Economía

Expansores, el negocio que tiene a esta caleñas 'perforando' fronteras

Marzo 07, 2017 - 11:43 p.m. Por:
Diana Carolina Velasco Martínez - Especial para El País
Raza Cósmica

Johanna Vengoechea y Clara Ossa lideran la empresa Raza Cósmica, que hoy no solo atiende el mercado local, a través de las redes sociales y la página web, sino que han llegado con sus productos a mercados externos.

José Luis Guzmán / El País

Se cansaron de lo mismo. Johanna Vengoechea y Clara Ossa han sido amigas desde siempre y entre las cosas que tienen en común está el gusto por los expansores (aros que se usan en diferentes partes del rostro).

Hace tres años se dieron cuenta que el mercado ofrecía los mismos diseños y materiales y no había innovación. Clara mostró sus dotes de diseñadora gráfica y probó algo distinto haciendo un par de expansores de madera sin molde alguno.

Johanna, al ver los resultados, convenció a Clara de que ahí había potencial de negocio, aprovechando sus estudios en mercadeo y sus ganas de emprender.

Así comenzaron a creer en su trabajo y a difundirlo con los amigos y en las redes sociales. “Los primeros expansores eran más gorditos, cabezones, no eran perfectamente redondos…y empezamos a mirar cómo hacerlos más bonitos, con otros materiales, es una evolución que hasta ahora no ha parado” recuerda Clara, quien tiene estudios en diseño gráfico y aprendió a ser muy curiosa con todo, lo que le sirvió para que de la madera pasara a usar resinas, bambú y otros materiales para los expansores tales como: piedras, líquidos brillantes, tintas… “cualquier cosa es un material útil, si le quiere echar tierra, échele tierra” agrega Clara.

Esta joven se encargó entonces de diseñar y fabricar los expansores, mientras Johanna hacía la difusión del producto vía online y tocaba las puertas de locales de tatuajes y moda alternativa en donde quisieran apoyarlas.

Al principio fue difícil, cuentan, pero lograron entrar en el mercado gracias a que ofrecen la posibilidad de personalizar el producto, así que la gente “nos manda la foto del gato, del perro, la foto del hijo recién nacido y nosotras se la ponemos, queda un producto único para esa persona”, dice Johanna, una joven de 28 años que recibe cada pedido del producto con entusiasmo y se encarga de estar atenta a todo lo que está de moda en cuanto a diseños, tendencias y materiales para aplicarlo a los expansores.

Raza Cósmica, la empresa de estas dos jóvenes caleñas, no empezó con los expansores, pues antes comercializaban ropa con estampados de gatos, aliens, el famoso ‘ojo que todo lo ve’ y demás diseños particulares que ahora incorporan a los expansores.

El origen de la marca

El estilo de la marca no fue elegido al azar, pues responde a la idea que se esconde detrás de las palabras Raza Cósmica.

Este nombre surgió cuando las fundadoras se relacionaron con el tema del ‘kin’ Maya y quisieron aplicarlo primero a sus vidas y luego a su negocio. Kin significa el periodo de un día en el calendario Tzolkin Maya, que comprende 260 días y según el día de nacimiento, una persona puede pertenecer a una de cuatro razas cósmicas diferentes.

Así, Clara y Johanna no se consideran de raza trigueña, mestiza o afrodescendiente, sino de una raza cósmica.

Expansores

Los expansores se fabrican en diferentes materiales y diseños exclusivos.

Especial para El País

Con esta idea, la marca Raza Cósmica entró en el mercado caleño. Cuando iniciaron con los expansores, Johanna, quien convenció a Clara de seguir con el nombre de Raza Cósmica, pensó en “mirar qué hacíamos para vender los expansores, en qué cuento nos metíamos para atraer a la gente y le dije a Clara que al tener este nombre, debíamos entonces intensificar la imagen utilizando aliens y elementos que estuvieran muy relacionados con el cosmos”.

Actualmente, Raza Cósmica está integrada por sus fundadoras y dos personas más que ayudan a Clara en la fabricación de los productos, porque Johanna confiesa que “haciendo expansores es muy buena mercaderista”.

Ahora cuentan con una mayor tecnificación del trabajo porque la cantidad de pedidos lo exige. Sin embargo, dice Johanna, que los expansores de Raza Cósmica “no dejan de ser productos de artista, porque todos salen de las manos de Clara”.

También han ampliado su oferta de productos, pues además de expansores venden aretes, collares, parches para ropa y maletines, pezoneras, camisetas y stickers de la marca.

Todo esto lo mueven por medio de su página web y sus redes sociales, así que los clientes envían los pagos por giros u otros medios electrónicos.

Como dice Johanna, “en nuestro computador es que sucede la magia”. Solo se cuentan algunas excepciones, por ejemplo, sus productos están en tres locales de tatuajes en la ciudad de Cali y en una tienda en Manizales. También han enviado expansores a países de la región como México y Argentina.

El plan ahora es que la empresa Raza Cósmica sea una plataforma multimarca donde varios artistas expongan su trabajo.

Mercado

Hay quienes perforan su piel no solo para usar piercings, sino también para lucir accesorios más grandes y llamativos como los expansores. Esta moda alternativa llevó a las fundadoras de Raza Cósmica
a crear expansores con un sello único.

El mercado de expansores se mueve en gran parte a través de medios digitales y sitios como mercado libre, pero igual es importante lo que se comercializa en tiendas especializadas.

Según las fundadoras de Raza Cósmica, uno de sus objetivos es que la empresa sea una plataforma multimarca donde varios artistas expongan su trabajo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:innovación
Publicidad
Publicidad