familia
Sexo tántrico: la guía básica para entenderlo y practicarlo

Sexo tántrico: la guía básica para entenderlo y practicarlo

El sexo tántrico es una forma de explorar la sexualidad en conexión con la espiritualidad. Es una herramienta que aumenta la conexión entre las parejas, sobre todo las que han caído en monotonía.

El rejuvenecimiento, la vitalidad y la sanación de diversos bloqueos son algunos de los beneficios que se logran con las técnicas sencillas y a la vez poderosas que se reúnen en la fórmula Ipsalu (un enfoque práctico para lograr la felicidad en el cuerpo), entregada por medio de talleres que han transformado a miles de personas en Estados Unidos, Europa y en crecimiento en América Latina.

Pero, ¿qué es exactamente el sexo tántrico o ‘megasexo’? María Lucía Tarazona, una instructora caleña que se ha especializado en el tratamiento del ser y de la técnica tántrica explica que “el megasexo es una forma de explorar nuestra sexualidad desde otra dimensión, uniendo mente y espíritu. Es una manera de indagar la sexualidad entendiendo que la energía sexual es nuestra mayor fuente de poder creativo”.

Normalmente, las personas relacionan el sexo con reproducción o placer, pero olvidan que la respiración y la conexión de alma con la pareja son elementos claves a la hora de elevar el placer a un nuevo nivel.

La respiración

“En el ‘megasexo’ abrazamos la sexualidad, conectándonos a través de la respiración”, dice la especialista. Es una llave que nos lleva a otro tipo de conexión, añade.

En el sexo tradicional la respiración es jadeante, agitada y entrecortada y, por consiguiente, hay tensiones en los músculos haciendo que la relación solo se base en la genitalidad. Esto hace que solo se goce de una pequeña parte del sexo, explica Tarazona.

La meditación permitirá desbloquar la mente y el cuerpo. Esto se logra con las técnicas tántricas, que brindarán un estado de paz interior”,
María Lucía Tarazona,
facilitadora tántrica.

Dado que el sexo tántrico es una práctica que muchos desconocen, diferentes escuelas tántricas ayudan a descubrir las técnicas y a vivir experiencias con esta actividad oriental. Sobre esto hay mucho escrito pero cada persona puede llevarlo a cabo de una forma distinta: desde la más ortodoxa hasta la más occidentalizada.

Para practicar esta disciplina, no hay un límite de edad. Estas técnicas tántricas benefician a las personas desde lo físico. Las personas sienten un bienestar corporal porque las técnicas de respiración cambian la química del cuerpo, aumentando la producción de dopamina, oxitocina y serotonina, sustancias que generar una sensación de vitalidad en el cuerpo.

A nivel psicológico, un bloqueo emocional por trauma, ira o dolor del alma, puede aparecer e inhibir el desarrollo sexual de la persona. Para liberar esto, se debe trabajar con el cuerpo y sensibilizar todos los sentidos, no solo los obvios.

¿Se puede alcanzar dicha conexión sin tener pareja?

La conexión que se logra a través del megasexo es algo que trasciende lo corporal y lo físico, por ende es importante que haya una conexión más allá de lo normal. “Cuando se practiquen estas técnicas es necesario que las dos personas estén sincronizadas, es decir, que manejen su respiración y creen un vínculo que los lleve a la intimidad, y esto se da cuando dos almas están involucradas. Para que esto funcione, los involucrados deben estar en la misma ‘órbita’”.

Aprender sobre sexo tántrico es de gran ayuda para abrir la mente de las personas que piensan que el sexo es solo, o sobre todo, penetración.
Para las personas mayores, y quienes sufren problemas fisiológicos es una alternativa para explorar un placer diferente. Es allí cuando el ‘megasexo’ utiliza técnicas tántricas que ayudan a despertar todos los sentidos y llevarlos al extremo.

Una de las ventajas de indagar otras formas de sexo es que la persona no se vuelve predecible, permitiendo la exploración del cuerpo. Invita a la pareja a no darlo todo por sentado, a aprender, a explorar, a conocerse mejor y a entablar una relación más profunda, significativa y duradera.

María Lucía Tarazona estará brindando en Cali talleres para el conocimiento de técnicas tántricas. Más información en: www.bymarialu.com

Asimismo, al llevar el cuerpo y la mente a un ambiente de paz, las personas podrán sentir su cuerpo relajado y es cuando durante el sexo tántrico se sentirá maximizado cada movimiento, mirada, abrazo, beso y caricia. El sexo tántrico es como una danza: hay que coordinarse para llegar al equilibrio.

Consejos prácticos

1. Abrir la mente: en muchas ocasiones las personas no experimentan nuevas cosas, ya sea por el prejuicio o por mitos. Para abrir la mente, acepte que le queda mucho por aprender. Investigue, lea sobre sexo tántrico o permítase vivir la experiencia de un taller de esta clase.

2. Practicar la presencia absoluta: una manera simple es conectarse con su pareja, brindándole toda su energía a él o ella. El ritmo de vida actual, el trabajo, el afán, el trancón, no permiten enfocarse en dar atención total y plena al otro. Esta conexión de atención le ayudará a vincularse de alma con su pareja.

3. Cuerpo activo: es necesario darle vitalidad al cuerpo. Procure practicar una disciplina que le permita gozar de buena energía y buen estado físico. El ejercicio puede elevar el apetito sexual y ayudarle a liberar toxinas para activar el cuerpo y mantener una sexualidad sana.

4. Alimentar el espíritu: las técnicas de respiración son vitales. A través del Tantra kriya yoga se logra una reactivación de la energía sexual. Este se basa en la afirmación de que la energía de las hormonas de las glándulas sexuales son las que ponen en funcionamiento el resto del sistema corporal.

5. Conexión simple: las personas deben vivir para ser felices. Al apreciar las cosas simples de la vida, la conexión con usted mismo y con los demás cambiará. La sexualidad tiene que ver con la forma en que las personas experimentan la vida. Hacer el amor a la vida es el mejor lema.

La experiencia

El sexo tántrico es una forma de realizar el acto sexual basada en el Tantra, un conjunto de textos y rituales religiosos esotéricos budistas e hindúes en los que el dios Shiva explica la filosofía del ritual tántrico. Este incluye la práctica del sexo consciente como camino para potenciar la sensibilidad humana y focalizar toda la energía en una satisfacción mutua.

En las sesiones de Tantra, las personas aprenden a respirar, a calmar estados de ansiedad, a superar inseguridades y a liberar todo su potencial creativo.

Con el tantra es posible aprender a dirigir la energía, a enfocarla e incluso a llegar al orgasmo sin estimulación manual y sin penetración. Si ese gran efecto se logra sin contacto, imagine los efectos que puede tener si se integra este conocimiento a la relación sexual genital de la pareja en su vida cotidiana.

Las parejas, al aprender a conectarse mejor, a admirar el cuerpo de su pareja, a reconocerse, a prestarse atención, a sentirse, a percibirse no solo física sino energéticamente, pueden crear una nueva realidad en sus vidas.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by