familia
1/5
¿Quiere ser el mejor de la U?, los consejos de los estudiantes más excepcionales de Cali

¿Quiere ser el mejor de la U?, los consejos de los estudiantes más excepcionales de Cali

Después de la muerte del físico británico Stephen Hawking, el científico que explicó el universo desde una silla de ruedas y acercó las estrellas a millones de personas alrededor del mundo, han salido a relucir otras mentes brillantes. Y varios de nuestros ‘genios’ están en universidades de Cali.

Para hablar de ‘genios’ es necesario entender ¿qué es genialidad? Según Alejandra Herrera Marmolejo, docente de la Facultad de Psicología de la Universidad de San Buenaventura Cali, el concepto apropiado para referirse a las personas “genios” es: persona con capacidad excepcional o persona con talentos excepcionales. Sin embargo, se deben precisar algunas diferencias entre estas dos características.

“El primero de estos conceptos es persona con capacidad excepcional y hace referencia a un individuo con desempeños muy altos en cuanto a la capacidad intelectual global y conocimientos generales”. Cuando se hace referencia a seres con capacidades excepcionales se hace alusión a personas que generalmente presentan un nivel intelectual muy superior.
“Por otro lado, está el término persona con talentos excepcionales, que hace alusión a un alto potencial, específicamente en un campo particular. En este caso, puede aparecer en una o varias esferas y procesos del desarrollo, por ejemplo, para el deporte, para dibujar o para tocar un instrumento”, explica Herrera.


Lea también: Vivir a lo 'millennial', los retos laborales que enfrentarán estos jóvenes

No es solo la inteligencia, también su coraje, organización, disciplina y motivación, han sido las claves para llegar a ser estudiantes excelentes, por ello han obtenido logros y reconocimientos a escala nacional e internacional. Conozca algunas mentes brillantes de las universidades de Cali.

El duro de las matemáticas
Egresado en matemáticas

Sebastián Muñoz,

Foto: Especial para El País

Sebastián Muñoz, egresado de Matemáticas de la Universidad del Valle, fue admitido en la Universidad de Chicago. En quinto semestre ocupó el primer lugar, cinco en promedio, entre todos los estudiantes de Matemáticas de la Facultad de Ciencias Naturales y Exactas de Univalle y recibió la distinción oficial otorgada por el gobernador del Valle del Cauca, en ese entonces, Ubeimar Delgado y la Fundación Universidad del Valle por tener el promedio más alto de su facultad.

Sebastián insiste, sin embargo, en que no es ‘genio’ a pesar de haber sido el primero en la lista de admitidos por la Univalle y de ocupar el tercer puesto a nivel nacional en las pruebas Icfes, con un promedio de 88,23.
Al finalizar su carrera, uno de los logros más importantes, es que su tesis fue laureada. También, ganó la beca Chepe Escobar a la Excelencia en Matemáticas, obtuvo calificación 5.0 en todas las asignaturas de matemáticas y física.

También recibió medalla de plata en el concurso Internacional de Matemáticas para estudiantes Universitarios (IMC 2017), fue el concursante con la mejor clasificación del equipo colombiano y obtuvo la mayor puntuación en la competencia. “A nivel universitario es la competencia internacional de matemáticas más grande del mundo, es organizada por el University College London y participan estudiantes de muchos países”. Además de los contenidos básicos de la carrera, tiene cuatro cursos de posgrado: Teoría Espectral, EDP, Algebra II, y Teoría Algebraica de Números. Maneja el inglés. En el Toefl iBT tuvo un puntaje de 118 sobre 120, lo que lo ubica en el máximo percentil.

Pilosa ingeniera mecatrónica
Diana Ramírez

Diana Ramírez, profesional de ingeniería mecatrónica en la Universidad Autónoma de Occidente

Foto: Especial para El País

Oriunda de Pasto, Diana Victoria Ramírez terminó su carrera profesional de ingeniería mecatrónica en la Universidad Autónoma de Occidente en noveno semestre, gracias a que homologó inglés al inicio de su carrera. Inició sus estudios universitarios a los 15 años. “Escogí esta carrera porque para mí representaba un reto, siempre supe que en lo que decidiera estudiar iba a dar lo mejor de mí y escogí la Ingeniería Mecatrónica porque es muy versátil, una sinergia de varios campos de conocimiento y me permitiría conocer la forma en la que funcionan muchas cosas que están a nuestro al rededor hoy en día, ya que vivimos rodeados de tecnología”, cuenta.

Por su trabajo de grado fue ganadora de una beca para realizar una pasantía de investigación en Suiza en la Haute École d'Ingénierie et de Gestion du Canton de Vaud (Heig-Vd) donde estuvo cuatro meses. “Ha sido de las mejores experiencias que he tenido”, comenta.

En su colegio fue el mejor Icfes y fue el segundo puesto a nivel nacional. Ya en la universidad, a lo largo de la carrera desempeñó varias funciones, primero como monitora del laboratorio FabLab y luego del programa Pilos. Su promedio acumulado es de 4.5 y su trabajo de grado es sobre el modelado computacional del comportamiento de células madre en un parche impreso en 3D para la regeneración del miocardio infartado.

Si se trata de un talento excepcional, se emplean test de aptitudes específicas.
El proceso de valoración de las habilidades debe centrarse en el área que se considera puede ser un talento excepcional.

Entre los tres primeros de la U
Cristian Restrepo

Cristian Restrepo, estudiante de ingeniería de sistemas en la Universidad de San Buenaventura de Cali,

Foto: Especial para El País

Actualmente, Cristian Alfredo Restrepo Madriñán está en México ya que se ganó la beca de movilidad con Alianza Pacífico, gracias a su estudio y dedicación. Tiene 21 años, estudia ingeniería de sistemas en la Universidad de San Buenaventura de Cali, está en octavo semestre y eligió su carrera porque siempre estuvo rodeado de tecnología, descubriendo así su verdadera pasión.

“Mi papá también es ingeniero de sistemas y me enseñó todo lo que tiene que ver con el hardware, es decir, si algún computador llegara a fallar él sabía cuál podría ser la causa de ello. También me enseñó a armar un computador y cosas así, pero nada de programas. Ahora estudio la parte del software”. Al momento de entrar a la universidad su hermana ya estaba estudiando en la Javeriana, por eso buscó becas en las principales universidades para poder ayudarle económicamente a su padre. En la misma institución de educación superior en la que estaba su hermana, Cristian, aunque en el Icfes obtuvo el puesto 21, quedó en el segundo lugar y no ganó la beca. “Pero en la San Buenaventura sí la gané, entonces inicié mi carrera y cada semestre tengo que mantener mi promedio (4.5). Hasta ahora lo he hecho. Siempre he estado entre los primeros tres puestos de toda la carrera, esto lo hago más que todo por beneficio económico, para ayudar a pagar mi matrícula”, cuenta Restrepo. Su rutina de estudio en casa es en la mañana o en la noche, a veces estudia solo, otras con su grupo de amigos. “Intento hacer mis cosas lo más pronto posible para ayudarles luego a ellos, lo hago porque me gusta y cuando estudio con ellos, hay cosas que repaso, ya conocemos nuestras falencias y las mejoramos juntos”.

Cristian nunca ha perdido una materia y se ha caracterizado por dar más de lo que le piden. “Investigo más, no desaprovecho el tiempo, no entrego un trabajo sencillo, trato de hacerlo completo, nunca me quedo con lo básico, voy más allá siempre”.

Número uno en todo
José

José Vicente Renjifo

Foto: Especial para El País

José Vicente Renjifo Ciocca domina el italiano, el inglés, el alemán y el español a la perfección. Inició su carrera a los 17 años y la finalizó a los 22, con un promedio acumulado de 4.82 ocupando el primer puesto entre los graduados de Ingeniería Civil en los últimos cinco años.

Su carrera le apasiona. “Siempre he tenido una gran afición por las vías, puentes, aeropuertos y estructuras en general y desde pequeño, al llegar a casa, recuerdo, dibujaba las carreteras con su respectiva señalización. Lo que quería, en efecto, era crear infraestructura, diseñarla. Por eso debía ser ingeniero civil”.

En repetidas ocasiones logró el mejor promedio entre los programas de pregrado de toda la universidad. Entre sus logros más destacados están: el reconocimiento ‘Mejor Saber Pro’ en ingeniería a nivel nacional. “Es el resultado del compromiso con la educación nacional, es el escenario para demostrar las competencias adquiridas en la universidad”, dice.

Se ganó la Beca a la Excelencia académica desde el 2012 hasta el 2015 consecutivamente; la Orden al Mérito Académico Javeriano; mejor promedio académico de todos los programas académicos de pregrado de la Universidad Javeriana, (2013-2014); Práctica Profesional Destacada: por haber logrado un impacto en la organización alemana Zublin AG; Beca Jóvenes Ingenieros. DAAD - Gobierno Alemán (2015-2016); Distinción Honor Roll – Colegio Colombo Británico, por haber permanecido en el cuadro de honor de forma ininterrumpida; Excelencia con Distinción ‘cum laude’ - Diploma di Licenza, Italia.

Médica y docente
Médica y docente

Laura María Parrado Sánchez

Foto: Especial para El País

Laura María Parrado Sánchez estudió medicina en la Universidad Icesi. En el 2016 ganó el reconocimiento de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina, Ascofame, al ‘Mejor Médico Interno de Colombia’. Inició sus estudios universitarios a los 18 años y se caracterizó por ser una estudiante comprometida. Laura fue el mejor Ecaes de Medicina de la Universidad Icesi en el 2017 y con tan solo 24 años ya es docente de dicha institución. “Afortunadamente mi familia siempre ha apoyado todos los procesos académicos. Desde el colegio mis hermanas y yo tuvimos dedicación, disciplina y mucho amor por la lectura, algo que considero determinante”, cuenta Parrado.

Hoy está cumpliendo un sueño: “me brindaron la posibilidad de vincularme con la universidad como docente, después de graduarme y no dudé en tomarla. Hacer docencia es algo que me apasiona, me encanta impartir conocimiento, compartir lo que sé y mis experiencias. Quiero seguir el camino de muchos profesores míos que han optado por la docencia como una carrera alternativa o como un complemento”.

Durante sus días universitarios asistió a todas sus clases con el fin de sacarles el mayor provecho posible. En casa destinaba dos horas de estudio independiente, en las que resolvía las dudas que le habían surgido durante el día. Aunque su promedio durante toda la carrera estuvo sobre 4.0, Laura no estaba pendiente de él. “Simplemente me aseguraba de sacar buenas notas, pero el promedio no era mi principal interés”.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo




Powered by