familia
1/2
Lo que hay detrás del nuevo 'negocio' de la virginidad

Lo que hay detrás del nuevo 'negocio' de la virginidad

Ya no resulta extraño ver en diferentes medios de comunicación y en redes sociales noticias sobre jóvenes (chicos y chicas) subastando su virginidad por diferentes motivos.

Para no ir más lejos, el pasado lunes, Nicole, una joven italiana de 18 años, decidió poner en subasta su virginidad. ¿Su objetivo? Conseguir dinero para pagar su carrera universitaria, ayudar a su hermana y comprar una casa para su familia.

La joven modelo, que habla inglés e italiano, informó en la web que su oferta estaba disponible para Holanda, Alemania y Suiza. El mejor ofrecimiento ese día fue de un millón de euros por una sola noche.


Los casos de jovencitas ofreciendo su virginidad al mejor postor abundan y se vienen replicando en la medida en que tienen notoriedad en los medios y se conoce de personas dispuestas a pagarles jugosas sumas de dinero, porque aún hay culturas en donde se valora y se le pone precio al hecho de que las mujeres no hayan contacto sexual previo.

Lea también: '¿Le falta sexo a su vida? Diez señales para confirmarlo'.

En nuestro entorno, aunque no se da abiertamente el ofrecimiento de jóvenes de ambos sexos vendiendo su virginidad, sí se ha conocido de padres y madres que ofrecen a adultos a sus hijas vírgenes.

Pero, lo más común, son los casos de chicos y chicas que, a más temprana edad, desean no seguir siendo vírgenes porque les da vergüenza admitir que lo son ante su grupo de amigos. O los que incluso, simplemente, deciden perder su virginidad en una apuesta.

¿Qué tanto valor le dan los muchachos de hoy a la virginidad? ¿Qué entienden por ser vírgenes, en estos tiempos modernos?

Especialistas consultadas por El País explican que la concepción que los adolescentes y jóvenes tienen sobre la virginidad es relativa, pues, todo depende del contexto en el que se desenvuelvan, la formación que reciben en el hogar, en sus colegios, de la influencia que ejercen sobre ellos la religión, los medios, sus amigos, pero especialmente, de lo que crean ellos que es el hecho de ser virgen.

Algunos se consideran vírgenes porque no han tenido nunca una relación sexual coito-vaginal. Así hayan experimentado relaciones sexuales anales, orales, de manoseo, manipuleo, de fricción o permiten prácticas de masturbación, como lo han revelado estudios realizados por las universidades del Valle y Javeriana en la ciudad. Las jóvenes, por ejemplo, solo conciben que no son vírgenes cuando hay ruptura del hímen.

Además: '¿Qué le espera en el 2018 en el sexo? Nuestro Eróscopo se lo dice'.

De ahí, que a muchos adolescentes y jóvenes les cause risa cuando se les interroga sobre la virginidad. “Depende”, dicen. “Depende de qué me preguntes: si soy virgen por delante o por detrás”. Y no le dan gran importancia al hecho de conservar la virginidad.

Sin embargo, expertas conocen de casos de chicas de 22, 25 y hasta de 28 años que les da pena decir que son vírgenes. O de otras que quieren conservarse así para brindar su virginidad a quien decida compartir con ellas sus proyectos de vida.

Nicole

Nicole es la italiana que el pasado 22 de enero subastó su virginidad.

Cortesía para El País

Lea más sobre el estudio El Debut Sexual de los Jóvenes de Cali haciendo click aquí.

Consejos

Hablar de sexualidad

No espere a que su hijo tenga 12, 14 años para hablarle de sexualidad. Desde pequeño debe ser claro con él. Coméntele de la importancia de conocer y cuidar su cuerpo, de tener autoestima, de tomar decisiones autónomamente y sepa decir NO cuando no esté de acuerdo con alguna situación.

No se escandalice

Si su hijo se le acerca y le comenta que quiere información sobre ‘la primera vez’, no se escandalice ni le dé cantaleta porque jamás lo volverá a buscar para resolver inquietudes sobre esta temática y buscará información en otros que posiblemente, no le darán la orientación más adecuada.

Busque ayuda

Si no se siente preparado para hablar sobre esta temática con su hijo adolescente acuda a entidades y a profesionales como médicos- sexólogos, psicólogos, enfermeras especializadas, como los que trabajan en el programa Servicios Amigables para Jóvenes y Adolescentes, de la Secretaría de Salud de Cali. (Ver direcciones y teléfonos en
elpais.com.co).

Conozca y hágales saber sus derechos sexuales y reproductivos

Usted como adulto y los chicos también, deben están bien informados sobre sus derechos sexuales y reproductivos, así pueden llegar a tomar decisiones libres, autónomas, pero informadas y consentidas.

¿Por qué lo hacen?

Las diferencias entre ellos y ellas
En Cali la tendencia es que los hombres tengan su primera relación sexual por curiosidad, por deseo o excitación sexual, por diversión y placer. En muy pocos casos por amor o por fortalecer la relación. Esta es una tendencia generalizada en el mundo.

En cambio, las mujeres, lo hacen por amor (en un 50 %, de acuerdo con un estudio de la Universidad del Valle), pues se sienten enamoradas de sus parejas o quieren fortalecer la relación. La otra razón que le sigue es por curiosidad (en un 27 %), luego por placer y en un 11 % porque se sintieron forzadas.

Otras razones

Muchos desean perder su virginidad porque sus amigos los presionan. O su novio o novia. O por tener estatus dentro de un grupo (ser la mujer del ‘duro’ de una pandilla, por ejemplo, para sentir que tiene poder). Algunos chicos han contado incluso, “que las niñas los encerraban en los baños para que les hicieran el amor. Y que muchos ya tienen eyaculación precoz por la presión de ellas y sus exigencias”, comentó una especialista.

El contexto

El estudio ‘El debut sexual en jóvenes de Cali como transición: claves para el cuidado’, desarrollado por profesionales de la Universidad del Valle y de la Pontificia Universidad Javeriana de la capital vallecaucana, señala que con relación a los espacios, lugares y momentos en que ocurre el debut sexual, muchas veces este no es planificado sino que emerge por la situación del momento.

“En la mayoría de las situaciones exploradas, la relación sexual ocurre en el hogar aprovechando la ausencia de los padres. Este ambiente garantiza, en muchos casos, la privacidad, pero le impone prisa al encuentro, lo cual resta la posibilidad de la búsqueda conjunta y consciente de placer mutuo”.

Igualmente, anota el estudio académico de las universidades caleñas, “se nota el impacto en la disminución de posibilidades para negociar y utilizar estrategias de protección. Algunas de las razones de peso para que el encuentro no suceda en otros espacios se relacionan con las limitaciones económicas que viven los jóvenes, pues la gran mayoría aún dependen económicamente de sus padres”.

Mitos

"Quien es virgen debe sangrar"
Los jóvenes de hoy aún conservan esa falsa creencia que ha pasado de generación en generación (antiguamente, incluso, en algunas regiones, los desposados debían mostrar la sábana manchada la noche de bodas).
De acuerdo con los expertos, el sangrado de la mujer en la primera relación ocurre en porcentajes muy bajos (no superan el 10 %). Por sus distintas variantes anatómicas el hímen, que es la puerta de entrada a la vagina, no siempre sangra.

"Por ser primera vez no hay embarazo"
Este es uno de los mitos que más conlleva a que proliferen los embarazos no deseados en adolescentes.

"No se contraen enfermedades"
También hace parte de los mitos que más consecuencias negativas tienen para la salud física y emocional de los jovencitos. En la primera relación, por hacerla a escondidas, de prisa, sin previa preparación, no usan preservativos y se exponen a enfermedades de transmisión sexual.

"Si se mueve bien no es virgen"

La joven que disfruta de la intimidad, toma la iniciativa y empieza a tener movimientos de acoplamiento es criticada y juzgada como una chica no virgen, con previo recorrido.

Más creencias falsas

Perder la virginidad es una experiencia siempre dolorosa.

Todo hímen es elástico.

Si me masturbo puedo perder la virginidad (esto solo es cierto si se introducen objetos grandes).

Si eres hombre y permaneces virgen no eres macho.

Si le entrego mi virginidad a mi pareja será mío siempre y tendré poder sobre él.
Si una persona no es virgen se nota en sus caderas: las tiene más anchas.

Todos los hombres pierden la virginidad primero que las mujeres.

Hay una edad precisa para perder la virginidad.

Si no le brindo mi virginidad a mi pareja no le demuestro que la amo.

Los miedos al dolor

Los adolescentes temen que la experiencia sea dolorosa, porque se ha satanizado la relación sexual de la primera vez. Y no tiene por qué ser dolorosa.

Lo es, cuando por el estrés, el miedo, la inseguridad de tener o no intimidad se empieza a liberar adrenalina y hay resequedad en los genitales, así que al momento de la penetración hay dolor.

Al embarazo y a contraer una enfermedad
Le temen a un embarazo porque ven truncados sus proyectos de vida. Le tienen miedo, además, a contraer infecciones de transmisión sexual y enfermedades como el Sida.

A que sus papás se enteren
Porque dependen económicamente de ellos, temen que les quiten la ayuda o los expulsen de la casa.

A perder su grupo social

Temen ser criticados, a ser rechazados y calificados como una persona conservadora, anticuada, obsoleta.

A no agradarle a su pareja

Temen que no le guste a su novio (a) su desempeño.

Ubicación de los servicios amigables de Cali:
ubicación de los servicios amigables de Cali
Fuentes

Liliana Arias, médica familiar. Magister en sexología y profesora titular Universidad del Valle.

Linda Teresa Orcasita, psicóloga, investigadora, profesora de la Universidad Javeriana.

Ángela María Vera, psicóloga, egresada de la Universidad Javeriana.
Elizabeth Benavides, enfermera del Área de Salud Sexual y Reproductiva de la Secretaría de Salud de Cali.

Martha Elena Osorio, psicóloga, terapeuta de pareja y tallerista de temáticas para adolescentes.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by