judicial
Fallos judiciales revelan que los peores enemigos de los niños están en casa

Fallos judiciales revelan que los peores enemigos de los niños están en casa

Lo dijo el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, el 80 % de los 22.519 estudios de violencia sexual realizados en 2017, corresponden a menores de edad.

La alerta que lanzó el Instituto señalaba que había 2530 víctimas de apenas 0 a 4 años de edad y 5283 entre los 5 y 9 años. Y el 90 % de los victimarios son familiares: padrastros, padres, abuelos, tíos y hermanos.

El último caso conocido, es el de la pequeña Karen Sofía Romero, de apenas 9 años, quien fue torturada, abusada y asesinada en Putumayo. Según las investigaciones, sería un familiar de la niña el responsable de este atroz crimen.

Pero casos como estos que no llegan a los medios de comunicación del país y del mundo suceden constantemente. Por eso, este informe recoge las últimas condenas que la Corte Suprema de Justicia dictó antes de salir a las vacaciones de fin de año y en las cuales los responsables son familiares o personas cercanas como profesores o vecinos.

De diez procesos en Colombia seleccionados, nueve fueron fallados el mismo día por la Sala Penal de la Corte y en todos la Corporación ratificó las condenas impuestas a los agresores, al no admitir las demandas de casación con las que buscaban ‘tumbar’ las penas.

Cifras en Cali

De acuerdo con la Secretaría de Salud Municipal, con 909 casos de abuso sexual contra menores de edad, con corte al 8 de noviembre, la capital del Valle cerrará el año con un considerable aumento de este delito. Según la entidad, en el 2016, las autoridades reportaron 834 casos.

Las cifras indican que el 82 % de los casos registrados durante este año en Cali se presentaron en niñas menores de 14 años.

La Secretaría de Salud también informó en su reporte que el 72 % de los casos de abuso sexual tienen como escenario el hogar de las víctimas y en un 54 % los hechos son responsabilidad de un familiar del menor de edad.

Pastor en la capital del Valle

Alexánder Álzate Pulgarín, líder espiritual de la iglesia cristiana Hosanna, ubicada en el norte de Cali, fue condenado en septiembre a más de 8 años de cárcel por abusar sexualmente de varias mujeres, cuando estas eran menores de edad. “El Juez 2 Penal del Circuito de Cali condenó al señor Álzate Pulgarín a 102 meses de prisión, por los delitos de orden sexual que cometió en contra de algunas jóvenes y niñas miembros de la iglesia. Aproximadamente doce niñas se pudieron identificar, cinco de las cuales acudieron a instancias judiciales, y esta condena es por los hechos cometidos contra dos de ellas”, explicó Gustavo Rodríguez, abogado de las víctimas. El hombre cometió el abuso, al parecer, como parte de un ritual para liberar a las menores del demonio.

Directivo de colegio

José Francisco Maestre Díaz fue condenado este año a 16 años y 6 meses de prisión por el Tribunal Superior de Valledupar, esto por acceder sexualmente a una estudiante de apenas cinco años y quien estaba en el Colegio Personitas.

Se comprobó que la niña fue abusada en un baño del colegio en varias ocasiones. Incluso tapándole la boca con cinta, según las denuncias de la mamá. Los hechos venían ocurriendo desde hace unos años atrás, de acuerdo a las investigaciones de las autoridades que llevaron el caso.

Su defensa intentó alegar que la Fiscalía no precisó su participación en los hechos, pero la Corte resaltó que la acusación, cuyos pormenores se omiten, fue detallada.

Hijo de la vecina

En 2010 la madre de la víctima se tuvo que desplazar a un centro de salud y dejó a sus hijas al cuidado de su vecina y madrina de matrimonio. Javier y Jorge Eliécer Bautista Osorio fueron condenados por el Tribunal Superior de Bucaramanga en marzo pasado, por abusar de una de ellas en varias oportunidades en el Carmen de Chucurí. Primero, Javier, hijo de la vecina, la tocó y la abusó. Luego, Jorge, en una fiesta de matrimonio, “requirió a la menor para que le alcanzara unos limones, razón por la cual ésta se desplazó hasta un cobertizo de la parte posterior de la casa, y allí fue violada”. Javier fue condenado a 17 años y 8 meses de prisión y Jorge a 16 años.

Lea también: Conmoción por asesinato de niña de 10 años en el Putumayo

Instructor de teatro

La Corte ratificó la condena de 17 años y 10 meses de prisión impuesta por el Tribunal Superior de Sincelejo en contra de Johan Alberto Cárdenas Gaviria, quien fue señalado de abusar a un menor de edad del grupo de teatro que Cárdenas lideraba.

Los hechos se dieron durante un viaje al municipio de Galeras.
El instructor abusó del joven en tres ocasiones bajo amenazas, según las investigaciones.

La Corte no encontró válidos los argumentos de la defensa: “(…) sin observarse la violación de derechos y garantías fundamentales que permitan superar sus defectos, la Sala la inadmitirá la demanda de casación presentada”.

Familiar y menor de edad

En otro fallo la Corte confirmó la condena impuesta a un menor de 17 años. La pena se produjo por el abuso de una niña de 13 años, hecho que ocurrió en 2015, en Barrancabermeja. El victimario era el sobrino del padrastro de la víctima y dormía en la misma habitación de la pequeña. Por ser menor, el joven fue condenado a dos años de prisión por la Sala de Asuntos Penales para Adolescentes del Tribunal Superior de Bucaramanga. La Corte dijo: “es palmario que no cabe ninguna consideración en torno a las circunstancias que rodearon la comisión de la conducta punible o el perjuicio que, seguramente, le va a irrogar al adolescente el cumplimiento efectivo de la sanción privativa de la libertad”

Victimario: padrastro

La Corte ratificó la condena de 8 años y 2 meses de prisión impuesta por el Tribunal Superior de Bogotá en contra de Jairo Fernando Hernández Ballesteros por violar, en múltiples ocasiones y con violencia, a su hijastra. El aberrante caso, cuyos detalles se omiten, señala que Hernández se aprovechaba de su rol para dormir con la niña y violarla a pesar de la resistencia de ella. Ante el temor de la niña por denunciar las violaciones siguieron y la menor quedó embarazada.

La Corte desestimó los argumentos de la defensa: “frente a las evidentes falencias de técnica presentadas en la demanda y sin observar la violación de derechos y garantías fundamentales que permitan superar sus defectos o hacer un pronunciamiento oficioso, la Sala la inadmitirá sin consideraciones”.

Contacto por internet

Diego Camilo Beltrán Valderrama fue condenado a 9 años de prisión por el Tribunal Superior de Bogotá, luego que contactara por internet a una menor de 11 años de edad y la indujera a prácticas sexuales como masturbación y toma de fotografías y video en ropa interior; así como de tocamientos.

La Corte dijo: “la Sala habrá de inadmitir la demanda que se examina, más aún cuando no se advierte que el recurso esté convocado a cumplir alguna de sus finalidades”.

Las autoridades en el país han aumentado los controles en internet, luego de evidenciarse casos como el mencionado. Incluso, se creo un grupo especial para detectar abusadores de menores que se escudan detrás de la web.

Vecino del sector

Se ratificó la condena de 14 años impuesta por el Tribunal Superior de San Gil a Raúl Gómez Corredor, quien abusó en 2008 de una menor de 12 años quien presentaba un ligero retraso mental. Los hechos se presentaron en una finca en Santander. La Corte validó los testimonios y pruebas periciales realizadas y comprobó que el agresor concurría a la zona como encargado de comercializar los productos agrícolas. “En ese orden de ideas, la sentencia no se fundó exclusivamente en prueba de referencia (…) en tanto los falladores acudieron a las pericias indicadas y el testimonio de la menor (…) pruebas que analizadas llevaron a los funcionarios a concluir que más allá de toda duda razonable, se demostró la responsabilidad penal del acusado por los hechos”, dice la Corte.

Esposo directora de jardín

La Corte confirmó este año la condena de 12 años impuesta a Pedro Pablo Gámez Escobar, esposo de la directora del jardín infantil en la capital del país al que asistía una menor de 6 años de edad.

La pena se dio porque el hombre en varias ocasiones tocó a la pequeña, además de besarla y quitarle su ropa.

Su defensa, en las audiencias, intentó cuestionar la entrevista que le hizo a la menor una investigadora del CTI pero la Corte lo rechazó.

“Además ninguna trascendencia tiene frente al sentido de la sentencia la supuesta mala práctica de la investigadora en la realización de la entrevista, como quiera que la condena se sustenta en el testimonio de la menor y no en esa”, dijo.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by