familia
Insuficiencia venosa: un mal que aqueja a la mayoría de las mujeres

Insuficiencia venosa: un mal que aqueja a la mayoría de las mujeres

La insuficiencia venosa es una enfermedad muy frecuente y afecta a personas de todas las edades. En casos muy graves puede terminar en úlceras o heridas que tardan en sanar.

Su fenómeno principal es el reflujo de la sangre, lo cual lleva a un aumento de la presión en el sistema venoso. Afecta principalmente a las mujeres o a personas que se encuentran entre la tercera o cuarta década de la vida.

Lea también: Doctores ayudan a deportistas a obtener sus triunfos

El doctor Eduardo Echeverri, docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Icesi y cirujano vascular y José Manuel González, cirujano vascular del Centro Médico Imbanaco, explican sus síntomas, causas, consecuencias y tratamiento. Y dan recomendaciones para prevenirla.

Síntomas

- Dolor y cansancio en las piernas al final del día.

- Calambres: especialmente en la noche.

- Venas dilatadas.

- Edema (hinchazón).

- Hormigueo.

Las manifestaciones clínicas pueden ser diferentes, pues los síntomas tienen distintos grados de severidad. Es decir, algunas veces no se presentan síntomas, sino manifestaciones en la piel, várices, o úlcera varicosa.

Valentina Arias es una entre cientos de mujeres que padecen esta enfermedad. Con tan solo 21 años ya se sometió a una safenectomía, para extirpar una vena que no estaba funcionando correctamente. “Nunca presenté dolores o molestias. Sin embargo, se me veía una vena dilatada en la parte interna de la pierna derecha, un poco más abajo de la rodilla. Así que el especialista me recomendó someterme a un dúplex venoso, en donde se encontró que la sangre no estaba circulando correctamente por esa vena. Y luego, recomendó realizarme la cirugía”.
Consecuencias

No tratar la insuficiencia venosa deteriora la calidad de vida, los síntomas se vuelven cada vez más molestos y aumenta el riesgo de complicaciones como la tromboflebitis (un coágulo de sangre en una vena que provoca inflamación y dolor), lesiones pigmentadas y aumenta la susceptibilidad a infecciones y a úlceras venosas.

“Comencé con calambres en las piernas, en el muslo y en la pantorrilla. En una escala de 1 a 10 el dolor era equivalente a 10. Después el tobillo interno, de mi pie derecho, comenzó a pigmentarse de un color oscuro, los dolores eran más fuertes y más frecuentes. Finalmente se formó una úlcera, el tobillo se veía enconado e hinchado”, cuenta Marleny Bermúdez, una caldense de 65 años.

En casos más complejos, según el doctor Echeverri, pueden formarse trombos en las venas de las piernas, hasta desplazarse al pulmón.
Factores de riesgo

Factores primarios

*Herencia: si algún familiar tiene insuficiencia venosa, la probabilidad de heredarla es más alta.

Factores secundarios

*Predominancia en el género femenino.

* Edad.

Factores relacionados con el estilo de vida:

*Obesidad.

*Sedentarismo.

*Actividad laboral de pie por varias horas al día de forma rutinaria.

Factores hormonales:

*Anticonceptivos orales.

Tratamiento

Después de la valoración médica especializada se puede establecer el diagnóstico de insuficiencia venosa.
Este diagnóstico se documenta mediante un dúplex venoso (ecografía con análisis anatómico y funcional de las venas). De esa manera se determina si están dilatadas o si su función es inadecuada.

Esta afección necesita de un tratamiento quirúrgico que consiste en retirar la vena con reflujo (la sangre no circula bien) o insuficiencia, y así controlar la enfermedad desde el punto de vista funcional y estético.

También existen técnicas quirúrgicas alternativas que deben ser individualizadas para cada caso por el especialista, para las personas que tengan factores de riesgo.

En algunos casos se formula tratamiento médico de apoyo, el cual incluye medicamentos flebotónicos (que buscan mejorar el flujo sanguíneo) y medias de compresión graduadas para disminuir el reflujo patológico que tienen las venas enfermas.
Recomendaciones

Tenga una vida activa: realice ejercicio por lo menos tres veces a la semana.

Lleve una dieta saludable, es decir, que incluya todos los componentes básicos: carbohidratos, proteínas
y vegetales.

Si tiene dudas o presenta alguno de los síntomas debe consultar con un especialista en cirugía vascular.
VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by