cali
¿Quiénes quieren frenar el Plan Jarillón de Cali?, responde su Gerente

¿Quiénes quieren frenar el Plan Jarillón de Cali?, responde su Gerente

La campaña electoral es uno de los retos que enfrentará el Plan Jarillón de Cali este año. “Queramos o no nos va a afectar porque los politiqueros van a tratar de utilizar esto para frenar el avance del proyecto”, afirma Juan Diego Saa, gerente del plan que busca proteger a Cali frente al riesgo que existe de desbordamiento del río Cauca.

La meta en esta vigencia es despejar diez kilómetros del dique, para continuar con las obras de reforzamiento, y reasentar a 3100 familias, de las cuales 1000 podrían ser objeto de restitución de bien de uso público, es decir, de desalojos, que iniciarán el próximo mes. Así lo anunció Saa, quien habló sobre los avances, las dificultades y los “intereses ocultos” que se le atraviesan al proyecto.

Lea también: Refuerzan tramo del jarillón del río Cauca que tenía filtraciones de agua

El gerente del Fondo de Adaptación (Iván Mustafá) dijo que este año tenía que estar liberado el jarillón del río Cauca, ¿es posible cumplir esa meta?

Todos estamos comprometidos, al final esta es una meta que tenemos que lograr como Administración Municipal. Hoy tenemos los elementos para hacerlo, va a ser un trabajo muy duro, nos vamos a enfrentar a muchísimos retos, estamos en campaña electoral y eso queramos o no nos va a afectar porque los politiqueros van a tratar de utilizar esto para frenar el avance del proyecto, sin embargo, estamos comprometidos en dos cosas: primero, tenemos que garantizarle a toda la ciudadanía que no vamos a tener un rompimiento del jarillón y nos va a inundar el río Cauca, y segundo, debemos proteger la vida de todas las familias que aún están en zona de riesgo no mitigable.

Con esos dos principios la Administración se la juega a que este año se libere toda la zona de obra del jarillón y entregamos los diez kilómetros que nos hacen falta para que se pueda hacer el reforzamiento durante el 2019.

¿Por qué ha sido tan lento el proceso?

Hay varias razones: esto ha sido un proceso de aprendizaje, es el proyecto de reasentamiento más grande de América Latina, ninguna ciudad había tenido un reto como el que tiene Cali hoy con el reasentamiento de 8777 familias, eso son aproximadamente 40.000 personas. Tampoco teníamos experiencia, nos ha tocado aprender en la marcha. Adicionalmente, tuvimos que empezar a romper con ese paradigma de que el Estado no cumple... hay intereses ocultos para evitar el reasentamiento, intereses de personas inescrupulosas que no quieren o amedrentan a las familias para que no acepten, lo cual hace las cosas difíciles.

¿A qué intereses se refiere?

Hay intereses electorales, obviamente tener familias unidas para una campaña como se viene ahora, pues los políticos pueden aprovechar. Además tenemos temas de inseguridad, allá hay expendio de microtráfico, pandillas, hay oficinas de cobro, que obviamente no les interesa que movamos los asentamientos porque van a quedar expuestos, la mayoría de las familias se quieren reasentar, pero hay unos líderes de estas pandillas y estos grupos al margen de la ley, que no les interesa y amedrentan.

Hablando de los avances del proyecto, ¿cuántas familias han sido reasentadas a la fecha?

De 8777 familias tenemos 3240 reasentadas. De estas, 2047 han recibido vivienda y el resto reciben subsidio de arriendo hasta que se les entregue la vivienda, alrededor de 500 familias recibirán su vivienda este año. También hemos entregado 138 compensaciones económicas por más de $4000 millones a los que tenían unidades productivas. Hay familias que han sido objeto de restitución, que se negaron sistemáticamente al proceso y perdieron todo su derecho.

¿De las 5537 familias que faltan por reasentar ya sabe cuántas se irán voluntariamente?

Tenemos proyecciones, de las 3100 familias que vamos a reasentar este año voluntaria o involuntariamente vamos a tener que hacer aproximadamente 1000 procesos de restitución, porque son familias que ya han recibido beneficios, ya tienen una vivienda o se niegan sistemáticamente a las compensaciones económicas; hay 500 familias del año pasado, que después de estar concertando se niegan. Tenemos otras 500 familias de las que vamos a trabajar este año, que tienen cruce de propiedad (ya tienen vivienda) y probablemente se van a negar, entonces tenemos que hacer restitución.

¿Cuándo inician las restituciones?

La fecha exacta no la tengo, pero es a partir de febrero. Las que iniciaremos son las que no se hicieron el año pasado, principalmente en Brisas del Cauca (Comuna 7).

¿Y qué pasará con el resto de familias (2437) que quedan pendientes por reasentar?

Las vamos a reasentar en el 2019, pero son familias que no afectan la franja de obra, lo que estamos garantizando es que vamos a liberar las zonas de obra porque este año debe quedar contratada toda la intervención física.

¿Cómo avanzan los proyectos de vivienda?

El año pasado se contrataron 1200 viviendas, son tres proyectos: Torres de la Paz, que tiene que entrar en ejecución este año (160 unidades), Ciudadela Recreativa Charco Azul y El Pondaje en la primera etapa, que son 400 viviendas, y tenemos un proyecto en Jamundí de 700 viviendas que se llama Torres de Alamadina. Son contratos que ya están iniciando y estarán listas este año. Comfandi (operador de vivienda) está en la evaluación de proyectos adicionales que se van a contratar en los próximos meses.

¿Cuánto se ha invertido hasta el momento en el Plan Jarillón?

El proyecto en total cuesta $963.000 millones. Hoy la inversión ejecutada está cercana al 30 % ($288.900 millones).

En materia de infraestructura, ¿cuáles han sido los avances?

De los 26 kilómetros del jarillón hoy tenemos libre de asentamientos humanos el 60 %, son 15.757 metros lineales liberados y nos hacen falta diez kilómetros, que son los que liberamos este año, yo tengo una meta y es que en junio tengo que tener la mitad liberada. En el sector de lagunas ya tenemos 33.000 metros cuadrados liberados, de 117.000 metros cuadrados. La meta este año es liberar 40.000 más.

Se han escuchado quejas por reinvasión y residuos sólidos que están arrojando en sitios liberados, ¿qué conoce al respecto?

La Administración Municipal tiene un equipo dedicado exclusivamente a hacer vigilancia y control para el tema de reinvasiones. Para este año vamos a implementar una estrategia de control aéreo también, a través de drones; el halcón (helicóptero) está haciendo también sobrevuelos y nos ayuda. Frente al tema de escombros es complejo y también se han reforzado controles, no nos vamos a cansar de proteger lo que por tanto esfuerzo hemos ganado.

El año pasado la Contraloría cuestionó el Plan Jarillón a través de una auditoría. Se señalaron supuestas irregularidades en el tema de compensaciones, subsidios y beneficiaros del proyecto...

Ya le entregamos la información a la Contraloría, si bien acatamos muchas de las recomendaciones, porque efectivamente el proceso de compensaciones al ser nuevo es susceptible de mejoras, yo tengo la tranquilidad que se entregaron a las personas que vivían en el jarillón... estamos tranquilos, las cosas se han hecho bien, aquí no nos estamos robando la plata, no se han perdido los recursos destinados para el plan jarillón porque además esta es una de las grandes prioridades del Alcalde.

Otra de las críticas que se ha hecho es que se invierten más recursos en contratación de personal y consultorías que en el proyecto como tal...

Esa es una forma particular de ver la situación, y quienes lo manifiestan tendrán sus intereses para expresarlo. El año pasado cerramos con 140 personas contratadas para trabajar con las familias en el proceso de reasentamiento, concertación, revisión de casos jurídicos, de compensaciones, y vamos a tener un número similar este año.

¿Cuánto cuesta esa nómina?

Alrededor de $7000 millones anuales. La diferencia entre el proceso que realiza Cali y el que adelanta cualquier otra cantidad de ciudades, es que nosotros tenemos un proceso social muy fuerte, garantizando derechos, entonces critican que esto es una agencia de empleo y lo que yo les digo es que reansetarnos con una familia implica un ejercicio de conocer a la familia, de generar confianza, porque la fácil sería hacer restitución, ir con desalojos y listo.

"El riesgo es real"

¿Le preocupa el Fenómeno de la Niña que viene, teniendo en cuenta la vulnerabilidad del jarillón?

Siempre nos preocupa el Fenómeno de la Niña, con el con cambio climático pasan cosas muy locas para las que no estamos preparados. Las temporadas de lluvia cada vez son más fuertes, el año pasado incluso en temporadas secas nos inundamos dos veces en el sector de Puerto Nuevo y de Brisas del Cauca, y alrededor de 2000 familias se vieron afectadas. El riesgo es real, el jarillón se puede romper y por eso tenemos que correr en la liberación y el reforzamiento del mismo.

“Los recursos del Plan Jarillón están garantizados, contrario a lo que dicen muchas leyendas urbanas que el proyecto está desfinanciado”.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by