Entretenimiento

La historia de la vallecaucana Sharol Trujillo, la 'Barbie trans' colombiana

Agosto 14, 2017 - 12:02 a.m. Por:
Diana Carolina Hernández Ramírez / Reportera de El País 
Sharol Dayana Trujillo

Sharol Dayana Trujillo representante colombiana en el reinado Miss Trans Star Internacional en España.

Cortesía de Sharol para El País

Cuando era niño, el hijo menor de doña María Melba Mulato y de don Hermógenes Trujillo (un agente de policía), se volaba para la casa de su vecina, donde pasaba tardes enteras jugando a las muñecas. Tampoco desaprovechaba oportunidad para encerrarse a jugar junto a sus primitas a la comidita y al reinado de belleza. Claro, él siempre era la reina.

Todo esto sucedió por años sin que sus padres se dieran cuenta. Sin embargo, ese niño que en el pasado escondía temerosamente sus inclinaciones femeninas, hoy cumplió su sueño y será la soberana que representará a Colombia, este mes, en el concurso Miss Trans Star Internacional, en España.

Su nombre es Sharol Dayana y le dicen ‘Barbie’, un seudónimo que cae muy bien con su estilo, porte y belleza, ya que esta jamundeña de 26 años, aparte de hipnotizar con sus ojos verdes esmeralda, cuenta con unas medidas envidiables y un esculpido cuerpo, con lo que se roba más de una mirada.

El próximo 27 de agosto, Sharol se contoneará por las pasarelas del Auditori de Cornellà, en Barcelona,  donde representará al país en este certamen de belleza, que reúne a las 25 transgénero más bellas del mundo, y esta vallecaucana es una de ellas.

No tiene nada que envidiarle a una candidata que se prepara para el Concurso Nacional de Belleza en Cartagena, ya que ella cuenta con un buen equipo para traerse la corona. Tanto así, que el afamado diseñador antioqueño Carlos Mario Miranda ya le confecciona el traje típico con el que espera deslumbrar a los jueces de este certamen.  


“Él me está haciendo el vestido nacional y eso es un orgullo para mí porque ha vestido muchas reinas  que van a Cartagena,  por eso sé que impresionaré con ese traje, ya que es muy representativo, lindo y colorido”, le contó Sharol a El País desde su casa, en Barcelona.

No es una mujer de dietas, sus medidas 90-50-110 las conserva con una buena alimentación, pero sin cohibirse de los “pecaditos”. Esto lo complementa con agua, su elixir de belleza. 

“Tomo mucha agua, es lo más importante para mí. Aunque no tengo ninguna rutina de alimentación, sí trato de comer bien. También me aplico mis ‘cremitas’ en mi rostro y en mi cuerpo para mantener una piel sana”, revela ‘Barbie’.

Sharol asegura que no es  amante de los gimnasios  y que aunque se operó los senos, la nariz y la cola, sus curvas son naturales. Ese ADN que dejaba en evidencia su secreto desde que era niño.

“Siempre fue muy femenino. Muy amanerado, muy delicado. Su cuerpo era muy marcado y delgado, con una ‘cinturita’ envidiable. Para nosotros era un secreto a gritos”, revela Angie Marín, prima de la soberana.

De él a ella
Sharol Dayana Trujillo

Por sus delicados rasgos femeninos, Sharol fue apodada como ‘La Barbie’.

Cortesía de Sharol para El País

Su cédula la identifica como Sharol Dayana Trujillo Mulato. Sexo Femenino. Pero esto no fue siempre así.

El 6 de enero de 1991 nació en Jamundí, Valle, el menor de los 20 hijos de don Hermógenes, un agente de la Policía. Ese pequeño, quien heredó los profundos ojos verdes de su padre y la piel morena de su madre, era admirado por estos exóticos rasgos.

La habitación de este pequeño, quien en un futuro seguiría con orgullo los pasos de su padre, estaba colmada de carros y figuras de acción. Sin embargo, estos juguetes se conservaban intactos, ya que el hijo consentido de esta extensa familia, prefería sentarse horas enteras a jugar con las muñecas de sus primas.

“Cuando teníamos 5 años nos metíamos en la parte trasera del patio de mi casa. Allá jugábamos a las barbies. Ella se ponía las toallas en la cabeza y modelaba. Desde niña le encantaba Carolina Cruz, así que jugábamos a la presentadora”, recuerda su prima.

Otra de sus confidentes era Lina, una de las vecinas de la ‘cuadra’, a quien visitaba a escondidas. Allá jugaban a las telenovelas. “Ella siempre quería ser Marimar”, evoca su amiga.

En esos lugares, fuera del alcance visual de sus padres, florecía su espíritu femenino. Allá, él podía ser ella.

Fue solo hasta los 17 años cuando tomó la decisión de contarle a su familia. No obstante, su padre no conocería el secreto que guardaba su hijo, ya que había muerto siete años atrás.

La primera en enterarse de la noticia fue su madre.

“Me daba mucho miedo contarle a mi mamá, porque es una persona de un carácter muy fuerte”, evoca ‘Barbie’, quien durante días planeó cómo soltar este ‘balde de agua fría’.

Pero la sorpresa fue para Sharol, ya que su mamá comprendió sus razones y la respaldó de inmediato.

“Yo la apoyé y hasta ahora no me arrepiento de lo que hice. Recuerdo que ese día me dijo que quería participar en un reinado en Jamundí y desde ahí comprendí que ella tenía muy claro quién era y qué quería”, cuenta con orgullo la madre de la que a partir de ese día se llamó Sharol Dayana. Su nombre masculino prefiere dejarlo en el olvido. Lo omite.
“Cuando mi mamá me dijo que sí, que me apoyaba, ese día inició mi transformación”.

Para ese reinado, el cual ganó, su madre y varios familiares le confeccionaron la ropa y le armaron la carroza, esa en la que desfilaría por las calles de Jamundí mostrando con orgullo su nueva faceta de vida.

Sharol Dayana Trujillo

A los 17 años, Sharol participó en su primer reinado en Jamundí, Valle.

Cortesía para El País

Transformación y aceptación

En Jamundí, según el enlace Lgtbi de este municipio, Alexander Cuatindioy, el 69 % de las personas transgénero sufren o han sufrido episodios de rechazo, discriminación o incluso, agresiones verbales y físicas en su entorno personal.

“Aún existe rechazo en las personas transgénero. Tienen muchas barreras para poder desenvolverse plenamente como ciudadanos. Estamos trabajando para disminuir esa cifra”, cuenta el experto.
Pero esta triste realidad que tienen que soportar a diario las personas que deciden adquirir las características físicas del sexo contrario mediante tratamiento hormonal o quirúrgico, no lo vivió Sharol.

Según un estudio, 7 de cada 10 transgéneros en Jamundí sufren algún tipo de discriminación. 44% de esta comunidad siente que sus derechos en salud son vulnerados y el 31% son rechazados en los establecimientos públicos.

“No, nunca tuve ese rechazo. Siempre he tenido comentarios buenos de la gente. Estoy agradecida con la vida. Sin embargo, pienso que en Colombia más que homofobia lo que más hay es transfobia, ya que todavía existe mucha maldad hacia nosotras”, resalta la vallecaucana, quien desde muy joven hizo valer sus derechos de género y orientación sexual.

Después de revelar su verdad a la familia, ella decidió solicitar al colegio Litecom, donde en aquella época cursaba grado once, el derecho de asistir a las clases en falda, el cual fue concedido.

“En mi colegio me aceptaron. No tuve ningún problema por mi alto nivel académico; tanto así, que cuando me gradué me hicieron un homenaje”.

Sharol Dayana Trujillo

La candidata vallecaucana no asiste al gimnasio. Sus curvas son naturales. En su transformación como mujer trans se operó la nariz, los senos y la cola.

Cortesía de Sharol para El País

Dos meses después de culminar sus estudios, Sharol inició su transformación. Las operaciones que la convertirían físicamente en una mujer fueron respaldadas económicamente por su familia.
“Para hacerse la primera operación, que fue la de los senos, unos familiares del papá que viven fuera del país le colaboraron, además de otros que viven en Jamundí”, cuenta la madre de la soberana.

Ahora Sharol se siente feliz, porque físicamente se ve y se siente como la mujer que siempre soñó, aunque en un futuro le gustaría someterse a la operación de cambio se sexo. También entre sus sueños pendientes está el tener una hija, ya sea adoptada o por medio del método de inseminación artificial.

Su majestad, la ‘Barbie’

Hace dos años vive en Barcelona, España, donde se desempeña como asesora de imagen y modelo, por eso no siente nervios de desfilar en las pasarelas del Auditori de Cornellà, lugar donde este año se hará la elección y coronación de la Miss Trans Star Internacional.
A pesar de su experiencia, este concurso es distinto, ya que siente que aparte de exhibir su belleza, es la oportunidad para mostrar la realidad de la comunidad transgénero.

A las mujeres trans les digo que antes de hacerse cualquier cirugía para su transfor-
mación, se informen bien. No podemos poner en riesgo nues-
tra vida por vernos un poquito mejor”.
Sharol Trujillo

“Si gano este concurso, me gustaría mostrar toda la realidad de las transexuales de mi país, esa a la que nos tenemos que enfrentar a diario. Quisiéramos que se tomara más en cuenta nuestra parte humana; que vean que somos mujeres reales, las cuales somos juzgadas y rechazadas por estereotipos, por mitos”, estos son sentimientos que inspiran a Sharol, quien admira Caitlyn Jenner, padre de las Kardashian, de quien asegura es la vocera más importante de la comunidad transgénero.

Este concurso de belleza, que se celebrará en Barcelona entre el 27 de agosto y el 7 de septiembre, buscará a la sucesora de la brasileña Rafaela Manfrini, y una ‘Barbie’ colombiana, que se enconmienda a la virgen de Guadalupe, es una de las más opcionadas para coronarse como la transgénero más linda del mundo.

Miss Trans Star International es desde 2010 el concurso de belleza transexual más importante en Europa. Rafaela Manfrini es la actual soberana.

Coronas de Sharol

  • En 2008 ganó su primer reinado: Universo Trans en Jamundí. 
  • En 2010 fue elegida Miss Colombia Trans. 
  • En 2011 Belleza Latina Trans. 
  • En 2014 fue coronada Señorita Valle Trans.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:entretenimientotransexualesreinadotransgeneroLGTBiEquidad de género
Publicidad
Publicidad