economIa

Opinión: Insolvencia, igual a crisis familiar

La Ley 1564 de 2012 consagra las causas por las cuales una persona natural NO comerciante puede acudir al trámite de INSOLVENCIA DE PERSONAS NATURALES NO COMERCIANTES y una de ellas es el divorcio.

Esta causa es, en muchos casos, el reflejo del deterioro de una relación familiar, porque los ingresos en la familia disminuyen o no existen.
 Y es lamentable, como lo dice el señor Juan José Rodríguez Espitia, que “la insolvencia entra por la puerta y el amor sale por la ventana”. Y lo he podido constatar alrededor de muchos testimonios que escucho a diario.

A veces son tan dolorosas las situaciones de insolvencia, que he tenido casos en los que los hijos desconocen a los padres porque ya no les dan las mismas comodidades de antes.

A nuestros hijos no les estamos enseñando educación financiera y lo deberían saber, ya que en muchos casos los padres se endeudan por darles gusto a sus hijos porque no quieren estudiar en Cali, sino en una universidad en Bogotá. Semestres de casi $18.000.000, más el sostenimiento, los libros y todo lo que esto conlleva son las consecuencias porque empieza un juego macabro en las familias para aparentar que sus hijos están en las mejores universidades del país.
Se ha llegado a un punto tal que una persona utiliza hasta 20 tarjetas de crédito. ¿En qué momento caímos todos los colombianos en este absurdo consumismo?

¿Cuándo permitimos que los bancos devoraran nuestras familias y nuestra tranquilidad?

Porque no hacemos un pare y decimos ya no puedo más!

Qué difícil es aceptar el fracaso financiero... que un director de una maestría en una buena universidad, no pueda manejar sus finanzas... que un prestigioso ejecutivo de una multinacional, con un salario integral de $30.000.000, pague en créditos mensuales $45.000.000 y no tenga para sus gastos de subsistencia...

Lo más triste es que los bancos saben de este sobre endeudamiento y siguen generando préstamos, sobregiros y más tarjetas de crédito. A usted, que está leyendo este escrito, el cual redacto desde mi experiencia, le quiero decir que PARE y no siga en este juego cruel.

Salve su familia y permita que la tranquilidad vuelva a su hogar.

No deje de amar a sus seres queridos por hacer cuentas y más cuentas. No piense que el problema se resuelve con más préstamos.

Esta situación se resuelve con el TRÁMITE DE INSOLVENCIA consagrado en el Código General del Proceso. Esto no es un invento, ni una ley de cuatro hojas que está volando por ahí. no.

Este proceso es un trámite especial que se hizo para ayudarle al ciudadano de a pie, a las personas como usted, para que tenga una nueva oportunidad y pueda empezar de nuevo, pero tenga en cuenta que el resultado de este proceso depende siempre de la verdad, de la buena fe.


(*) Asesora en Insolvencia de Personas Naturales no Comerciantes y especialista en Derecho Comercial. adrianaramos.asesora@gmail.com

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by