¿Cómo huir de situaciones peligrosas cuando está conduciendo?
Colombia

¿Cómo huir de situaciones peligrosas cuando está conduciendo?

Marzo 18, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Alvaro Mejía G. | Especial para El País
Exceso de velocidad

Un exceso de velocidad en una curva pone en riesgo la vida. Lo vital es mantener la calma.

Foto: especial para El País

Por pedido expreso de nuestros lectores, El País publica a continuación algunas situaciones inesperadas de peligro y la acción correspondiente para salir airoso de esos críticos momentos de emergencia que se presentan durante la conducción.

Ruptura del parabrisas.

La principal causa de esta eventualidad que restringe de manera importante la visibilidad del conductor son las pequeñas piedras que despiden las volquetas en vías urbanas y los vehículos de todo tipo cuando transitan por carreteras destapadas. En estos casos la grava y piedras de poco tamaño se convierten en verdaderos misiles que rompen el vidrio panorámico, haciéndolo ‘explotar’ por efecto del impacto.

Acción. Lo primero que tiene que hacer un conductor que se queda ‘ciego’ por causa de la ruptura del parabrisas en marcha, es darle un enérgico golpe al vidrio panorámico para abrir una ‘ventana’ y poder controlar el auto. Aunque los segundos cuentan en esta situación de alto riesgo, lo ideal es usar un objeto contundente o proteger la mano con una tela o gorra, por ejemplo, para dar el golpe.

Si la ruptura no restringe la visibilidad, lo recomendado es disminuir la velocidad y buscar un lugar seguro en donde detenerse para evaluar el daño y determinar si su dimensión permite continuar la marcha con total seguridad o si es necesario quitar el parabrisas en su totalidad para obtener visibilidad.

Incendio a bordo.

Aunque los incendios en los vehículos se tornaron excepcionales con la llegada de los sistemas de inyección de combustibles que reemplazaron los carburadores generadores de conflagraciones, de todas maneras es bueno conocer lo que se debe hacer en caso de tener que enfrentar las llamas.

Acción. Conserve la calma, apague inmediatamente el motor y deténgase cuanto antes en un lugar seguro.

Haga salir a los ocupantes y busque el extintor de incendios.

En caso que no lo tenga como ordena la ley debe conseguir una manta, prenda de vestir, tierra o arena para apagar el incendio. Si el fuego se presenta en el motor, no abra la tapa del mismo.

En este caso el extintor se debe accionar desde la parte inferior hacia el compartimiento de la máquina que se cubrirá con el polvo extintor.
El plan B, si la anterior indicación no funciona, es utilizar la manta u otra prenda de buen tamaño para tapar y sofocar las llamas dejándolas sin el oxígeno que las alimenta.

Si el incendio es cercano al tanque de combustible, aléjese de inmediato para evitar las consecuencias de una posible explosión.

Exceso de velocidad en curva.

La imprudencia, falta de señalización, curvas mal trazadas y la falta de concentración por parte de los conductores son los grandes generadores de esta peligrosa situación que se presenta a diario en nuestras sinuosas carreteras.

Acción. Por razones de seguridad, la primera y más importante medida que debe tomar un conductor cuando entra a una curva a una velocidad mayor a la indicada es conservar la calma.

Solo así, podrá ejecutar las maniobras pertinentes para sortear este difícil momento, que puede terminar en un choque frontal, fuerte impacto contra la montaña o guardarriel y/o con la pérdida del control vehicular. Para evitar estas temibles consecuencias es preciso soltar el acelerador para ‘tocar’ el freno y disminuir la velocidad, preferiblemente, en el momento previo a la llegada al vértice de la curva cuando las llantas todavía están rectas.

Recuerde que la tracción dosificada mediante el acelerador es la mejor ‘herramienta’ para corregir la deriva del auto y mantenerlo en la senda deseada, evitando que invada el carril contrario.

Así mismo, es vital tener en cuenta que el mejor recurso para corregir la tendencia al derrape ocasionada por la sobre velocidad, es mover el volante en el mismo sentido hacia donde se va la ‘cola’ del auto. Esto hará que el coche reaccione y empiece a enderezarse, permitiendo que el conductor pueda corregir la dirección y llevar las ruedas hacia el frente.

Perro en la vía.

Muchos conductores de vehículos se han visto envueltos en lamentables y evitables accidentes de tránsito por tratar de esquivar y salvarle la vida a un perro u otra clase de animal que se atraviesa de repente en el camino.
Acción. Aunque se debe hacer todo lo posible para no atropellar al cuadrúpedo que aparece de improviso en la vía, hay que pensar primero en preservar la vida de los seres humanos que ocupan el auto.
Para no poner al conductor y a los ocupantes en riesgo y tratar de eludir al perro o animal que se cruza en la vía se deben evitar, a toda costa, los movimientos bruscos al volante y las frenadas bruscas que generan la pérdida del control vehicular.
De acuerdo con lo anterior lo más aconsejable en este caso es hacer uso de la bocina o pito para ahuyentar al animal, disminuir la velocidad y usar todo el ancho libre de la vía para intentar esquivarlo, ejerciendo movimientos muy suaves y controlados en la dirección.

Parabrisas roto

Las esquirlas de vidrio que se crean al romperse el parabrisas quedan sobre el tablero en el empaque o alrededor del orificio del vidrio para convertirse en diminutas ‘cuchillas’ que causan laceraciones en rostro y ojos. Retírelas antes de arrancar.
Si el daño del parabrisas frontal obliga a quitarlo por completo para tener visibilidad es preciso bajar los vidrios laterales para permitir el flujo de aire que de otra manera se iría hacia el panorámico posterior creando el efecto paracaídas que ‘frena’ el auto multiplicando su consumo de combustible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:Automotriz
Publicidad
Publicidad
Publicidad