familia

Las 5 claves para que la llegada de un hijo no mate la pasión

Volver a encender el fuego de la pasión tras la llegada de un primogénito no es sencillo. El cansancio de mamá y papá, las nuevas tareas y el reorganizarse, sumado a que la mujer aún no haya recuperado su peso, figura y autoestima, pueden influir de forma negativa.

Puede sonar a excusa, pero la realidad es que las hormonas de las mujeres los días posteriores al nacimiento del bebé no terminan de fluctuar, antes porque estaba embarazada y ahora porque está lactando. Tanto el hombre como la mujer deben ser pacientes y tomar las cosas con calma, es necesario encontrar un equilibrio, pero esto no sucederá de un día para otro y tomará tiempo. Aquí algunas recomendaciones para encontrarlo.

1. Mujer, recuperar confianza

Las dolencias del parto no desaparecen con el nacimiento del niño, y por lo general la mujer no se siente conforme con los cambios físicos que se presentaron durante el embarazo. Para combatir esta situación y recuperar la confianza en si misma, Frauky Jimenez, psicologa clínica, aconseja no permanecer acostada y descuidada los 40 días de la dieta, por el contrario, sugiere darse amor propio y lucir radiante. “Tome un buen baño, aproveche y relájese. Después, aplíquese un maquillaje suave, péinese, perfúmese y saque tiempo para dormir bien. Todo esto la ayuda a sentirse bella y sensual para su pareja, y así recuperará la confianza”.

2. Hombre: No presionarás

“El hombre no debe presionar a su esposa para que vuelvan a tener relaciones sexuales, es claro que no será un buen método. A una mujer hay que seducirla y no presionarla. La pareja debe buscar junta los espacios para volver a ser los mismos que cuando eran novios”, recomienda Ezequiel López, sexólogo.

Otra de las recomendaciones de los especialistas es que el hombre debe acompañar a su esposa y apoyarla en los días posteriores al parto y La mujer no puede olvidar que además de mamá, también es amante. El hombre debe ser inteligente, paciente, cariñoso y cauteloso para retomar la vida sexual con su pareja.

3. No olviden que se aman

Si tienen un hijo es porque se aman. En muchas ocasiones la mujer deja completamente a su marido de lado pensando que él ya cumplió con su papel y que debe dedicarse únicamente a ser el proveedor suyo y de su hijo. Inclusive, según los sexólogos, en algunos casos durante el embarazo la mujer “no soporta que su marido le hable”, sin tener algún motivo por el cual estar disgustados.

Para evitar esto, cuídense y valórense como pareja, en las noches pueden hablar, hacerse masajes el uno al otro o bañarse juntos después una larga jornada laboral. Eso encenderá de nuevo la pasión y servirá para que haya un buen preámbulo antes de tener relaciones sexuales. Volverá la pasión que los caracterizaba antes.

4. Dedicarse tiempo

Cuando hay un hijo en casa, normalmente el tema de conversación gira en torno a él, a sus necesidades y a sus logros y problemas.

Los terapeutas de familia aconsejan que las parejas tengan por lo menos 15 minutos al día para mantener una conversación sobre los dos y algunos temas que no tengan nada que ver con los hijos. Mostrarse interesados por lo que cada uno dice será la clave para mantener la empatía y estar conectados. Para recuperar la frecuencia de los encuentros sexuales hay que ponerle límites a los hijos y dejarles claro que sus padres deben pasar tiempo solos. “Es clave reorganizar la familia para que la pareja vuelva a tener intimidad con regularidad, muchos padres no lo hacen por sentimiento de culpa y no les gusta dejar el niño con los familiares”, dice Ezequiel López, sexólogo.

5. No más niños en el cuarto

En muchas ocasiones, es imposible tener una habitación para el niño por falta de espacio en la casa, pero lo más recomendable es que, si es posible, la tenga. Lo importante de que el bebé tenga su propio cuarto, es que los padres tienen intimidad (y no sólo en el ámbito sexual).

Aparte de esto, es un beneficio para el niño pues aprenderá a ser independiente. Los especialiastas coinciden al manifestar que la pareja debe procurar nunca dejar que el niño duerma muy seguido en la cama de ellos, pues se acostumbrará y no les permitirá privacidad o intimidad.
En algunos casos cuando el bebé esta recién nacido, los padres tienen relaciones sexuales mientras el pequeño duerme cerca de ellos en un corral, para los sexólogos esto no es recomendable, pues la atención no está 100 % en el acto sexual.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by