contenido premium

De regionalismos y verdades

De regionalismos y verdades

Junio 10, 2018 - 11:45 p.m. Por: Mabel Lara

Revuelo causó en Cali el nombramiento del nuevo secretario de seguridad de la ciudad. En un acto simple, con mucho runruneo y algunos trinos de líderes de opinión apoyando la medida del alcalde Maurice Armitage, se posesionó Andrés Villamizar como jefe de la importante oficina.

Villamizar es un hombre conocido nacionalmente. Fue director de la Unidad de Protección Nacional, UNP, y no fue ajeno a los señalamientos y vinculación a escándalos en uno de los cargos más complejos de nuestro país.

Luego, de la mano de Peñalosa, dirigió la fundación Azul Bogotá que llevó las banderas de la defensa del modelo de ciudad que proponía el Alcalde y desde redes sociales y otras actividades locales le frenó el paso a la revocatoria que le respiraba en la nuca a Peñalosa. Como gran amigo de Juan Carlos Pinzón, y experto en temas de seguridad, el nuevo secretario asumió la dirección de la campaña política del exembajador y exministro de Defensa, hasta que éste decidió unirse a Vargas Lleras.

Cerrada para él la contienda política aceptó la invitación del alcalde Armitage quien desde enero le había pedido asumir uno de los puestos más polémicos e importantes de la capital del Valle.

‘El puesto chicharrón’, como lo llaman coloquialmente en los pasillos del CAM, es el hervidero que asume Villamizar con cifras desastrosas que demuestran que la política pública de seguridad en Cali es insuficiente y viene fracasando.

Para nadie es un secreto que ocupamos el deshonroso primer lugar en cifras de homicidios por cada cien mil habitantes en Colombia. Tenemos el doble de la tasa nacional y casi cuatro veces la de Bogotá.

De acuerdo con datos del observatorio social de Cali, entre enero y abril de 2018 se registraron 426 homicidios, cifra que representó un aumento del 8,1% frente al mismo periodo del 2017 (32 homicidios más). El incremento de hurtos a personas (4946, 24% superior al 2017) al comercio (900 casos, 54,4% más que en 2017) y a residencias (638, 36% más que 2017) evidencian que vamos muy mal.

Por eso cuando esta semana se anunció la llegada del nuevo Secretario de Seguridad a muchos les sorprendió el aterrizaje de un hombre que no es de la comarca, por que definitivamente requerimos a alguien que conozca a la ciudad; pero en honor a la verdad, Cali sufre los mismos males de otras ciudades principales de Colombia y eso hay que reconocerle a Villamizar, que conoce la problemática de orden público del país.

A muchos les ha incomodado que no sea de Cali o el Valle, pero si en el día a día nos soluciona los problemas y nos mejora la calidad de vida con sus decisiones y experticia en el tema de protección a ciudadanos, creo que todos estamos de acuerdo en que pudo haber nacido en Cafarnaún pero aquí será bienvenido.

En otras palabras, si Andrés Villamizar no come chontaduro o mango biche y no sabe bailar salsa, es lo que menos debería importarnos. Que nos entregue soluciones y dé respuesta a las quejas de la ciudadanía. Que ataque al microtráfico, investigue la presencia de bandas delincuenciales y la llegada del cartel de Sinaloa a la capital del Valle; que se meta a Siloé, Potrero Grande, Manuela Beltrán, Comuneros I y al Alfonso Bonilla Aragón, que es donde dice la Policía han ocurrido la mayoría de los homicidios en el 2018.

Bienvenido Andrés Villamizar, haga su trabajo que aquí lo que necesitamos son más soluciones y menos improvisación.

Sigue en Twitter @MabelLaraNews

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by