familia
El VIH no es un obstáculo para el amor, conozca la historia

El VIH no es un obstáculo para el amor, conozca la historia

Una pareja serodiscordante es cuando uno de los integrantes es VIH+ y el otro no. Este tipo de uniones es cada vez más frecuente gracias a los avances médicos y a que las personas poco a poco han dejado de ver el virus de inmunodeficiencia humana o Sida como una sentencia de muerte.

Andrés* a sus 18 años y poco antes de comenzar su primer trabajo, recibió el diagnóstico que confirmaba que era VIH+. “Cuando me enteré, pensé que mi mundo se derrumbaba a pedazos, que ya mi vida no tenía sentido y que moriría en poco tiempo, pero estaba completamente errado”, comenta. 

Esta noticia significó en ese momento para él y su familia el deterioro de su núcleo familiar. Comenzaron los juzgamientos, las culpas y la depresión, e incluso, Andrés, consideró terminar con su vida, pero todo esto se debía a que ninguno de ellos estaba lo suficientemente informado acerca de lo que significaba en realidad ser un portador del virus.

“La desinformación acerca del VIH o Sida, es definitivamente el problema más grave que enfrentamos como sociedad. Hablar de sexualidad de forma directa y responsable es el camino que debemos tomar para darnos cuenta de que una persona siendo portadora, puede vivir dignamente y establecer una relación de pareja estable y lejos de los temores de ser un peligro para los demás”, explica el médico infectólogo Carlos Eduardo Pérez, quien trabaja en el área de infectología de la Clínica Marly de Bogotá.

Dos años después de comenzar una asesoría psicológica y el tratamiento con antirretrovirales, el cual se compone por una variedad de medicamentos que permiten reducir el nivel del virus en el cuerpo, ralentizando el daño en el sistema inmunológico, Andrés conoció a *Camila, una chica de su universidad con la que decidió comenzar una relación sentimental.

El pasado viernes 1 de diciembre
se conmemoró el ‘Día mundial
de lucha contra  el Sida’. La Organización Mundial de la Salud reportó en 2016,
36 millones de personas afectadas por el VIH en el mundo.

“Al principio fue difícil aceptarme a mí mismo, pero el excelente acompañamiento de los profesionales en la salud me ayudó a seguir adelante, asistía cumplidamente a los controles y tomaba mi medicina, esto logró bajar el nivel del virus en mi cuerpo a un estado indetectable, lo que evita la transmisión a otras personas”, añade Andrés.

Confiesa que, aunque no fue fácil compartir su estado de salud con Camila, temiendo por su reacción, la sinceridad y el cuidado de la salud de los dos era un tema importante. “Sabía que si quería que ella fuera mi novia y que tuviéramos intimidad, tenía que ser honesto y que la decisión de estar juntos fuera de los dos”, resalta el joven de 21 años. 

“Me causó algo de impresión conocer su estado de salud, y aunque por mi mente pasaron miles de pensamiento trágicos, mi reacción no fue de rechazo. Me tomó tiempo asimilarlo, e igualmente, lo fue para mi familia, pero gracias a la información que recibí al consultar a mi médico e informándome de fuentes confiables sobre el tema, los temores fueron desapareciendo”, comenta Camila.

El médico Carlos Eduardo Pérez, egresado de la Universidad Nacional, aclara que dentro de una pareja serodiscordante es importante que el integrante VIH+ continúe con su tratamiento sin interrupciones, “además, se debe usar preservativo cada vez que tengan relaciones, incluso, durante el sexo oral”.

“Actualmente se están llevando a cabo investigaciones con medicamentos en tratamientos profilácticos, para mejorar la vida sexual de las parejas, pero hasta el momento lo más efectivo es el uso del condón y el hablar abiertamente con la pareja”, enfatiza este profesional de la salud.

Andrés y Camila no dejan a un lado la posibilidad de tener hijos por medio de la reproducción asistida, proceso mediante el cual el esperma es sometido a una serie de “filtros”, logrando eliminar la presencia del virus en la muestra, o por medio de la adopción.

“Este sigue siendo un tema delicado entre la sociedad colombiana, lastimosamente, por desconocimiento, pero si eres sincero con tu pareja y muy responsable con tu salud, puedes prevenir adquirir la enfermedad o aprender a vivir dignamente con ella. Hoy en día mata más la diabetes o el cáncer, que el mismo VIH, solo hay que dejar los miedos a un lado y entender que no es una enfermedad tan fácil de contraer”, concluye Andrés.

*Los nombres fueron cambiados por petición de las fuentes, quienes prefieren proteger su identidad.

Algunos datos

* En Cali, por cada 100.000 habitantes, 39,6 resultan infectados con el virus de VIH-Sida.

* La Secretaría de Salud de Cali tiene 958 reportes del virus este año, 113 más que durante todo  el 2016.

* 14,2% de las muertes por VIH-Sida tienen como enfermedad asociada la tuberculosis pulmonar.

* La tasa de mortalidad en Cali pasó de 9,8 a 3,3 por cada  100.000 habitantes.

* En Colombia hay 73.465 personas viviendo con VIH, según indica un reporte realizado por el Fondo Colombiano de Enferme-
dades de Alto Costo y difundido en enero de 2016.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by