contenido premium
1/4
Así va la puja al interior de los partidos por el apoyo a los candidatos presidenciales

Así va la puja al interior de los partidos por el apoyo a los candidatos presidenciales

La carrera presidencial que llegará a su primer momento definitivo el próximo 27 de mayo, ha exacerbado las divisiones en casi todos los partidos y movimientos políticos.

En efecto, hoy por hoy la mayoría de las controversias giran principalmente en torno al nombre de quién debe ser el reemplazo de Juan Manuel Santos desde el 7 de agosto en la Casa de Nariño y no en la ideología política que debería identificarlas.

Sin embargo, también es cierto que, como consecuencia de lo anterior, el tema de la paz sigue marcando las posibles adhesiones a una u otra campaña presidencial. Ello en razón a que, en cada partido, hay quienes plantean que la continuidad de los Acuerdos de Paz es fundamental, mientras que otros sostienen que es imperativo su modificación.

Lea también: '¿A quién le apuestan los grupos políticos del Valle para las elecciones presidenciales?'.

De igual forma, pero en menor proporción, la lucha contra la corrupción se ha convertido en un referente para definir posibles alianzas.

Para Mauricio Jaramillo, politólogo de la Universidad del Rosario, las divisiones dentro de las colectividades se deben especialmente a la personificación de la política: “Los partidos y movimientos se conforman alrededor de las personas. El Centro Democrático, en torno a Uribe; el Partido de La U, en torno a Santos y el Polo Democrático no termina de superar las diferencias entre sus miembros, porque son diferencias entre egos, pero no hay diferencias de fondo”.

Pero la situación actual es muy diferente a la de otras épocas, cuando los partidos tradicionales estaban aún vigentes, o a la de antes del Frente Nacional, cuando tenían muy marcadas sus diferencias.

Jaramillo dice que “en el pasado importaba más el partido que las personas, hoy es lo contrario”.

A su vez, el también catedrático Carlos Andrés Orjuela sostiene que las fracturas políticas se están dando por la ‘realpolitik’: “A pesar de que hay unos postulados ideológicos en algunos de los partidos, ahora se está viendo para dónde destinar esos votos que capturaron el 11 de marzo”.


Coincide con Jaramillo en el sentido de que los distintos movimientos “están buscando acomodarse a quién pueda llegar a ser el Presidente”.

“Los partidos hace tiempo dejaron de ser organizaciones ideológicas y se convirtieron en empresas electorales. Quedan recodos alrededor de las posiciones ideológicas, pero lo que los mueve hoy es no dejar de ser incluidos en la repartición burocrática del Gobierno Nacional”, puntualiza.

Lea también: 'De la Calle ya solicitó al CNE informe sobre cómo puede unirse a Sergio Fajardo'.

La U busca unidad

El Partido Social de Unidad Nacional, La U, ante la imposibilidad de tener un candidato presidencial propio y los complejos resultados electorales del 11 de marzo, tiene claro que debe definir cuanto antes a cuál candidato va a apoyar en la primera vuelta del 27 de mayo.

Sin embargo, Aurelio Iragorri, presidente de la colectividad, aseguró que tan importante como esa decisión es que el respaldo se dé de manera unida.

Los nombres de Germán Vargas e Iván Duque son los que más se barajan al interior, pero también han generado división. Por ejemplo, el senador Roy Barreras no apoyaría al exvicepresidente por los grandes distanciamientos que han tenido en el pasado.

Entre tanto, Duque no es del agrado de todos los congresistas del partido por las conocidas diferencias entre el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe.

Sin embargo, el senador José David Name ya ha hecho evidente que se inclinaría más por el aspirante del Centro Democrático.

División azul
Marta lucía ramírez

Candidata vicepresidencial Marta Lucía Ramírez

Colprensa / El País

La situación en el Partido Conservador es muy similar a la de hace cuatro años: hay un sector que se la jugará con el expresidente Álvaro Uribe y su candidato Iván Duque, pero del otro lado hay varios congresistas que están más cercanos al Gobierno Santos y la candidatura de Germán Vargas Lleras.

No obstante, los resultados de la reciente consulta interpartidista de la centro derecha han llevado a que las cargas al interior de la colectividad azul se reajusten y empiecen a mirar a la carta del Centro Democrático para la Casa de Nariño. Es así como el presidente del partido, el senador Hernán Andrade, quien hasta febrero pasado se identificaba con el exvicepresidente pareciera estar cambiando de parecer.

Pero es cierto que la cercanía de varios sectores del conservatismo con Duque se da más por la identidad con Uribe que por la afinidad con Marta Lucía Ramírez, quien no quiso aceptar ser la candidata presidencial azul y se presentó como independiente a la consulta interpartidista.

Incertidumbre liberal
Humberto de la Calle

Humberto de la Calle, candidato presidencial.

Colprensa

En las filas del Partido Liberal la situación también es compleja.
Si bien ya tiene a Humberto de la Calle como candidato, este está en proceso de hacer una alianza con Sergio Fajardo, la cual le llevaría a retirar su postulación y a sumarse a la fórmula de la Coalición Colombia, compuesta por el exgobernador y Claudia López.

El desistimiento de De la Calle, que solo estaría pediente de su viabilidad legal, se originiaría también en el enfrentamiento existente entre un sector de los rojos, liderado por Juan Fernando Cristo, con el jefe único del partido, el ex presidente César Gaviria Trujillo.

Además, al interior de la bancada de congresistas de tiempo atrás se ha evidenciado un interés por acompañar a Vargas Lleras, aunque en las últimas semanas el nombre de Iván Duque ha tomado mucha fuerza, sin importar que sea el candidato del uribismo.

El papá de Duque, Iván Duque Escobar, fue uno de los ministros destacados del gobierno liberal de Julio César Turbay Ayala y luego, durante el mandato de Belisario Betancur, fue registrador nacional, también en representación del liberalismo.

Centro Democrático, unido
Iván Duque, candidato presidencial del Centro Democrático.

Iván Duque, candidato presidencial del Centro Democrático.

Agencia EFE

Si los desamores son constantes al interior de casi todos los partidos, en el Centro Democrático las aguas mansas son las que se imponen.
Al parecer, gracias a los resultados electorales del 11 de marzo, se superaron las divisiones evidenciadas antaño en esa colectividad.

Es así como Iván Duque logró concretar en Semana Santa el apoyo del excandidato Óscar Iván Zuluaga, quien se había mantenido al margen de las aspiraciones presidenciales del uribismo y hasta febrero había estado distante del ahora aspirante por la alianza de la centro derecha.

Antes, también se habían sumado a la ‘foto’ Fabio Valencia Cossio y Luis Alfredo Ramos, quienes en principio no compartieron la postulación de Duque para ocupar la Casa de Nariño.

La izquierda, más dividida
Gustavo Petro

Gustavo Petro, candidato presidencial.

Colprensa

La sorpresiva votación de Gustavo Petro (2,8 millones) en la consulta interpartidista de la izquierda llevó a que dos partidos de la centro izquierda se dividieran al punto que en la actualidad atraviesan serios problemas para tener un candidato único a la Presidencia al cual apoyar.

La situación compromete más al Polo Democrático, tradicionalmente de la izquierda, pero que ahora comparte esa línea ideológica con los Decentes, grupo que guía el candidato presidencial Gustavo Petro.

En el Polo actualmente hay dos claras tendencias, una que acompaña al aspirante por la Coalición Colombia, Sergio Fajardo, y es liderada por el senador Jorge Robledo, y otro sector mayoritario que le brindó su apoyo en la consulta interpartidista a Petro.

Allí están los senadores Iván Cepeda, Alexander López y Alberto Castilla.
La disputa política entre Robledo y Petro es muy grande y se ha profundizado en los últimos años, llevando incluso a que el exalcalde de Bogotá renunciara al Polo y creara su propio partido.

Incluso, el senador López esta semana se distanció de la candidatura de Fajardo, al manifestar que él no está autorizado por el Polo para que busque acercamientos con el Partido Liberal y su carta a la Primera Magistratura, Humberto De la Calle.

A su vez, en la Alianza Verde, el otro partido de centro izquierda, también están divididos. Allí el reelecto representante a la Cámara Inti Asprilla, desde enero pasado, evidenció que no acompaña a Fajardo y que su apuesta es que Gustavo Petro sea el candidato presidencial.

El padre de Asprilla, Guillermo Aspilla, quien murió en junio de 2014, fue uno de los funcionarios más cercanos que tuvo el aspirante por el Movimiento Colombia Humana cuando estuvo al frente de la Administración de la capital del país.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by