familia

Siete charlas sobre sexo obligadas para toda pareja

Las parejas que discuten sobre temas complejos relacionados con el sexo son diez veces más propensas a tener una relación feliz que quienes los esquivan o ignoran. Así lo asegura un estudio de Joseph Grenny, coautor del libro ‘Crucial conversations’. Lea también: Diez reglas de oro en la cama, tome nota

En eso coincide la sexóloga brasileña Flavia Dos Santos: “Toda pareja tiene que hablar antes que todo de sexo. Es muy curioso que las parejas pueden hablar de varios temas, de los problemas de los hijos, de las cuentas, pero el tema de la sexualidad es un tabú en el cuarto, es como un elefante blanco y ambos hacen de cuenta que no existe”.

“Hablar de sexo no es hablar de una película porno, es decir cómo me gusta ser estimulado, cuál es la frecuencia en la que me gusta tener sexo, si estoy satisfecho sexualmente, si estoy gratificado, si creo que los preliminares están cortos o están largos”, agrega la experta. Y hay que tener esa conversación “no como una forma de crítica o cobranza sino como un punto fundamental para que ambos se sientan cómodos y gratificados sexualmente”, explica.

Aparte de la infaltable conversación de sexo, hay que hablar temas como la plata y los cuidados de los papás en el futuro. “Muchas parejas se casan y cada uno tiene una idea de cómo va a ser el manejo de la tercera edad de sus papás. En determinado momento cabe preguntarse: ‘¿Qué has pensado tú si en un futuro tus papás o nuestros papás necesitan de cuidado y se quedan sin en donde vivir?’”, advierte la sexóloga. Según ella ese “es un tema de cuidado y muy sensible, porque suele destruir matrimonios, pues cada uno suele tener ideas distintas y nunca se ha hecho un acuerdo en cuanto a eso”.

Acá, siete temáticas que toda pareja debe tratar, para que su relación salga avante.

Hablar: De lo que ambos sienten

“La sexualidad hace parte de la vida de pareja y si no se habla de lo que se siente, se acumulan frustraciones, malgenio, depresión y hasta rencores, y empiezan a manifestarse los problemas en otras áreas de la relación”, dice Frauky Jiménez Mazo, psicóloga clínica.

A veces, las parejas son muy tímidas, otras, les da miedo herir los sentimientos del otro, por eso callan. Pueden tener confianza y ser cómplices en otras áreas, pero de lo sexual no se atreven a hablar hasta que llegan a una terapia sexual o uno decide separarse”.

Los límites: y libertades

Aunque la experimentación sexual puede ser saludable, hay que establecer con la pareja hasta dónde se está dispuesto a llegar para evitar situaciones que puedan resultar incómodas o hirientes. Si se comienza una relación con poca información sexual o teniendo fuertes opiniones sobre lo que es “normal”, las cosas pueden resultar mal.

Es mejor hablar a carta abierta sobre las preferencias de cada uno en materia sexual, problemas que se tengan, para llegar a acuerdos de los límites y libertades.

Los problemas: tienen solución

No llegar al orgasmo o que su pareja termine de forma prematura, son temas delicados, pero no deben ser abordados en la cama. Pídale sutilmente al otro que se tome su tiempo para complacerlo o déjele saber lo mucho que disfruta del foreplay (juego previo).

Si el problema persiste, se debe buscar el momento y el espacio apropiado (ojalá fuera de casa) para tratar el tema. Un tema que no se les debe escapar es sobre los métodos de protección y sus estándares para tener sexo seguro.

De todas maneras, no se debe asumir que la pareja garantizará exclusividad. Busca un momento íntimo en el que ambos estén sobrios y hablen sobre ese aspecto.

Mejorar: en lo sexual

Se recomienda tener esa conversación franca antes de estar con su pareja en una situación sexual, para actuar de acuerdo con sus propios límites y preferencias.

Es válido, ya pasados unos meses, tener otras conversaciones que puedan incluir mejorar la experiencia sexual. Es necesario expresarle a la pareja cómo se siente cuando lo toca en un lugar específico o de cierta manera, lo que usted quiere hacer, compartir con este una fantasía sexual. Todo eso hará la experiencia más placentera.

Y aunque es importante saber decir “no” a algo que le pueda resultar incómodo, procure ser positivo acerca de lo que le gusta y dirija a su pareja, sutilmente, para que esta sepa con certeza sobre sus deseos y lo que le satisface.

Ejemplos de cómo hablar de sus preferencias, de manera que no resulte negativa o agresiva, son: “Me gusta cuando me tocas así”, “Me pongo muy sexy cuando me muerdes el cuello”, “Soy muy sensible en ese punto, para que me toques de esa manera ahora mismo. ¿Me puedes tocar así?”. Se vale indicarle a la pareja cómo tocarlo, de manera que parezca un juego sexual y amoroso.

El manejo de: Los celos

“Como seres humanos estamos diseñados para sentir celos, lo mejor de sentirlos es utilizarlos a favor y eso es bueno, porque te da un indicativo de que amas a tu pareja, o lo mucho que la necesitas, o lo mucho que te da rabia cuando la ves con otra persona”, dice Cristian Cipriani, autor junto a Andrea García del libro ‘Personalidades morbosas’. Dice que los celos deben ser utilizados en forma positiva, no como algo destructivo, de venganza o de reclamo.

Son ayudas que sirven para sentir esa necesidad incalculable de conquistar siempre a la persona que amas. Nos acostumbramos a vivir en rutina y cuando vemos que nuestra pareja es apetecida por otro, viene la alerta. Los celos pueden ser un tema divertido, hasta excitante, pero hay que utilizarlos con inteligencia y hacer que sirvan para recuperar la pasión.

Los juguetes: Para dejar la rutina

Experimentar es bueno y hacer uso de un juguete sexual en pareja es una forma de conocer más sobre nuestros cuerpos. Pero según los expertos es necesario introducir el tema con cuidado y de tal forma que dé curiosidad para que la otra persona no termine rechazando la propuesta o sintiéndose incómoda.

Los expertos recomiendan que si uno de los dos conoce poco sobre juegos sexuales, debe preguntarle abiertamente a su pareja todo sobre ellos y visitar juntos un sex shop para aclarar mitos y verdades. Siempre quien propone debe respetar el concepto de su pareja de querer o no usar determinado juguete, de lo contrario, todo desencadenará en problemas.

Los expertos sugieren ser creativos con cosas que se encuentran en la casa. Para realizar estimulación táctil se recomienda utilizar diferentes telas y texturas. Se puede alternar entre una tela que raspe un poco y algo más suave que de cosquillas y que ponga los pelos de punta.

Otros temas: que no pueden faltar

Otros temas, que no necesariamente son sexuales, pero que es importante tratar en pareja, son los proyectos que cada uno tiene para sí mismo. La comunicación en pareja se bloquea por no aclarar esos temas. Lo primero es hablar sobre la historia de cada uno y sobre la familia de cada uno, conocer sus deseos y sueños. Hablar sobre proyectos posibles en conjunto.

Conocer qué aspectos personales o actitudes de cada uno le atraen o le generan más rechazo al otro. Por supuesto, hablar sobre la sexualidad que están teniendo y formas de mejorarla. Preguntarse qué cosas habría que mejorar en la pareja para estar mejor. Aclarar malentendidos o temas que no hayan quedado claros para alguno, reformularlos y conversarlos nuevamente.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by