elecciones del congreso

"Llego al Congreso por méritos, no por Dilian Francisca Toro": Jhon A. Murillo

Jhon Arley Murillo Benitez tendrá 32.400 razones para velar por los intereses de las comunidades afrodescendientes del país, en la Cámara de Representantes, a partir del próximo 20 de julio.

Son los votos que obtuvo según la Registraduría, en nombre del Consejo Comunitario Playa Renaciente, pero asegura que hubiesen sido muchos más, si el tarjetón no hubiese resultado tan confuso.

Nació en Istmina hace 48 años y es abogado de la Universidad Santiago de Cali. Tras ganar un concurso de méritos, fue auditor de la Contraloría en el Valle del Cauca, de donde pasó por la misma vía a la dirección regional del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, cargo que ocupó por ocho años, asumiendo un tiempo también la seccional de la dependencia en Chocó.

Lea también: 'Este sería el 'juego' del Congreso una vez se defina quién será el Presidente'.

Como congresista, dice que buscará aumentar el número de curules afro en la Cámara de Representantes y que impulsará la revisión de la política pública de la familia y la niñez vigente en Colombia.

¿Esperaba ganar más o menos de los 32.400 votos que obtuvo?

Esperábamos más, pero el tarjetón incidió para que toda la gente que estaba dispuesta a votar por nosotros no haya votado bien. Tengo familiares que me mostraban la foto del voto y ví que habían votado mal. Por ejemplo, en Istmina, mi pueblo, la cantidad de votos nulos por la Cámara afro fueron más de 500, según lo que reportan, y son votos que seguramente eran para mí. El tarjetón fue muy complejo. A pesar de toda la pedagogía, la gente tuvo muchas dificultades al votar, pero estamos tranquilos con el trabajo realizado.

¿Cuál será su tarea en la Cámara?

Vamos a revisar cómo está la política pública de familia en este país, haremos debate sobre cuál es la intervención real del Estado en los temas de apoyo a la familia y la crianza de la niñez. En los temas afro todo está por hacer: la reglamentación de la Ley 70, el fortalecimiento del fondo de Icetex de becas, cómo volver los consejos comunitarios en entidad territorial y la protección de la vida de los líderes en el Pacífico, que están siendo víctimas de atentados.

La discusión sobre cómo aumentar la representación de los afro en el Congreso, ya que siendo diez millones de habitantes tenemos dos curules, cuando los hermanos indígenas, siendo un millón y medio, tienen tres. Los temas de consultas previas también serán objeto de trabajo.

"Hice el trabajo de reunir esa diáspora de amigos maestros chocoanos que están regados por todo el país para que me ayudaran con sus votos",
Jhon Arley Murillo,
representante a la Cámara.

¿Usted llega a la Cámara en representación del Valle o del Chocó?

No, yo voy a representar a toda comunidad afro del país, y a todos los que le apuestan a la igualdad de oportunidades sea afro o no, desde La Guajira hasta Amazonas y desde Tumaco hasta el Guainía. Obviamente, siendo chocoano y habiendo vivido los últimos años en el Valle del Cauca, hay temas de la región que también pueden contar con mi apoyo.
Yo espero convertirme en un representante más del Pacífico, poder tener injerencia en los temas que le importen al Chocó y al Valle del Cauca, pero también trabajar por todas las comunidades afro, no importa el departamento donde estén.

Hay quienes dicen que sus votos fueron puestos por la Gobernadora del Valle, ¿qué responde?


Nada más alejado de la realidad. Yo he tenido en mi vida dos cargos públicos y a ambos he llegado por concurso de méritos. Yo era abogado litigante, pero en el 2004 me gané un concurso y empecé a trabajar en la Contraloría. Estando allí entré al concurso de los ocho para el Icbf y también me lo gané. Uno en lo público hace amistad y yo a la Gobernadora le tengo una gran aprecio, pero todos son votos de amigos míos, de madres comunitarias, de la gente que trabajó conmigo en el Icbf, de empleados de hogares infantiles, de los Consejos Comunitarios Afro.
Son votos independientes, asociados al nombre de Jhon Arley Murillo.

Durante su gestión en el Icbf se abrieron algunas investigaciones en su contra. ¿Fueron por malos manejos financieros?

Jamás en ocho años tuve abierta una investigación por recursos públicos. A todos nos abren investigaciones. Por ejemplo, en el Centro Valle del Lili me abrieron una por la volada de los pelados, los jueces me mandaron a investigar también por todas las dificultades que había en el Centro, por denuncias que hacían por niños que fallecían. Pero en los temas contractuales siempre fui auditado por todos los que quisieron y claro que en toda entidad hay opción de mejoras en un procedimiento, pero no conozco una investigación que tenga abierta yo hoy por mal manejo de recursos públicos.

Lea también: 'Así es la crisis que dejó a liberales y conservadores del Valle sin cupo en el Senado'.

¿O sea que usted garantiza que su curul no estará en riesgo por el futuro de alguno de esos procesos?

Para nada, tengo la tranquilidad que en ocho años la gente nunca escuchó algún escándalo por mal manejo de recursos públicos en el Icbf del Valle del Cauca. Mientras que en todo el país estaban capturando gente por eso, el modelo que yo monté acá en el Valle para control de alimentos y control de pagos era confiable.

¿Cómo funcionaba?

En cada centro zonal del Icbf dejé un tecnólogo de alimentos que iba a revisar la cantidad de alimentos que se le daba a los niños, hacía visitas a ver si tenían comida, tomaba fotos para ver si esa era la comida que era, pesaba los alimentos y visitaba permanentemente a los niños.

También monté un control de pagos donde el conteo de niños se hace día a día. Diariamente los operadores nos envían la asistencia para un control diario. Eso solamente existe en el Valle del Cauca, donde las raciones no entregadas se descontaban diariamente.

Fui felicitado por las auditorías internas del mismo Icbf por eso y ese modelo se copió en todo el país.

¿Por qué se dice que usted manejaba contratos a dedo hasta por un billón de pesos?

Más. En los cuatro años yo manejé un presupuesto de 2,4 billones de pesos, de un presupuesto anual total de más de 300.000 millones de pesos, que era el que estaba asignado al Valle del Cauca y, si de algo me precio, es de que habiendo manejado tanta cantidad de recursos, lo hicimos bien.

Usted puede preguntar en cualquier entidad hoy, si algún día le pedía contratos o porcentajes, y ellos van a decirle: “ese señor jamás nos pidió un solo peso por contratos”. Si algo tengo es esa tranquilidad.

Durante la pasada legislatura las curules afro fueron un caos por los líos jurídicos, ¿cree que esta vez no va a haber esos problemas?


Totalmente, porque he cumplido la Ley. A mí me demandaron la inscripción ante el Consejo Nacional Electoral, pero, a través de la Resolución 042 del 21 de febrero de 2018, el CNE negó la petición de revocatoria, dejando en firme mi inscripción. Lo hemos hecho bien, hemos cumplido con todos los requisitos que el Consejo de Estado determinó para haberle dado la curul a la reina Vannesa Mendoza, y con el respaldo de la acción de febrero del CNE, vamos a poder ejercer en estos cuatro años para que se vea el trabajo por las comunidades afro.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by