entretenimiento

'Nine Shots', el documental dirigido por un oficial de la Armada que se roba los aplausos en el Ficci

Un adolescente rebelde no encuentra su lugar en la sociedad caleña de los 90. Su madre es fotógrafa, vende chance y atiende la secretaría de una empresa de buses para darle una vida a él. El chico sale del colegio y no puede ir a la universidad. No tiene dinero. El mundo se cierra. La madre, en un intento desesperado por evitar que él se extravíe en la calle, lo inscribe al servicio militar obligatorio. Es una paradoja: la guerra le salvará la vida.

El párrafo anterior define uno de los documentales más interesantes que se está presentando en el Festival Internacional de Cine de Cartagena. Se llama Nine Shots, ‘Nueve Disparos’, y una de las razones por las cuales este relato resulta tan atractivo para cualquier amante del cine de no-ficción, es que es dirigido por un oficial de la Armada Nacional. Se llama Jorge Giraldo y es caleño graduado de la Universidad Javeriana. Pero ante todo, es un sobreviviente de la guerra: hizo la guerra y sobrevivió a ella para contarla.

‘Nine Shots’ es una narración brutal, descarnada y una reflexión profundamente lúcida sobre el conflicto armado colombiano. La premisa del documental es casi una epifanía: en Colombia, si eres pobre, la única alternativa es hacer parte del conflicto, de cualquiera de nuestros conflictos. Los de las pandillas, los de la droga, los de la calle, los de la selva.

Lea también: 'Vincent Cassel, el invitado especial al Ficci'.

La narración, para hablar de otras de sus virtudes, está construida a partir del material de archivo de las cientos de grabaciones que la madre de Jorge Giraldo desde que su hijo nació. Ella, que aprendió a manejar una cámara fotográfica con las indicaciones que traían los viejos álbumes de fotografía, fotografió y grabó a su hijo desde siempre y todas esas horas de grabación le permitieron a Jorge construir un relato de su vida que, a la vez, es un relato colectivo de Colombia. El relato de los cientos de jóvenes para quienes la guerra fue su única alternativa.

El documental propone una mirada nueva a la historia del conflicto armado en Colombia. Una mirada desde la ciudad, desde lo urbano, que viene a explicarnos cómo la guerra de más de 50 años que vivimos, permeó todo en nuestra sociedad y cómo la pobreza y la marginalidad ha sido uno de sus alimentos.

La película no deja de ser cruda. No podría ser de otro modo, la guerra ha sido cruda y el protagonista del film, también protagonista, ha conocido de primera mano el infierno del conflicto. Como militar raso fue enviado a Tumaco y cuando se convirtió en profesional, fue enviado a Buenaventura, en donde se enfrentó al Frente 30 de las Farc y a los grupos de narcotraficantes del Puerto.

“Allí conocí lo más horrible pero también lo más bonito del ser humano. No recuerdo cuántos cuerpos desmembrados vi, cuántos soldados perder sus piernas, cuántos jóvenes muertos. Y toda esa experiencia me ha llevado a desear que esto termine, que ya no se derrame más sangre”, dijo Jorge Giraldo el pasado jueves luego del estreno de su película en Cartagena.

El documental está planteado como una ficción: es el relato del héroe que se supera, cae en un abismo, y luego sale de él. El abismo fue un atentado sicarial que sufrió en Buenaventura y al que sobrevivió. Se podría pensar que el punto de vista de un militar sobre el conflicto está cargado de resentimientos, de discursos guerreristas y de motivaciones para continuar el conflicto, pero no. Nine Shots es una película honesta, valiente, técnicamente impecable, que nos pone frente al espejo de todas nuestras barbaries, pero también, frente al reflejo de lo mejor que queda en los seres humanos luego de atravesar el infierno.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by