contenido premium
¿Sabe cómo cuidar los frenos de su carro?, aquí algunos consejos

¿Sabe cómo cuidar los frenos de su carro?, aquí algunos consejos

La industria automotriz ha dado pasos de gigante en lo que atañe a la seguridad a bordo de los vehículos. Prueba de ello son las decenas de ayudas a la conducción, elementos y sistemas de protección implementados en los vehículos contemporáneos.

Entre estos sistemas y ayudas al conductor figuran los controles electrónicos de estabilidad y control, zonas de deformación programadas, frenado autónomo de emergencia, bolsas de aire, detector de punto ciego, asistente de parqueo y alerta de salida y mantenimiento de carril, entre muchos otros ‘juguetes’.

No obstante lo anterior, el sistema de frenos, que nació a la par con el automóvil, sigue siendo el principal elemento de seguridad de cualquier vehículo, y más ahora que cuenta con los asistentes electrónicos ABS, EBD (distribución de frenado) y frenados de emergencia (BAS) y en curvas (CBC) para hacerlo más efectivo.

Por esta importante razón, los conductores están conminados a mantener este sistema salvavidas en óptimas condiciones de servicio.

Lea también: ¿Cuáles son los cuidados que se deben tener con el motor de un carro nuevo?

Para ello es preciso revisar periódicamente y reemplazar los elementos del sistema tan pronto muestren desgaste o alguna avería, por pequeña que sea. Entre las partes de obligada revisión y reemplazo, si es necesario, están los ductos (mangueras y tubos), bomba, líquido y su depósito, discos, campanas y elementos de fricción que pueden ser pastillas, si se trata de frenos de disco o bandas, si se utilizan campanas.

A propósito de lo anterior , y antes de pasar a detallar los cuidados especiales que se le deben dar a este vital sistema, es preciso destacar la alta confiabilidad que ofrecen los sistemas de frenos modernos.

En este sentido, vale recordar que hace tres décadas las varadas y estrelladas por desperfectos del sistema de frenos como la temible ‘ida’ de chupas o recalentamiento del sistema eran pan de cada día en La Línea y otras carreteras de alta montaña. Eso quedo en el pasado.

Cuidados que salvan

La mejor ocasión para revisar el sistema de frenos es el momento en el que se levanta el carro para someterlo al consabido cambio de aceite y respectivo filtro, que se debe realizar, en promedio, cada 6.000 kilómetros como máximo.

De esta manera resulta fácil efectuar la inspección visual por debajo del carro, que permite detectar fugas y piezas del sistema defectuosas o con demasiado desgaste.

En caso de encontrar alguna fuga repárela de inmediato y si hay un elemento en mal estado, reemplácelo de una vez.

La espera puede ser mortal

De otra parte, están las pastillas y bandas que se deben revisar y limpiar (soplar) aprovechando la rotación de llantas, que se debe hacer cada 7.000 kilómetros, como máximo.

​Por ningún motivo permita que el material de fricción llegue hasta su máximo punto de desgaste para reemplazar bandas y pastillas.

Cuando esto sucede el metal de las bandas o pastillas termina rayando y arruinando los discos, que se deben reponer aumentando notablemente el valor del servicio, pues además de pagar el normal cambio pastillas y/o bandas hay que cancelar el alto valor de discos y campanas.

De otra parte, está el líquido de frenos, cuyo nivel se debe revisar de manera semanal y reemplazar cada 20.000 kilómetros, debido a la alta temperatura de trabajo y la misma humedad, que alteran y merman las propiedades físico químicas de este fluido.

Así mismo, es preciso chequear el freno de mano, que debe estar graduado de manera tal que en el sexto trinquete de su recorrido el auto no se mueva al ser acelerado.

Recuerde que el sistema de frenos es su mejor amigo y un verdadero ‘Ángel de la guarda’ en momentos de apremio.

Por ese motivo de vida es obligatorio para los conductores mantenerlo en perfecto estado de funcionamiento.

A tener en cuenta

  • La gran limitación del sistema de campanas y bandas es que no evacúa el agua de manera eficiente, como lo hacen los discos y pastillas. 
  • Las pastillas y bandas con buen material de fricción garantizan frenadas eficientes y seguras en poca distancia. 
  • Lo mejor para tener las pastillas y campanas secas y listas luego de pasar por un charco es pisar ligera y momentáneamente el pedal del freno. 
  • Para evitar el recalentamiento del líquido y las pastillas en los descensos de montaña lo ideal es utilizar cambios de caja bajos (2ª y 3ª marcha) como ‘freno de motor’.
  • El ahorro conseguido al comprar elementos baratos se paga con una mayor distancia de frenado, traducida muchas veces en accidentes y sustos innecesarios

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by