colombia

Colombia, con prudente posición tras crisis de Venezuela

Mientras en Venezuela se adelantan reuniones de los tres poderes para solucionar la crisis que se ha agravado tras la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de asumir las labores legislativas de la Asamblea Nacional, en Colombia se ha decidido llamar a consultas al embajador Ricardo Lozano, y se ha pedido a los organismos internacionales soluciones.

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, señaló que es inaceptable la decisión y el irrespeto a la división de poderes, y llamó a buscar soluciones, pero que no empeoren la situación.

“La comunidad internacional debe enviar señales claras, contundentes, de que estamos listos a ayudar, pero no a cohonestar con medidas que en lugar de ayudar agraven la crisis o permitan que la crisis se siga agravando”, dijo.

La posición de Colombia entonces es de prudencia, muy diferente a la de países como Perú –que decidió retirar su embajador del país-, lo cual se explica, según Marta Ardila, coordinadora del Observatorio Latinoamericano y del Caribe de la Universidad Externado, en la estrecha relación con el vecino país.

“Una frontera de 2219 kilómetros; tenemos el diferendo fronterizo con Venezuela -por el Golfo de Venezuela-; Venezuela ayudó mucho en el proceso de paz, estuvieron presentes en La Habana; nosotros tenemos también un comercio activo con ellos, puede que haya venido disminuyendo, pero es todavía muy activo; es decir, es una situación muy distinta la de Perú y la de Colombia”, dijo.

Por ello asegura que las decisiones que emprenda Colombia al respecto deben darse dentro de un marco multilateral: “Colombia siempre ha buscado como un paraguas multilateral para manejar la relación con Venezuela. Entonces lo que apoya es una medida, bien dentro de la OEA que se aplique la Carta Democrática, o bien dentro de las Naciones Unidas. Colombia no puede ponerse a pelear con Venezuela”.

Ahora, si bien la aplicación de la Carta Democrática es una opción, el Gobierno colombiano no la ve muy viable, por ello ha dicho el presidente que se analice la opción, pero viendo hacia el futuro.

“Y la posible aplicación de la Carta Democrática no se debe descartar, pero es importante al mismo tiempo pensar más allá: ¿si ese paso se da entonces qué, cuál es la salida, cuál es el futuro y ahí también hay que hacer un llamado a la oposición en Venezuela, para que se coordine y se ponga de acuerdo”, dijo.

Según Ardila, la aplicación de la carta implicaría que el sistema interamericano entre a ayudar para que Venezuela restablezca el orden constitucional y se vuelva a la democracia, y se podría llegar a la expulsión de ese país de la OEA, “pero eso no soluciona el problema de fondo”.

Por lo pronto, agrega Ardila, la llamada a consultas del embajador de Colombia en Venezuela no tiene mayores efectos.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by