familia
San Basilio del Palenque: un patrimonio cultural por descubrir

San Basilio del Palenque: un patrimonio cultural por descubrir

Un camino destapado y rocoso rodeado de casas sencillas “hechas a mano” se divisa desde los jeeps que hacen el recorrido diario a uno de los lugares más importantes del continente. A tan solo 64 kilómetros de distancia desde la histórica Cartagena de Indias, se ubica ‘la pequeña África’ de Colombia: San Basilio de Palenque.

Por medio de diferentes rituales, creencias religiosas y fuertes tradiciones culturales, los palenqueros han conmemorado más de 300 años de libertad, posicionándose como el ‘primer pueblo libre de América’, es decir, el primer territorio que clamó libertad tras los años de esclavitud que se vivieron en el continente.

Este corregimiento, uno de los lugares más ancestrales del país, ha tenido grandes reconocimientos por su riqueza cultural. Sin embargo, no encabeza las listas de atractivos turísticos nacionales ni su historia ha estado presente en los libros de educación de los niños colombianos.
Es por esto que, Claudia Marcela Arias Mejía, diseñadora gráfica y estudiante de la maestría en Educación de la Universidad Nacional de Colombia, decidió visibilizar la historia y los personajes inéditos que se esconden tras los cánticos y rituales de San Basilio, por medio de su ‘Maleta didáctica Benkos Biohó’, en la que compiló varios materiales educativos que hablan desde el origen de los palenqueros hasta los ritos fúnebres de la región.

Lumbalú: la fiesta fúnebre bailable

Una de las tradiciones más significativas para los palenqueros es el ‘Lumbalú’, el ritual fúnebre que le da el último adiós a quienes fallecen, con nueve noches de velorio y fiesta ancestral. Distante a las costumbres más conocidas, en San Basilio se despide a los fallecidos con tambores, cánticos y danzas tradicionales.
La investigación realizada por Arias, la llevó a conocer de cerca este ritual y a narrar con imágenes e historias el ‘Lumbalú en Palenque’, como tituló la cartilla en la que revive y cuenta la tradición de una manera visual, sencilla y didáctica.
Las primeras páginas de su cartilla las dedicó a explicar ‘los lecos’, esos sonidos de dolor y angustia que las mujeres cantan en el pueblo para anunciar el fallecimiento de algún ser querido. Mientras entonan los lamentos, van mezclando sus rimas con el nombre del difunto, a la par que se va preparando el cuerpo para los próximos días ceremoniales.
Pasa una semana de velorio y en el noveno día se prepara el espacio de manera especial. Resuena el ‘pechiche’ (tambores) que va interpretando el jefe del cabildo, mientras los seres queridos le dan el último adiós y danzan alrededor del difunto a igual que le dan la bienvenida a la ‘nueva vida’ que comenzará.
Termina el documento contando que, según algunos palenqueros, los muertos deben saciar sus necesidades terrenales, por lo que procuran dejarles platos de comida para alimentar a sus seres queridos que los visitan desde otra dimensión.

San Basilio, un territorio con 3500 habitantes, ha luchado incesablemente por su independencia en normas, costumbres, y modos de vida afro. Es uno de los pueblos más autóctonos de toda Colombia.

Una historia de libertad: el origen del Palenque

Como esta, varias historias recobran vida en la segunda cartilla realizada por Claudia Arias: ‘Una historia de libertad’, el producto en el que cuenta cómo nació San Basilio del Palenque desde sus raíces.
“La historia del Palenque de San Basilio es heroica y llena de sacrificios, es la lucha de un grupo de hombres y mujeres esclavizados por la corona española en Cartagena durante el siglo XVI”, narra Arias en su cartilla.
Bajo el objetivo de reivindicar el valor de la historia en las aulas de clase, la investigadora menciona también a ‘Benkos Biohó’, como ha llamado su maleta didáctica en honor al esclavo que lideró la revolución cimarrona de los palenqueros y quien se posicionó como el personaje de la historia de San Basilio.

Cuenta la historia que gracias a la lucha de Biohó, en 1603 el gobernador Gerónimo Suazo firmó la capitulación de paz para que, un siglo después, en 1713, se emitiera el decreto real del Rey de España declarando el Palenque libre de esclavitud.
Y es que son tantas las costumbres ancestrales que cobran vida en un territorio reconocido como afro-colombiano, que fue declarado en el 2005 como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco.
Pero sus costumbres no se quedan únicamente en los rituales y cánticos. Su forma de vida es comunicada en ‘lengua palenquera’, un dialecto criollo que remonta sus orígenes a los años 1600, tiempo en el que los esclavos mezclaban sus lenguas para que no les entendieran y pudieran hacer planes de escape.
Se dice que este lenguaje autóctono y propio es una mezcla del castellano, el portugués, el inglés, el francés y las lenguas africanas bantú y pingui. Y a pesar de que el castellano sea predominante en el país, ellos tienen una de las más de 69 lenguas nativas que existen y se hablan en Colombia.

La música: lo autóctono de la región

En San Basilio, los ritmos, sonidos y movimientos hacen parte del día a día entre la comunidad que destaca el valor de la música para su cotidianidad. Es por esto que la docente e investigadora creó otro de los elementos que más resalta en su maleta didáctica: la creación de un juego de mesa que recrea el valor de los instrumentos musicales en San Basilio del Palenque.

En el juego, se identifican instrumentos como la marimbula o la marimba, los tambores, la sanza, entre otros, con los que pretende enseñarles a los niños cuáles han sido los instrumentos más importantes que resuenan por las calles, casas, celebraciones y ceremonias de los palenqueros.
El marimbolo, por ejemplo, corresponde a los instrumentos que, tanto en África como en América representan gran parte de su cultura.


Inicialmente, en el continente africano eran reconocidos como ‘lameláfonos’, pero luego se fue difundiendo por otros países y su morfología y nombre fueron variando; pero desde La Habana hasta África, ha sido un instrumento de representación étnica y cultural.
Todos estos materiales didácticos que constituyen la maleta, buscan reconstruir la identidad de los palenqueros desde sus costumbres hasta sus modos de vida. Para Claudia Arias es fundamental la visibilización de la ancestralidad de estos pueblos en la educación contemporánea colombiana. Por eso, el material que construyó está dirigido a estudiantes de secundaria de colegios convencionales en los que no se enseñe la importancia e historia de este pueblo.

“Los colegios de la región trabajan etno-educación y ellos saben perfectamente cuáles son sus rasgos identitarios. Por eso, las cartillas y el juego tienen como público objetivo niños de 9° a 11° de secundaria que no pertenezcan a comunidades afro ni a planes etno-educativos”, indicó la investigadora.

San Basilio, un territorio con 3500 habitantes ha luchado incesablemente por su independencia en costumbres, normas y modos de vida. Es uno de los pueblos más autóctonos de Colombia y aun así no ha sido un atractivo representativo para el país, es por esto que es importante crear proyectos que visibilicen la historia y cultura que se esconde tras la autenticidad del pueblo.

Durante el proceso investigativo, Arias encontró que “San Basilio tiene una estructura muy sólida en historia y narrativa; además del ecosistema cultural tan completo y bien documentado que tiene”.

Bajo un sol radiante se ubican las palenqueras vendiendo dulces típicos por las calles de la región. Mujeres trenzando sus cabellos explican a los turistas que las rutas de escape en tiempos de esclavitud se dibujaban en las cabezas de las mujeres por medio de las trenzas. Hombres orgullosos de su tierra caminan por la plazoleta y se ofrecen para dar tours por el pueblo. “Asina ria” (buenos días) dicen para saludar a los turistas mientras van narrando la historia de un pueblo que no se ha dado por vencido buscando la libertad.

San Basilio de Palenque fue declarado en el 2005 como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by