familia
Conozca algunos de los mitos más frecuentes que existen sobre la vasectomía

Conozca algunos de los mitos más frecuentes que existen sobre la vasectomía

Vasectomía. La sola palabra ya produce dolor en la zona baja. Sin embargo, lo cierto es que este procedimiento médico es muy poco doloroso y genera una mínima incapacidad, además de que representa una alternativa segura para hombres que desean realizar una planificación familiar a largo plazo.

En efecto, la vasectomía, también llamada “ligadura de los conductos”, es una cirugía para cortar los canales a través de los cuales viajan los espermatozoides del hombre. Después del procedimiento, los espermatozoides ya no salen de los  testículos y el hombre sometido a esta operación no puede embarazar a la mujer.

Los urólogos aseguran que por cuenta del machismo los hombres han descargado la responsabilidad de la planificación en la mujer y a esto se suma la falta de información sobre el tema, razones por las cuales los hombres se muestran reacios a someterse a este método de anticoncepción masculino.

Por tal motivo, El País recopiló los siete mitos más frecuentes sobre la vasectomía y sus múltiples consecuencias.

1. Es permanente e irreversible

Se sabe que después de una vasectomía no hay daño en el testículo ni en el conducto en su porción proximal a la ligadura, por lo tanto, la vasectomía sí es reversible. Sin embargo, cuanto más tiempo pase desde la intervención, menos probabilidades tendrá el hombre de lograr un semen de calidad. Antes de los 10 años desde la operación el índice de éxito en la reconexión es importante y está entre el 60 % y el 70 %. Por otra parte, la vasectomía tiene un 99,5 % de efectividad, por lo tanto, especialistas en urología del Centro Medico Imbanaco aconsejan que durante los primeros 3 meses desde la operación se mantenga un sistema de planificación familiar y se realice un espermograma cumplido ese tiempo para asegurar la efectividad de la operación.

2. Es una cirugía muy costosa

Realmente es uno de los procedimientos quirúrgicos más económicos que existen. Normalmente debe ser cubierto por las EPS y la mayoría de las medicinas prepagadas también lo hacen con  sus afiliados, ya que una vasectomía cuesta prácticamente lo que le vale al sistema la primera cita a control de un embarazo, entre consulta exámenes, ecografía, etc.,  haciendo muchísimo más “costo-efectiva” una vasectomía, que asumir el aseguramiento de una pareja que sigue teniendo hijos

3. La recuperación es larga y dolorosa

Es una cirugía ambulatoria, muy poco dolorosa y que genera una mínima incapacidad. El paciente puede volver a su casa tan pronto como se termine el procedimiento, puede retornar al trabajo al día siguiente si no es un oficio físicamente agotador y puede reanudar la actividad física extenuante en un lapso de 3 a 7 días. Las relaciones sexuales se pueden reanudar tan pronto como el paciente se sienta listo, por lo general alrededor de una semana después de la cirugía.

4. Aumenta el riesgo de cáncer de próstata

Este mito ha sido refutado por muchos estudios. “Los hombres cuando acuden a consulta por vasectomía son sometidos a la detección temprana de cáncer de próstata y en algunas veces testicular”, comenta el doctor Alejandro Muñoz del Grupo EMI.

5. Afecta la producción de hormonas masculinas

La vasectomía no afecta la producción de las hormonas masculinas que controlan el vigor sexual o las características masculinas como el vello facial o el tono muscular. “Lo único que hace el método es impedir que haya espermatozoides en el eyaculado”, señala el doctor Lupi Alejandro Mendoza, urólogo del Centro Médico Imbanaco.

6. Causa impotencia sexual

La vasectomía, contrario a lo que se cree, no disminuye el deseo sexual, la erección ni la masculinidad. La vasectomía no es castración pues no remueve los testículos, por tanto: “la cirugía no afecta la capacidad del hombre para alcanzar orgasmos y lograr erecciones”, afirma el doctor Germán Ramírez, urólogo del Centro Médico Imbanaco.

7. Impide la eyaculación de semen

Quizá es la creencia más popular en torno a la vasectomía, sin embargo, lo cierto es que el semen ya no vendrá con espermatozoides. Aun así, tanto la cantidad, la textura y olor seguirán iguales. “La producción de líquido (semen) en la eyaculación continúa normalmente, pero sin presencia de espermatozoides”, comenta el doctor Ramírez.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by