cultura

Mark Baldwin, el coreógrafo detrás de la 'gran clase maestra' de la Bienal de Danza

No necesitan hablar, para eso se entienden con los movimientos del cuerpo y las sonrisas. No requieren siquiera de música, solo del chasquido que hacen los dedos del maestro para que sus alumnos —bailarines elegidos a través de una convocatoria nacional— sigan sus pasos. Sus idiomas son distintos, pero el lenguaje de la danza es el mismo.

Mark Baldwin, uno de los coreógrafos más reconocidos del mundo, ha sabido hacerse entender de sus pupilos en la Gran Clase Maestra para la que fue invitado por la Bienal Internacional de Danza y el British Council.

Durante una semana él dirigió sesiones diarias con 22 bailarines, que participarán en un gran montaje en Cali hoy, de 2:00 p.m. a 4:00 p.m. en el Salón Madera del Centro Cultural de Cali .

Baldwin bailó con el Royal New Zealand Ballet antes de unirse al Ballet Rambert en Londres, en 1983, una gran compañía contemporánea que hace giras por todo el mundo. “Estoy aquí para aprender de sus bailarines también, no me las sé todas. Y estoy dispuesto a dejarme permear por ellos”, dice.

Cuenta que fue la Bienal quien dictó los criterios para elegir a los bailarines que participarían en su clase, “y al verlos en escena me ha gustado mucho la variedad de artistas que hay en este grupo. Yo únicamente solicité bailarines de música clásica, contemporánea, más antigua y otros jóvenes. Como coreógrafo lo que deseo es impartir a los bailarines lo que yo conozco, pero también me gusta que ellos mismos aporten lo que su cuerpo ha aprendido”.

Considera que “hoy en día el proceso entre el coreógrafo y el artista es muy diferente al que había antes, el artista es mucho más importante. En el desarrollo de las obras ellos aportan en las diferentes piezas de baile y nosotros, los coreógrafos, debemos estar más dispuestos”.

En cuanto a la temática de la coreografía, Baldwin dice que cada día cambia el tema para que los bailarines experimenten que “no se trata de algo estricto y cerrado sino que es algo con lo que se puede explorar”.

La compañía que dirige Baldwin está conformada por 20 bailarines, pero además tienen un grupo grande de gente mayor y bailarines con Parkinson y Alzheimer. “Para mí el baile es mental y físico, no puede ser algo que se quede lejos, en una torre. Estudios científicos han demostrado que hay una conexión entre la mente y el cuerpo. Estos se pueden trabajar por medio de la danza para que las personas tengan un mejor control”, expresa.

Dice Baldwin que en los últimos 11 años “hemos alcanzado o la meta de 19.5 millones de libras esterlinas. El propósito de este dinero es obtener un edificio, que queda en la parte sureste de Londres, donde llevamos a cabo las actividades de la compañía, pero que también benefician a la comunidad”.

En sus clases de danza dan cabida a todos, jóvenes, mayores, incluso a “personas que tienen un invitado no deseado dentro de su cuerpo, como el Parkinson y el Alzheimer. Hay bailarines de muchas partes, de Cuba, de España, de Nueva Zelanda, de Escocia, la mayoría son ingleses y el 41 % son de raza negra y asiáticos. Para mí la diversidad cultural es muy importante”.

Óscar Cruz, quien lleva dos años en la compañía Nacional de Danza Contemporánea, adscrita a Incolballet, fue uno de los elegidos para la Gran Clase Maestra y asegura que Mark “quiere que nos dejemos llevar, y nos transmite todo con su carisma y su sencillez, pese al cargo que tiene y a la gran compañía de la que hace parte”.

Hoy en la Bienal

7:00 p.m. María Pagés Compañía, de España, presentará ‘Yo Carmen’. Centro de Eventos Valle del Pacífico.

10:00 a.m. a 12:00 p.m. Clase maestra con Korea National Contemporary Dance Company. Salas 1 y 2, 3 piso. Centro Cultural Comfandi.

5:00 p.m. Hombre Búho presenta
Elogio de Guerra. en el Teatrino del Teatro Municipal.

Sala Proartes. Exposición ‘Las frecuencias que me hacen’, de María José Arjona. Y en Lugar a Dudas, videodanzas de Jodi Kaplan y Claudia Hill, entre otros.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by