Mundo

Gas Natural Fenosa demanda a Colombia ante la ONU por liquidación de Electricaribe

Marzo 22, 2017 - 06:36 a.m. Por:
Agencias AFP / EFE
Sectores energéticos apoyan intervención a Electricaribe

La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios intervino a Electricaribe S.A. E.S.P. por la grave crisis financiera que padece la empresa.

Foto: Colprensa

Gas Natural Fenosa solicitó este miércoles de manera formal un arbitraje ante un organismo de la ONU, Uncitral, para que "se le devuelva" Electricaribe, su filial liquidada en Colombia, o se le compense con unos 1.000 millones de dólares.

En un comunicado, la empresa con sede en Barcelona, anunció que entregó "la documentación pertinente para el inicio del procedimiento arbitral ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional", Uncitral por sus siglas en inglés.

Una vocera de la compañía indicó a AFP que a última hora de la noche del martes en Bogotá (madrugada en España) se hizo la notificación al gobierno colombiano.

La semana pasada, la empresa con sede en Barcelona dijo que recurriría al CIADI, el órgano de arbitraje del Banco Mundial.

Finalmente ha optado por Uncitral, una opción "puramente técnica, que no cambia" el fondo de la demanda, según la vocera. 

El objetivo, explicó la empresa, es "que se le devuelva la compañía (Electricaribe) con un marco regulatorio viable", o en su defecto, "se le compense por un importe que se cuantificará en el curso del procedimiento, pero que, en base a valoraciones preliminares, superará los 1.000 millones de dólares".

No obstante, la empresa puntualizó que "mantiene su voluntad de continuar dialogando con Colombia para alcanzar un acuerdo que (...) le permita continuar operando Electricaribe".

A través de su filial (participada en un 85%), la multinacional española tenía más de 2,5 millones de clientes en siete departamentos del norte de Colombia, aquejados de numerosos cortes.

En un primer momento, en noviembre, el gobierno colombiano intervino la empresa argumentando que su mala situación financiera podía llevar a un cese de pagos y una interrupción del suministro. El 14 de marzo dio otro paso adelante, ordenando la liquidación, ya que Electricaribe no estaba "en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren".

Gas Natural replicó desde el principio que la mala situación de Electricaribe se debe a un "grave problema de fraude e impago", como dijo este miércoles.

Y cargó contra las decisiones del gobierno colombiano, calificando su iniciativa de "toma de posesión que constituye una expropiación sin indemnización".

El diferendo ha cobrado incluso tintes políticos, pese a la buena relación diplomática entre Bogotá y Madrid, donde el presidente colombiano Juan Manuel Santos estuvo de visita en diciembre para atraer inversiones.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, advirtió el viernes que la liquidación de la filial de Gas Natural Fenosa podría "afectar" a la credibilidad de Colombia.

En esta ocasión, la multinacional energética ha optado por recurrir a la Uncitral, el principal órgano jurídico del sistema de las Naciones Unidas en el ámbito del derecho mercantil internacional, en defensa de sus intereses, pero antes lo había hecho ante otros organismos.

Gas Natural recurrió al Tribunal Arbitral de París en el caso del conflicto con la argelina Sonatrach y se decantó por el Ciadi, que depende del Banco Mundial, en el conflicto con Argentina por las tarifas y en el contencioso con Egipto por la parálisis de la planta de Damietta.

Electricaribe proporciona electricidad a 2,5 millones de clientes de bajos recursos económicos y a la industria de la zona en los departamentos de La Guajira, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba, Cesar y Magdalena, y estaba intervenida por el Gobierno colombiano desde el pasado 15 de noviembre.

Tras un proceso de intervención de cuatro meses, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios tomó la decisión este 14 de marzo de liquidar la empresa Electricaribe, que presta el servicio de distribución eléctrica en siete departamentos de la costa atlántica colombiana.

El superintendente José Miguel Mendoza, explicó que la determinación se adoptó debido a que la compañía, que pertenece a la española Gas Natural Fenosa, no está en condiciones de prestar el servicio de energía con la calidad y continuidad que se requieren.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:
Publicidad
Publicidad