entretenimiento
Carolina Herrera, un símbolo que se despide del negocio de la moda

Carolina Herrera, un símbolo que se despide del negocio de la moda

Carolina Herrera, una de las grandes figuras de la moda de Nueva York -junto a Oscar de la Renta y Diane von Fürstenberg-, y una diseñadora que encarna un estilo americano más sofisticado que el propuesto por Ralph Lauren, Tommy Hilfiger o Calvin Klein, dijo ayer adiós a la dirección creativa de su marca, después de 37 años al frente.

La diseñadora venezolana presentó, en la Semana de la Moda de Nueva York, su última colección para la marca que fundó hace tres décadas.

Se dedicará, de ahora en adelante, a ser embajadora mundial de la marca que lleva su nombre. Esto la llevará a viajar por todo el mundo a los eventos organizados por la firma.

A sus 79 años deja su cargo en manos del diseñador estadounidense Wes Gordon, de 31 años, quien hace un año se había integrado en la marca como consultor.

Este joven del sur de Estados Unidos creó su propia firma cuando dejó la prestigiosa escuela Central St. Martins de Londres, en 2009, pero la abandonó el año pasado cuando se unió a Carolina Herrera.

“Es un paso adelante. La decisión la he tomado yo sola”, dijo, al anunciar su decisión el pasado viernes, Herrera, quien asumió la dirección creativa de su casa en 2016, tras la salida del franco-americano Hervé Pierre.

Miembro del jet set de Nueva York en la década de los 70, Herrera lanzó su marca en 1981, vistió a grandes estrellas de Hollywood, a mujeres corrientes y a miembros de la realeza. Con su estilo intemporal, elegante e impecable, abanderó la versatilidad y el poder de la camisa blanca femenina.


La marca Carolina Herrera llegó a convertirse en la filial estadounidense de la compañía española de moda y perfumería Puig, que compró la firma en 1995, y que cuenta en la industria de la moda con unas ventas anuales de US$ 1.400 millones.

Así se tejió una marca

María Carolina Josefina Pacanins Niño nació el 8 de enero de 1939, de una familia acomodada en Venezuela, dada a las fiestas y las ceremonias, el hogar del comandante Guillermo Pacanins Acevedo, gobernador de Caracas entre 1950 y 1958, y María Cristina Niño Passios.

A sus 13 años fue presentada por su abuela al famoso diseñador de moda español Balenciaga. Desde muy niña vestía ya con la alta costura, y durante su primer baile lució un vestido de Lanvin —casa de modas francesa—.

Se casó por primera vez con Guillermo Behrens Tello, y tuvieron dos hijas. Su segundo matrimonio fue en 1969 con el aristócrata venezolano Reinaldo Herrera, editor de la revista Vanity Fair, con quien tuvo otras dos hijas, y de quien tomó su título de nobleza —es marquesa consorte de Torre Casa, hasta la revocación del título a este—.

A sus 32 años, en 1971, ya estaba en la lista de las mujeres mejor vestidas del mundo. Y a los 42 años incursionó en la moda.
Establecida en Nueva York desde el año 1981, Carolina Herrera realizó su primer desfile ese año.

Se identificó con el lujo de las décadas de los años setenta, ochenta y noventa hasta hoy.

Desde un comienzo sus creaciones las lucieron la princesa Isabel de Yugoslavia, la duquesa de Feria, la condesa Consuelo Crespi, Ivana Trump, Kathleen Turner y Nancy Reagan. Durante doce años vistió a Jacqueline Kennedy Onassis, e incluso, en una ocasión, a la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama.

En 1986 nacieron sus primeras creaciones para novia y en 1988 lanzó su primer perfume —tiene seis ediciones— tanto para mujer como para hombre. En 2009 obtuvo la ciudadanía estadounidense.

Sus creaciones han sido de todo el gusto de celebridades como Nicole Kidman, Anna Wintour, Renée Zellweger, Amy Adams, Jessica Alba, Oprah Winfrey, Jessica Simpson, Blake Lively, Angelina Jolie, Cynthia Nixon, Katie Holmes, Tina Fey, Dianna Agron, Julie Bowen, Michelle Pfeiffer, Kristen Stewart, Salma Hayek, Karlie Kloss, Taylor Swift, Sofía Vergara, Lucy Liu y Lady Gaga, entre otras.

No en vano fue elegida por la revista People como uno de los cien latinos más influyentes del mundo.

Su talento ha sido saber interpretar los gustos y las necesidades de una mujer amante del lujo y la elegancia, alejándola de los excesos.

Ha sido tal su capacidad creativa que su marca CM, desde 2008, empezó a exportar a todo el mundo. Actualmente cuenta con 50 boutiques y líneas de distribución en 280 centros comerciales en 104 países.

Pese a su sello de elegancia y estilo, la propia Herrera asegura que es una mujer sencilla, amante de su familia y una gran ama de casa.

La pequeña de sus cuatro hijas, llamada también Carolina, es su más estrecha colaboradora en sus diseños y la imagen de varios de sus perfumes. “Mi hija representa a la perfección la mujer de mis líneas, joven, elegante, con un estilo propio y una personalidad increíble”.

Su primera boutique en Cali

Cali es una de las ciudades que cuenta con el privilegio de una boutique oficial de Carolina Herrera, la cual se inauguró en enero del 2010 cuando la diseñadora venezolana eligió a Cali como su segunda ciudad en el país, luego de Bogotá.

En una entrevista con El País realizada en ese año, esta visionaria de la moda explicó que “hacía mucho tiempo teníamos pensado abrir, el proyecto incluía la expansión de las principales ciudades de América Latina. Estoy segurísima de que funcionará muy bien y tendrá tanto éxito como las demás”.

Respecto a elegir a Cali como segunda ciudad para abrir su tienda, por encima de otras ciudades como Medellín, ella añadió que en la capital del Valle estaba la oportunidad. “El emplazamiento que nos ofrecían era muy bueno y decidimos aprovechar la oportunidad”.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by