celebridades
Adiós a Gualajo, el mejor intérprete de la marimba en Colombia

Adiós a Gualajo, el mejor intérprete de la marimba en Colombia

De luto se encuentra el folclor colombiano y del Pacífico por la muerte, a sus 78 años, del maestro José Antonio Torres, más conocido como el ‘Maestro Gualajo’, uno de los grandes cultores de la música del Pacífico y gran intérprete de la marimba.

El maestro Gualajo, quien había nacido en la vereda de Sansón, Guapi, aprendió a tocar y a hacer la guitarra con su padre y luego de vivir en Buenaventura y Cali, en varias ocasiones fue declarado el mejor marimbero en el Festival Petronio Álvarez.

A sus 75 años se va con un sinnúmero de premios y reconocimientos, más de 20 discos grabados y un libro que representa, como él, una leyenda viva que visibiliza los cantos tradicionales y la música del Pacífico sur colombiano.

José Antonio Torres, quien fue para muchos el mayor exponente de la marimba, nació el 31 de diciembre de 1939. La señora Rogelia lo dio a Luz con la ayuda de doña Francisca, una partera que solo tenía un brazo y quien vio nacer a todos los Torres en Guapi, Cauca.

Francisca no sabía dónde poner al recién nacido, por donde miraba había guasas, bombos, cununos, maracas y marimbas. Todo porque José Antonio, el padre de la criatura, fabricaba instrumentos y los atiborraba en una sala que, con el paso del tiempo, vio crecer a cuatro generaciones de músicos. Finalmente la partera tomó una decisión: puso al bebé sobre una marimba y allí le cortó el ombligo.

El apodo del maestro fue dado por su abuelo, Leonte Torres, en referencia a su aspecto físico: el gualajo es un pez de figura larga y escurridiza.

'Gualajo' era feliz subiéndose a una tarima, o recorriendo diferentes comunas de Cali enseñando a grandes y pequeños cómo se tocan los cununos, guasás, bombos y la reina, la marimba de chonta.

El maestro tenía sólo cinco años de edad cuando supo lo que quería para el resto de su vida. “Mi papá tocaba y vendía instrumentos en el pueblo y yo no podía evitar tocarlos. Era muy niño y el viejo se emocionaba viéndome entre los instrumentos; para mí, él fue mi profesor”, dijo Gualajo a El País en una entrevista realizada en 2006.

Una labor que duró por mucho tiempo, pero que no requirió de un gran esfuerzo, pues Gualajo a sus diez años ya podía reconocer los diferentes ritmos musicales. Con sólo un timbre y un golpe musical, José Antonio reconocía si lo que escuchaba era un bunde, un currulao o un patacoré.

En las playas de Guapi y del Litoral Pacífico, Gualajo vivió los que, aseguró a El País en varias ocasiones, fueron sus mejores años.

“La sabiduría musical se encuentra en la experiencia de los ancianos y yo recorría la bahía sólo pa’ escuchar a los viejos golpear las marimbas y sacudir el guasá”, solía decir el maestro.

Bastaba con que José Antonio viera al taco de madera pegarle a la marimba y escuchara la nota que se producía, para memorizar toda una canción.

En 2005 y 2006, el maestro Gualajo fue Primer lugar en el festival Petronio Álvarez, en 2008 fue declarado Fuera de concurso, y en 2013 recibió el ‘Premio Vida y Obra’ del Ministerio de Cultura.

Con su muerte parte de este mundo un hombre que era mucho más que solo un hombre, que era un receptáculo de toda la historia musical y de la cosmogonía de una tierra que ha nutrido la riqueza musical de todo un país.

Lea además: Falleció el maestro 'Gualajo', reconocido músico del Pacífico colombiano

De Guapi al mundo

De Guapi llegó a Buenaventura, a Cali, a Bogotá y a más adelante a Canadá, China, Corea, Francia, Estados Unidos, Japón, México, Rusia y Suiza, donde fue muchas veces aplaudido el sonido de su marimba.

Entre sus trabajos discográficos está Tributo a nuestros ancestros (2000); Esto sí es verdás (2005); El pianista de la selva (2008); Quien será de Resistencia Music (2012), y La familia Torres y la marimba de los espíritus por Resistencia Music (2013).

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by