillón) y hasta el momento se han reubicado 2166. En este 2017, es el objetivo, se reubicarán 2600 familias más y el resto, en 2018.

Pero además de los reasentamientos, el jarillón debe ser reforzado. La entidad encargada de hacerlo es la CVC. “Estamos trabajando en el reforzamiento del primer tramo: 6700 metros del canal Intersector Sur, y 400 metros más de Navarro. Esta obra registra una ejecución del 86% y será entregada en mayo”, dijo Rodrigo Mercado, Supervisor de Obras del Plan Jarillón por parte de la CVC.

Según la autoridad ambiental, a mediados de junio próximo se empezarán las obras de reforzamiento de un segundo tramo del dique, correspondiente al Parque Lineal y la zona llamada Nuevo Amanecer. 

"Estoy muy contento con los logros en el Jarillón. El proceso es un éxito. Primera vez en la historia de Cali que tenemos 2.5 kms. totalmente despejados. Hubo gente que salió de manera voluntaria”.
Maurice Armitage,
Alcalde de Cali


También se trabajará en el tramo recuperado en febrero pasado: Cinta Larga, Venecia y Las Vegas. “En la medida en que los tramos del jarillón estén despejados hacemos el reforzamiento. El tramo de Cinta Larga fue muy importante su recuperación porque detectamos que el dique en ese punto estaba muy afectado. Encontramos desde postes de energía, árboles, socavones hechos por la hormiga arriera, tubos, hasta casas de varios pisos. Y sobre el jarillón no debe haber nada enterrado para evitar filtraciones del río”, agregó Mercado.

Para recuperar el jarillón, por cierto, se hace un reforzamiento ‘estático’: consiste en una especie de cortina de concreto que va desde la corona del jarillón, la cima, por todo el centro, y se profundiza 9 metros. Es una manera de blindar al dique de filtraciones de agua.

El refuerzo dinámico, por otro lado, es la instalación de contrafuertes perpendiculares al cuerpo del dique que evitan que el jarillón se fracture o se desplace en caso de un sismo.

Cuando todo esté listo, es el plan de la Alcaldía, se construirá una ciclorruta sobre el jarillón con una capa asfáltica delgada, de no más de tres centímetros, una manera de que la ciudad se apropie del espacio sin afectar su seguridad para prevenir nuevas invasiones.

Aunque primero se deben dilucidar los cuestionamientos que desde diversos sectores le hacen al Plan Jarillón.

¿Familias fantasmas?
Gráfico Jarillón 2

El Jarillón del río Cauca fue construido por la CVC en 1958.

Elpais.com.co

Vamos por partes. Las familias que viven en el jarillón deben cumplir ciertos requisitos para acceder a una vivienda y a las compensaciones económicas que ofrece el Estado para su reubicación. El primer requisito es que la familia esté verificada, es decir, que aparezca en la base de datos del Plan Jarillón. Además no debe haber recibido subsidios de vivienda por parte del Gobierno y tampoco debe tener propiedades en el país, aunque hay excepciones.

Por ejemplo las víctimas de la violencia, los desplazados que no pudieron volver a sus propiedades. “Si están registrados en la Unidad de Víctimas, ese requisito de no tener propiedad se omite entendiendo que tuvo que dejar su casa por seguridad. En este proceso de reasentamientos de las familias hemos evaluado caso a caso”, dice Juan Diego Saa Tafurt.

Hay familias que viven en el dique y tienen una “unidad productiva”. Es decir un criadero de pollos, o de cerdos, una tienda. Se han encontrado hasta fábricas de plástico.

Estas familias reciben, además de la vivienda, una compensación económica para el traslado de su ‘microempresa’. Deben presentar, eso sí, sus estados contables, así las cuentas se lleven en un cuaderno.
Es decir: reasentar una familia del jarillón le puede costar al Estado $102 millones: 70 salarios mínimos es el costo de la vivienda de interés social y se entregan hasta otros 70 salarios de acuerdo con los estados financieros que cada familia reporta de su unidad productiva.

A la fecha, por compensaciones, de hecho, se han entregado $2.224 millones, dinero que resulta atractivo para los expertos en engañar al Estado.

Justamente Yonny Rojas, veedor ciudadano, presentó una denuncia ante la Fiscalía contra el Alcalde y otros funcionarios que lideran el Plan Jarillón.

“Hemos encontrado casas de donde han salido 14 familias. Sí: de una misma casa salen 14 familias, y cada una puede recibir entre $30 y $50 millones por compensaciones. Estamos hablando de unos $500 millones que se habrían dado de manera irregular. Muchas de esas familias no habitan la zona. Lo constatamos reuniéndonos con los dueños de las casas y dicen desconocer a esas familias que aparecen como residentes en su techo. Por eso las hemos llamado familias fantasmas. Es gente que no vive en el jarillón y que sin embargo es beneficiaria de las compensaciones, generando un detrimento patrimonial para el Municipio”.

Juan Diego Saa Tafurt asegura que tiene todas las pruebas para demostrar que las actuaciones del Plan Jarillón han estado “apegadas a la ley”, pero reconoce que puede haber ‘colados’.

“La comunidad hace dos años denunció la existencia, con nombres y apellidos, de familias que se colaron y nosotros hicimos la investigación, lo que terminó en una denuncia ante Fiscalía. Fueron tres casos. Los nuevos casos que menciona la veeduría no los conocíamos, pero los estamos investigando”.

Y no resulta tan complicado colarse. “Nosotros – dice Saa – llegamos a las casas a hacer las verificaciones y a veces el dueño deja que una familia o varias se metan para que él diga que también viven ahí. Cuando nos dicen eso, y el dueño del predio lo certifica, nosotros los verificamos. Hay gente que busca abusar del Estado y es inevitable. Pero como Administración investigamos y acudiremos a las autoridades”.

Yonny Rojas también denuncia que hay familias del jarillón que han entregado balances de su unidad productiva hasta por $200 millones. “Y alguien que reciba ese dinero no debería aplicar a una vivienda de interés social. Se supone que son para las personas de escasos recursos”.

Además advirtió que tras los últimos desalojos, hay 80 familias en la calle. No recibieron ningún subsidio, a lo que Juan Diego Saa respondió:
“Hay personas que no han aceptado las compensaciones. Nosotros hemos cumplido con todas las obligaciones del Estado. Pero sucede que la mala información de algunos líderes llevó a que personas que tenían derecho a vivienda se negaran a recibirla”. De momento, las autoridades están investigando las denuncias.

Las obras de Emcali

Emcali, que hace parte del Plan Jarillón, se encargó de la recuperación de la capacidad de almacenaje de agua de Laguna del Pondaje y Charco Azul con lo que se reducen los riesgos de inundaciones.

También realizó el reforzamiento de la estación de bombeo del Paso del Comercio. Esas obras ya están finalizadas.

Este año deberá contratar las obras de reforzamiento de la Planta de Tratamiento de Cañaveralejo y la bocatoma de Puerto Mallarino, anunció Amparo Meléndez, Jefe de Departamento de Interventoría de la Gerencia de Acueducto y Alcantarillado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Hoy: cvc jarillón
Publicidad
Publicidad
Publicidad