judicial
Así es el mercado de las armas de 'mentira' con las que cometen atracos reales en Cali

Así es el mercado de las armas de 'mentira' con las que cometen atracos reales en Cali

Entre el 24 y 25 de enero de este año por el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón ingresaron 4500 armas de fogueo en tres cargamentos, los cuales tenían como lugar de procedencia Estambul, Turquía.

La cifra es de la Dian, que a través de la Dirección Seccional de Aduanas de Cali, dio a conocer que el ingreso de la mercancía fue atípico debido a que para entonces el aeropuerto El Dorado, por diferentes motivos, no podía recibir las cargas y por eso los importadores ingresaron las armas por la terminal aérea de Palmira.

Las pistolas de fogueo, como se le conoce en el mundo comercial, no disparan ningún tipo de proyectil como las de verdad, pero al accionarlas sí suenan similar a una real, gracias a que los cartuchos contienen pólvora que al apretar el gatillo genera ruido y un fogonazo (llama instantánea) en la boca del cañón.

Dos de los tres cargamentos fueron hechos por una persona autorizada para importar, mientras que el tercero fue una sociedad. Una carga contenía 3040 armas; otra 1320 y la última 140.

En total, según datos de la seccional de la D ian, este año se han nacionalizado (legalizar la mercancía en Colombia) ocho cargamentos de pistolas de fogueo (siete fueron despachados desde Turquía y uno desde Italia) con un valor comercial cercano a los $830 millones (US$ 274.469).

Aunque es muy difícil lograr establecer si todas las armas que entraron en enero pasado al aeropuerto están en las calles de Cali, lo que sí es real es que comprar una pistola de fogueo (solo emite sonido como una real) o una neumática (sonido y expulsión de balines o proyectiles de goma) es tan fácil que hasta los delincuentes están utilizándolas para cometer robos.

En noviembre pasado, la Policía registró cuatro asaltos donde los ladrones fueron detenidos con estos elementos (ver nota anexa). En octubre se presentaron dos hechos; en septiembre tres; en agosto uno; en julio y junio dos, respectivamente.

Adquirirlas es como ir al supermercado y pagar por una libra de carne o de pollo: el producto, de todas las clases, está exhibido en una vitrina al servicio de los clientes.

Gráfico armas de mentira en Cali

Así lo pudo confirmar este diario a través de un recorrido por diferentes negocios del centro y sur de la ciudad. Incluso, existe una bodega donde solo se llega con la guía de un vigilante de seguridad privada.

Un joven, al otro lado de la vitrina de su negocio en la Avenida Pasoancho, dice que ofrece de todas las marcas de armas, entre ellas las más conocidas como Beretta, Walther y Glock.

“Esta se la puedo dejar en $420.000 y dispara 22 balines de acero, suena como las reales. Si necesitas de fogueo te ofrezco varias, entre esas este revólver al que le caben seis balas, te lo puedo dejar en $580.000 con papeles y una caja de 50 tiros”, relata el vendedor.

Los tiros a los que hace referencia el hombre son unos casquillos, sin proyectil, que al accionar el artefacto hacen que suene como un arma real.

Continúa ofreciendo su producto: “te la entrego con factura, manifiesto de importación, carné de deporte (así no haga parte de una asociación de tiro y caza como lo sugieren las autoridades) y una factura. Si te para un policía siempre te la va a querer quitar si la llevás en la cintura, pero eso depende de vos si te dejás amedrentar de ellos”.

De la pared, donde tiene colgadas las armas, saca una pistola que le llama ‘traumática’ (para la Policía clasificada entre las neumáticas). Su valor: $900.000.

“Cuando apretás el gatillo sale una bala de caucho negro que a 15 metros puede partir una botella de vidrio, funciona igual que una de fogueo y te la entrego con 25 balitas. Es más costosa por el proyectil de goma, la sola caja de 50 tiros vale $190.000”, cuenta el hombre.

La venta de estas armas, cuya importación y posterior comercialización no es restringida por el Gobierno, es masiva en el centro de la capital del Valle, en especial en la Carrera 5 entre calles 15 y 16. Hasta una mini uzi de balines de acero comercializan por $620.000 a plena luz del día.

De cinco negocios visitados en esta zona de la ciudad, dos llaman la atención por la variedad de pistolas de fogueo y neumáticas, algunas con partes doradas. También se venden rifles de caza cuyos precios sobrepasan el $1.000.000 y pueden alcanzar un objeto a 15 metros de distancia.

Una persona vestida de civil, que dice ser policía, compra seis cartuchos de ocho milímetros para una pistola de fogueo que tiene.
“Uno para el susto y cinco para el hombre”, afirma en tono de broma el oficial al tiempo que dice cargar en su vehículo un rifle de caza que trabaja con diábolos (pequeñas balitas de acero).

El negocio de la venta de estas armas es tan grande que ya hay bodegas para comprar al por mayor en el centro. Por medio del vigilante de una empresa de seguridad privada El País llegó a una que funciona en el sótano de un reconocido centro comercial.

La dueña del negocio dice que las pistolas de fogueo las puede dejar en $400.000 cada una, es decir, si alguien lleva una docena, la comerciante gana $4.800.000. Las más vendidas son la marca Ekol en sus modelos Magnum y Compact.

Aparte de la similitud que tienen estas armas con las de verdad, para el sargento Luis Fernando Hernández Colorado, intendente jefe del almacén de armería de la Policía de Cali, la utilización de estos elementos para robar se debe a unas razones de fondo que el delincuente conoce.

“En caso de que lo capturen robando solo le podrían incautar el arma e imputar el delito de hurto u otro diferente, depende de lo que haya hecho, no el de porte ilegal de armas de fuego”, expresa el Sargento.

Explica que la persona no la puede llevar en la cintura, sino en un maletín o guantera del carro con su respectiva caja; debe portar los documentos de compra y tenencia y no hacer mal uso de estas amenazando o generando pánico en las calles.

Este año, la Policía de Cali ha incautado 75 armas de fogueo, mientras que en 2016 se decomisaron 125 pistolas de este tipo. Las armas más incautadas son de las marcas Ekol, Zoraki y Bruni.

Casos: con una pistola de fogueo se quisieron robar un vehículo en Cali

La delincuencia no le teme a nada. Con armas de fogueo o neumáticas los ladrones están robando en las calles de Cali principalmente celulares y motos. Sin embargo, en una oportunidad se robaron un carro usando estas pistolas. Así lo demuestran reportes de la Policía entre junio y noviembre de este año, consignados en boletines enviados a medios.

* 15 de noviembre. En la Calle 66 con Carrera 1 fueron capturados tres hombres de 20, 21 y 30 años, quienes hurtaron con arma neumática, réplica en tamaño a una Sig Sauer SP2022, una camioneta marca Renault, línea Duster, color blanco, avaluada en $60.000.000 (recuperada), 2 celulares y 1 Avantel marca Motorola, referencia i335, avaluado en $200.000 (recuperado).

* 22 de octubre. En la Carrera 104 # 26P-22, barrio Alfonso Bonilla Aragón, fueron detenidos un hombre de 19 años y una menor de 17. Hurtaron con arma de fogueo marca Ekol Firat Magnum una motocicleta Yamaha RX-115, modelo 2006 (recuperada), avaluada en $4.800.000.

* 15 de septiembre. En la Calle 9 con Carrera 13, barrio San Bosco, fue capturado un hombre de 18 años, quien hurtó con arma tipo revólver de fogueo, niquelado, un teléfono celular marca Huawei, color negro, avaluado en $900.000. Además, una argolla de matrimonio en plata y oro, avaluada en $500.000 (recuperados).

* 23 de septiembre.
En la Calle 70 con Carrera 23 fue capturado un hombre de 20 años, quien hurtó en modalidad atraco, con arma neumática, una motocicleta marca Yamaha DT-125, avaluada en $7.500.000 (recuperada).

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by