deportes
Guachené, pueblo donde nació Yerry Mina, ya es del Barcelona

Guachené, pueblo donde nació Yerry Mina, ya es del Barcelona

Guachené parece una provincia más de Cataluña. En las calles de esta tranquila población caucana, de unos 20 mil habitantes, de vías estrechas y de un sol que desde temprano empieza a calentar, se ven las camisetas del Barcelona.

Niños, adultos y hasta señoras cambiaron rápidamente el color verde del Palmeiras por el azulgrana del actual líder de la liga española.

El fichaje de Yerry Mina, el ídolo de Guachené, por parte del Barcelona, despertó una pasión que obliga a hablar del que será el primer colombiano en jugar de manera oficial en uno de los equipos más grandes del mundo.

Todos en el pueblo confluyen en el parque municipal, el único de esta población ubicada al norte del Cauca.

Allí, desde muy temprano, con sonrisa a flor de piel y sentado en una larga banca, está José Eulises Mina, el padre de Yerry, atendiendo la visita de tanta prensa en el pueblo, algo que no sucedía desde hacía rato, y saludando a los paisanos que se acercan para felicitarlo por el logro del mayor de sus hijos.

Acá ya somos todos del Barsa, la gente está muy contenta por esta noticia”, dice José.

El orgulloso padre del nuevo jugador del Barsa levanta la mano para responder los continuos saludos; revisa frecuentemente su celular, le da instrucciones a Brayan, su sobrino que lo acompaña en ese momento, dice que en la noche tiene viaje para Barcelona, y luego se despide sin importar que dos cuadras más adelante, en la sede de la Fundación Yerry Mina, volverá a toparse una vez más con la prensa.

En el mismo parque, mientras dos pequeños pasan ataviados con la camiseta que ya está de moda en el pueblo, la del Barsa, Rodrigo Cortés y Francile Guazá, dos veteranos lugareños, hablan de la noticia que tiene a Guachené en boca de todos.

“Es un orgullo para nosotros que un muchacho de este municipio tan humilde sea el primer jugador colombiano en llegar a una institución como el Barcelona. Gracias a eso, hoy todo el mundo está hablando de Guachené”, dijo Cortés.

Por su parte, Guazá señaló que “Guachené está de fiesta gracias a Yerry. Acá ahora todos somos del Barcelona. Este pueblo ha sido cuna de grandes futbolistas; ojalá esto sirva para que le presten más atención a los muchachos que apenas comienzan en el fútbol, que son muy buenos”.

Cita en el ‘Poli’

A pocas cuadras de allí, en el ‘Poli’, como le dicen al único Polideportivo que tiene Guachené, donde está también la cancha en la que se inició Yerry, ubicada entre los barrios Villa Lilia y La Arenera, varios niños corren tras un balón, dando pasos que esperan más adelante sean los mismos que llevaron a Mina a la élite del fútbol mundial.

Acá en Guachené hay mucho fútbol, pero no hay apoyo y los equipos profesionales muy poco miran para acá; A Yerry lo tuve yo cuando recién comenzaba en el fútbol. Y de acá también es Dávinson Sánchez, que está en el Tottenham. Eso es una señal de que tenemos buenos jugadores”, reclama Arley Mancilla Aponzá, exfutbolista profesional del América y formador de figuras en este pueblo caucano.

Muy cerca de allí está la Fundación Yerry Mina. Es una casa amarilla de tres pisos en la que se les da apoyo a los niños más humildes de Guachené.

La edificación está cerrada, pero fuera de ella comienza a reunirse mucha gente, además de niños que se entretienen en plena calle con un balón, algunos de ellos luciendo el uniforme de la Fundación.
Hermencia, Imelda y Éver, tíos de Yerry, atienden a los paisanos que preguntan si él ya está en Barcelona y si lo van a presentar pronto y a qué horas.

“La gente está contenta en Guachené, es una noticia que esperábamos con mucha ansiedad; cuando se dio, fuimos muchos los que lloramos porque es como un sueño hecho realidad y más con un muchacho como Yerry, al que todos acá en el pueblo quieren por su humildad”, dice Hermencia.

Jonathan Felipe, un niño de 13 años que se muestra incansable jugando con otros compañeros en la esquina donde está ubicada la Fundación, reconoce las virtudes del que hoy es el máximo ídolo de Guachené.
“Yerry tiene mucha calidad para estar en el Barcelona. Se lo merecía porque en todos los equipos donde ha jugado le ha ido bien y ha hecho goles”, confiesa el pequeño.

El ‘picadito’ que se juega a pleno sol se interrumpe frecuentemente por el paso de carros y motos.

José, el papá de Yerry, se despide porque debe ir a su casa a ultimar detalles para su viaje a Barcelona. “Tengo que ir para ver si es cierto que Yerry va a jugar con Messi, con Iniesta y con Suárez”, dice emocionado.

Mientras tanto, Hermencia, Imelda y Brayan permanecen en las afueras de la Fundación atendiendo a más visitantes que se acercan para hacerles sentir su emoción por la llegada de Yerry al Barsa.

La alegría y la fiesta en Guachené seguramente continuarán hoy y mañana, cuando ya el onceno español presente a Mina como su nuevo jugador.

Y con mayor razón, por estos días, por las calles del caluroso municipio caucano se verán y brillarán mucho más las camisetas del Barsa, portadas orgullosamente por unos habitantes que ven que su pueblo, gracias a Yerry Mina, está en boca de todos.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by