Cali

Tecnocentro Somos Pacífico busca recursos para seguir cambiando vidas de jóvenes

Marzo 27, 2017 - 12:05 a.m. Por:
Redacción de El País
Tecnocentro Somos Pacífico ayudas

155 niños y jóvenes están siendo formados, a través de un convenio con Batuta, para que toquen un instrumento musical. Familias de colegios privados conocieron la labor, para unirse al ‘Club de Amigos’.

Raúl Palacios | El País

¿Cuánto cuesta cambiar una vida? La de David, un joven del barrio Potrero Grande, al oriente de Cali, fueron suficientes $20.000. Él, a sus 18 años encontró su futuro en la viola, ese instrumento de cuerda y de sonidos más graves y mayor tamaño que un violín. Lea también: Tecnocentro Somos Pacífico, la 'máquina de los sueños' que quiere seguir creciendo

Cuenta que hace cuatro años no sabía siquiera cómo se llamaba ese aparato curvilíneo, simplemente lo atrapó el sonido que salía de ese salón del primer piso del Tecnocentro Somos Pacífico, a escasas cuatro calles de su casa y la tienda donde solía perder el tiempo jugando maquinitas.

Eso fue todo. Entró a ese oasis situado en medio de fronteras invisibles y no volvió a salir. Hoy, David cursa segundo semestre de Música en Bellas Artes y tiene un promedio de 4,4 en sus calificaciones. Dice que entre sus metas está estudiar Dirección Musical en Argentina y especializarse en ese ámbito en la escuela Juilliard, en Nueva York; pero también desea tocar en la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, de Venezuela.

Durante los últimos tres años en el segundo piso del Tecnocentro Somos Pacífico, en el ‘Club House’, se ha estado labrando el camino de Ingrid, una joven que a sus 17 años que ya sabe manejar programas de diseño y ‘mapping’, como Photoshop, After Effects, Illustrator, Resolume Arena y Map Mapper. Ella, dice, quiere estudiar diseño gráfico y multimedia; además sueña con crear una empresa que genere contenidos audiovisuales y sea una fuente de empleo para la gente de Potrero Grande.

David e Ingrid son dos de las 1000 personas que se capacitan en el Tecnocentro Somos Pacífico, un espacio que desde hace cuatro años está transformando las vidas de aquellos que solían jugar maquinitas en su tiempo libre, vagar por las calles o integrar pandillas. Hoy, muchos de esos jóvenes tienen una proyección real, un proyecto de vida.

Un club de buenos amigos

En el Tecnocentro Somos Pacífico, el 70 % de las personas que se capacitan son residentes del barrio Potrero Grande; el resto proviene de otros sectores de las comunas 21, 14 y 15. Allí, anualmente, 1000 personas reciben enseñanzas en diez programas distintos: música, danza, artes, biblioteca, alfabetización digital, multimedia, emprendimiento cultural, empleabilidad e inserción laboral, inglés; y cursos vocacionales del Sena como cocina, sistemas, asistencia administrativa y diseño gráfico.

La mayoría de quienes atienden la oferta educativa de este sitio son jóvenes entre los 10 y 15 años. El funcionamiento de este lugar tiene un costo de $1000 millones, de los cuales el 70 % son recursos aportados por la Alcaldía y el resto es gestionado con empresas privadas, cuenta Jaime Quevedo, director del Tecnocentro Somos Pacífico.

“La operación de este centro no es sencilla, pues necesitamos recursos para seguir manteniendo la oferta de programas. Por eso lanzamos una iniciativa que se llama ‘Club de Amigos’, en la que cualquier persona puede hacer un aporte mensual de $10.000, $50.000 o lo que desee donar para seguir cambiando el destino de los niños y jóvenes del oriente de Cali”, dijo Quevedo, quien lideró una visita de más de 30 familias de colegios privados de la ciudad al Tecnocentro, para que estas conocieran la labor que allí se lleva a cabo.

Ana Cecilia Ulloa, miembro de la junta directiva de la Fundación Alvaralice (una de los socios del Tecnocentro), asegura que cambiar una vida en Potrero Grande vale $20.000. De hecho, dice que una persona que done esa cantidad al Tecnocentro puede hacer que un niño estudie gratis durante todo un semestre.

“Este es un proyecto de ciudad que requiere ser apropiado por muchos más caleños, pues en Potrero Grande se está generando un polo de convergencia social que ayuda a la convivencia en paz”, dijo Ulloa.

Actualmente, el ‘Club de Amigos’ del Tecnocentro Somos Pacífico lo integran 125 personas naturales pero, explicó Quevedo, el propósito es lograr que más de 2000 personas hagan donaciones para seguir transformando las historias de los jóvenes del oriente de Cali. Para usted, lector, ¿cuánto cuesta cambiar una vida?

Para aportar

Para vincularse al ‘Club de Amigos’ del Tecnocentro Somos Pacífico y hacer sus aportes, puede ingresar a la página www.somospacifico.org y
hacer click en el botón ‘Únete al Club de Amigos’.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:educación
Publicidad
Publicidad