economía
¿Por qué no se logra concertar el alza del mínimo? Responde la Ministra de Trabajo

¿Por qué no se logra concertar el alza del mínimo? Responde la Ministra de Trabajo

Cada diciembre millones de colombianos están pendientes de la negocación del salario mínimo que regirá al año siguiente. Desde el 2012 la Comisión de Concertación Laboral, encargada de esa tarea no ha logrado acuerdos, pues siguen predominando las posiciones distantes entre sindicatos y empresarios.

El Gobierno en cabeza del Ministerio del Trabajo defiende el papel de esa comisión, pero según su actual titular, Griselda Janeth Restrepo, se requiere profundizar en el diálogo social para madurar la fijación de ese reajuste salarial. En su concepto las partes deben dejar de lado la timidez a la hora de negociar.

Frente al paro de pilotos de Avianca, que duró 52 días, dice que fue su mayor dolor de cabeza, pero destaca que finalmente se resolvió mediante una salida jurídica, al convocarse un Tribunal de Arbitramento.

¿Es posible que la Comisión de Concertación Laboral se reforme para evitar el fracaso de cada año en la negociación del salario mínimo?
La comisión es un instrumento maravilloso que tiene una dinámica especial. Pero me atrevería a decir que las partes deberíamos hacerla un poco más dinámica porque es un buen mecanismo donde las centrales obreras y los sindicatos exponen sus posiciones.

¿Por qué el Gobierno nunca se compromete a presentar una cifra de ajuste, la cual siempre está en manos de empresarios y sindicatos?
Hay un reclamo alrededor de eso, pero la comisión fue diseñada para que el empresariado y los trabajadores puedan encontrar unas fórmulas que los acerquen.

El Gobierno está ahí para que la negociación sea más cercana y las partes puedan avanzar. Imagínese una concertación donde el Gobierno presente desde el primer día unas cifras frente a posiciones tan distantes como las de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, que planteó esta vez un ajuste del 9%, mientras los gremios propusieron 5,1%, y otras centrales plantearon 7,1%.

Insisto en que la comisión es un buen instrumento, pero todos debemos llegar con mayor disposición respecto al diálogo social, el cual creo amerita un fortalecimiento enorme en el país. Tenemos que aprender a dialogar a pesar de nuestras diferencias.

No le parece que la comisión debería exponer temprano sus posiciones y no al final de cada año...
La comisión se reúne todo el año. Hemos hecho pocas reuniones porque las agendas de las partes son un poco difíciles, pero la comisión tiene un plan de trabajo permanente y se reúne cada vez que hay un tema sobre empleabilidad, pactos colectivos, asociaciones sindicales, cooperativas y la posibilidad de estudiar proyectos para generar una estrategia en el campo laboral.

De allí que la comisión tenga unos retos y unas dinámicas no solo para definir el salario mínimo. Lo que pasa es que al final de cada año se hace más visible por lo del salario y los colombianos están más expectantes frente a eso.

De pronto esta vez el haberse sugerido en algunos sectores lo del salario mínimo diferencial o por regiones, eso frenó un acuerdo...
La propuesta del salario mínimo por regiones nunca llegó a la mesa. Fue una idea de algunos expertos del Banco de la República que se planteó en medios de comunicación y hubo algún debate, pero nunca formó parte integral de una propuesta en la mesa de negociaciones.

El banco expuso el tema, pero no fue una propuesta oficial.

¿Pero le llama la atención el tema del salario regionalizado?
Me parece que todas las propuestas son válidas y el país debe estar abierto para valorarlas. Pero se necesita construir dinámicas para escuchar a las regiones, incluyendo a sus trabajadores y empresarios.

El tema como una alternativa de discusión es válido, al igual que lo es el de la reforma pensional para tomar decisiones concertadas frente al futuro y la realidad de la economía y en los campos laboral y social. Es una gran discusión que debe hacerse.

Siempre se critica que el insumo principal para negociar el salario mínimo es la inflación causada o proyectada. ¿Ese mecanismo debería cambiarse por otro más real?
Lo que pasa es que ese componente es importante para buscar una fórmula para fijar el salario de los trabajadores, pero sin distanciarse del desempeño de la economía, la productividad y la realidad de las empresas. Imagínese cómo sería fijar un salario mínimo sin tener en cuenta qué está pasando con la inflación y cómo se mueve la economía. Sería algo terrible porque le cortaríamos las alas a la productividad del país.

Por eso es necesario continuar con la actual fórmula, pero creo que debe perderse un poco la timidez en la negociación, el diálogo y la concertación social donde hay mucho por explorar.

Es importante un esfuerzo adicional para buscar mecanismos de concertación del salario.

En otras palabras madurar más el diálogo social para concertar el salario mínimo...
Sí. Hay que dejar de lado un poco el temor a expresar temas en ese sentido. Es entendible que cada sector tiene su agenda, sus intereses y su dinámica, y cada uno mira la realidad del país de manera distinta.

Algunos no lo hacen porque de pronto los estigmatizan, pero creo que la Comisión de Concertación Laboral debe ser un escenario donde todos expresemos lo que quisiéramos hacer para buscar fórmulas que nos acerquen. Ese el gran reto de la Colombia del futuro y la comisión es una oportunidad maravillosa para el diálogo social y no solo salarial.

La paz laboral se alteró por el paro de pilotos de Avianca. ¿Qué sensación le dejó ese capítulo en 2017 cuando usted apenas empezaba su tarea en el Ministerio?
Fue un año con dificultades porque la economía no creció al ritmo esperado, pero los esfuerzos laborales han sido importantes.

Frente al paro de Avianca todo el tiempo tuve muchos temores, pero aprendí de la agenda social de la que venía, que el diálogo es una herramienta fundamental. Insistí y sostuve durante nueve días consecutivos de diálogos con la empresa y el sindicato de Acdac, pero al final se debió acudir al Tribunal de Arbitramento el cual fue una fórmula positiva pues se nivelaron los salarios de los pilotos y los auxiliares de vuelo.

Desde el Ministerio lideramos con seriedad esa solución, la cual era la primera vez en la historia que de manera oficiosa se adoptaba.

¿Fue muy apresurada la decisión de los pilotos de ir a un paro sin medir los perjuicios a millones de viajeros, hoteles y planes turísticos?
La Corte Constitucional dijo que fue ilegal tras hacer una valoración de todos los hechos. Creo que valdría la pena hacia el futuro revisar eso, pues el paro fue gravísimo porque afectó a los ciudadanos que nada tenían que ver con ese conflicto. Aquí cabe hacer un llamado a las empresas y a los sindicatos porque lo que pasó entre Avianca y Acdac no se debe repetir en el país. La polarización entre la empresa y su sindicato fue algo que le hizo daño a Colombia.

¿Por qué pese a los esfuerzos oficiales, la informalidad laboral sigue rampante en Colombia?

Quiero recordarle que estamos hoy en las cifras de informalidad más bajas de la historia. Hoy la formalidad supera el 51% tras venir de un 49%. Por eso se formalizaron 35.000 empleos en los últimos siete años gracias a un mecanismo para acabar las cooperativas de trabajo y se generaran otras dinámicas en el campo del empleo.

¿Qué explica que aún haya muchos niños trabajando en las calles, sobre todo en cada diciembre?
El trabajo infantil es un fenómeno enorme y una responsabilidad de todos. Desde el Ministerio estamos convocando a la ciudadanía para que no dejen solo al Estado en este esfuerzo. El índice de trabajo infantil estaba en 13% y la bajamos al 7,8% que es una cifra fijada en las metas del Plan de Desarrollo. Sin embargo, aún 869.000 niños están en las calles y ese trabajo infantil no es solo ayudarle a los papás o en la tienda, sino que existe una trata de menores involucrados en la prostitución y en el microtráfico de estupefacientes que el Gobierno está combatiendo.

Es importante seguir concientizando a los colombianos para erradicar el trabajo infantil al lado de los esfuerzos de Bienestar Familiar y el Ministerio del Trabajo.

Lea además: Colombia es cada vez un destino turístico más apetecido

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by