Entretenimiento

'El silencio de los fusiles' dio apertura al Ficci

Marzo 02, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Por Yefferson Ospina, enviado especial de El País a Cartagena
Marcha por la Paz

Esta edición del Ficci, a tono con el momento histórico que vive el país, tiene una sección llamada ‘La guerra y la paz’. Foto de la marcha por la paz, el año pasado.

Foto: Archivo El País

El mismo día que la guerrilla de las Farc iniciaban el proceso de la entrega de las armas en las zonas de concentración, se daba apertura a la 57 versión del Festival Internacional de Cine de Cartagena con el documental ‘El silencio de los fusiles’.

Se trata de una película de no ficción que narra, a partir de las voces oficiales, todo el proceso que requirió el establecimiento de los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc y las dificultades de la firma del acuerdo.

El pasado miércoles, en la inauguración del Ficci en el Centro de Convenciones de Cartagena, el presidente Juan Manuel Santos no pasó por alto aquella coincidencia que bien podría ser poética: “Vamos a contar la película de la paz y ‘El silencio de los fusiles’ es el comienzo de esa película”, dijo.

El documental es un trabajo portentoso de más de 4 años de rodaje que dejaron alrededor de 400 horas de material, enriquecidos con un vasto archivo audiovisual sobre el conflicto armado al que tuvo acceso su directora, la periodista y cineasta Natalia Orozco.

Es la primera vez que el Festival se inaugura con una película documental dirigida por una mujer. Esta recibió la ovación del público

“Cuando empecé a hacer este documental, mi objetivo era tratar de entender sin justificar y sin juzgar”, manifestó Orozco en la rueda de prensa que ofreció un día después de la proyección que abrió el Festival.

La película tiene varias grandes virtudes, entre ellas, el exhaustivo trabajo periodístico que le permitió a la directora contar con un gran número de guerrilleros y voceros del Gobierno. Asimismo, el material de archivo permite asomarse a nuevas imágenes de las atrocidades a que nos condujo el conflicto armado durante los últimos 50 años, así como a lo que podría denominarse el origen histórico del conflicto.

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno y presente en la proyección del documental, dijo que “esta película obligaba a mirar hacia atrás, a reconsiderar sus propias palabras, sus propios actos, a entender los otros puntos de vista. La película tiene un inmenso valor histórico, porque además termina recogiendo la historia del conflicto”.

El jefe guerrillero de las Farc, alias Pastor Alape, quien también asistió a la apertura del Festival y respondió varias preguntas en rueda de prensa, sostuvo que la película, además, implicó un gran logro de confianza no solo entre el Gobierno, las Farc y la cineasta, sino, además, entre el grupo guerrillero y los propios medios de comunicación.

“RCN participó en este documental. Entonces, había una desconfianza respecto a la idea de darle entrevistas a Natalia. Nosotros preferíamos enfrentarnos a los aviones que a los micrófonos de RCN, pero bueno, se pudo llegar a acuerdos y creo que el resultado es muy importante”, dijo Alape.

Críticas

Críticas
No obstante las virtudes del trabajo de Natalia Orozco, la película adolece de varios aspectos, entre los cuales el más notorio es la falta de una perspectiva crítica respecto a los acuerdos de paz y la participación reducida de las voces de las víctimas.

A pesar de que la propia Natalia Orozco reitera que las víctimas del conflicto son el eje central de la película, las voces de estas son bastante reducidas, sobre todo si se las compara con las voces oficiales tanto de parte de la guerrilla como de parte del Gobierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:cinecartagenaficci
Publicidad
Publicidad