colombia

"Pago de afiches no fue informado a la gerencia de campaña": Santiago Rojas

El actual director de la Dian, Santiago Rojas Arroyo, quien se desempeñó como gerente de la Campaña ‘Santos Presidente’ en 2010, desmintió el ingreso formal de cerca de 400 mil dólares con los que la firma Odebrecht habría pagado dos millones de afiches en esa contienda política.

La donación de los afiches fue admitida por Roberto Prieto, quien este martes en declaraciones a Blu Radio, reconoció que la firma brasileña Odebrecht habría pagado el suministro de afiches por medio de la empresa Impressa Group.

Prieto, no obstante, indicó que los integrantes del Comité Financiero de la campaña presidencial de 2010 son los responsables de “haber inducido a error” a los miembros del equipo que logró la victoria de Santos en los comicios de ese año.

Frente a esas afirmaciones, Rojas Arroyo afirmó que “el pago de esos afiches no fueron informados a la Gerencia de la Campaña, se llevaron todos esos procedimientos previamente establecidos -de verificación- y por eso no aparecen en los registros de la campaña”.

“Desconozco la circunstancia en que se dio esa transacción. No participé en ninguna reunión, para recaudar fondos para la campaña. Además, quiero ser claro en que el Presidente Santos, entonces candidato, no tuvo injerencia en el manejo de los recursos de la misma", afirmó.

De igual forma, señaló que ha trabajado con Juan Manuel Santos desde 1992 y resaltó "su apego a las normas, sus criterios legales y éticos y que en ninguna oportunidad en todos estos años me ha siquiera insinuado apartarme de esos principios".

Comunicado completo

“Desconozco la circunstancia en que se dio esa transacción. No participé en ninguna reunión, para recaudar fondos para la campaña. Además, quiero ser claro en que el Presidente Santos, entonces candidato, no tuvo injerencia en el manejo de los recursos de la misma, y por el contrario siempre fue enfático en que nosotros en la campaña en que deberíamos tener una serie de procedimientos muy claros y precisos con los más altos estándares éticos y de transparencia y que se cumpliera con la normatividad vigente para cumplir con todos los procedimientos de la campaña.

Para ello, se creó un Comité Financiero conformado por altas personalidades, ustedes ya conocen los nombres, el cual era el único autorizado para conseguir las posibles donaciones para la campaña presidencial. El entonces candidato no era parte de este comité y era ajeno a las decisiones el mismo.

Una vez el Comité gestionaba una donación, tenía la obligación de presentarla formalmente al Gerente de la campaña en un formato preestablecido para garantizar el registro del mismo en los libros de contabilidad de la campaña.

Antes del registro se procedía al siguiente procedimiento: primero se registraba que toda donación fuera revisada por una persona natural colombiana. Segundo, toda donación recibida tenía que ser en cheque en un banco en Colombia, y para tal efecto se creó una Cuenta Única Nacional de la campaña para consignar todas las donaciones.

Antes de consignar el cheque se pedía al banco una certificación bancaria donde dijera que la cuenta de la cual eran retirados esos recursos pertenecía a la persona natural que estaba haciendo la donación.

Una vez con esos datos pasaba a un oficial de cumplimiento,la cual tenía que revisar antecedentes y verificar que se tratara de una persona natural íntegra que pudiera donar a la campaña. Luego de que un auditor interno revisara todos los documentos, se los pasa al Tesorero para que registrara la donación. Y además teníamos una firma auditora externa para verificar toda la información contable.

Toda la información que recibí como gerente de la campaña cumpliendo estos procedimientos fue registrada en la misma y presentada ante el Consejo Nacional Electoral con todos sus soportes.

Reitero, en el pago de esos afiches mencionados no fueron informados a la Gerencia de la Campaña, se llevaron todos esos procedimientos previamente establecidos y por eso no aparecen en los registros de la campaña.

Quiero reconocer públicamente que he trabajado desde 1992 con el doctor Juan Manuel Santos, hoy Presidente de la República, y puedo dar fe de que en todos estos años que he tenido el honor de trabajar con él, de resaltar su apego a las normas, sus criterios legales y éticos y que en ninguna oportunidad en todos estos años me ha siquiera insinuado apartarme de esos principios.

En 25 años de carrera profesional, en cada uno de los cargos que he desempeñado, tanto en el sector oficial como en el sector privado, he puesto los más altos estándares éticos y de disciplina, honestidad y verdad como principios fundamentales de mi trabajo. Por eso rechazo profundamente las prácticas ilegales y todas las acciones que entorpecen la democracia y que tanto daño le hacen al país”.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by