Mundo

"Se equivocaron de país, Venezuela no es Cuba": monseñor Roberto Lückert

Julio 16, 2017 - 02:11 p.m. Por:
Olga Lucía Crollo / Reportera de El País
Monseñor  Roberto Lückert.

Monseñor Roberto Lückert, presidente de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

Foto: EFE

A sus 78 años, monseñor Roberto Lückert no tiene pelos en la lengua para asegurar que en Venezuela “hay una dictadura que quieren disfrazar de democracia” y que hoy, después de misa, saldrá a votar el referendo de la oposición.

Residente en el estado de Zulia, quien desde hace diez años está a cargo de la Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal del vecino país, expresó su cariño por los colombianos y su indignación por la propuesta con la que se busca cambiar la Constitución del 99.

¿Por qué no está de acuerdo con la Constituyente propuesta por el presidente Maduro?

Porque esa convocatoria atropella la Constitución Nacional del 99. Esto es una copia del proyecto de Gobierno de Cuba, comunal, socialista. Todos los poderes amplios son para el Presidente de la República, es decir, es una dictadura que ellos quieren disfrazar de democracia.

Además, en un proceso constituyente es el pueblo quien va a decidir, pero en este caso no es él sino Maduro quien impone la Constituyente y manda a hacer una pantomima de elecciones el 30 de julio.

O sea que para usted es claro que en Venezuela hay una dictadura...

Por los vientos que soplan, lo dije desde el principio: se le está viendo la costura al gobierno de Maduro, porque el Presidente eterno (Hugo Chávez) dijo que nos iba a anclar en el mar de la felicidad cubana y ya casi estamos anclados, pero en una dictadura. ¿Quién puede decir que en Cuba hay democracia? No hay partidos políticos ni medios de comunicación social. Allá todo lo controla el Gobierno, hasta los gramos de arroz que dan en la ración. Los cubanos no han podido respirar y eso lo quieren traer para acá, pero se equivocaron de país, Venezuela no es una isla.

¿Cree que programar un simulacro para hoy, cuando la oposición hará su referendo, es una provocación?

Por supuesto, eso devela la postura del Gobierno. Públicamente dicen que es la oposición la que agrede y son ellos los que están agrediendo, porque las armas no las tiene la oposición, las tiene el Gobierno. Lo más triste es que el 90 % de los muertos que hemos tenido en estas manifestaciones son de la generación de Chávez: 18, 24 años, muchachos que no han visto otra cosa que lo que él ofertó y, cómo no le ven futuro, están bregando en la calle, pidiendo libertad y que se respete la Constitución, cosa que no hace Maduro y su equipo.

El Arzobispo de Caracas denunció que Maduro está en guerra “contra el pueblo”, ¿qué piensa?

No solo en guerra agresiva, con bombas lacrimógenas, perdigones, machetes, nos agrede de manera peor: a través de la Constitución, que, según dijo Chávez, era la mejor de las bonitas del mundo, y ahora no le sirve, porque él no puede gobernar como quiere, como un dictador, pues la Constitución del 99 no se lo permite. Los venezolanos estamos angustiados, pensando que se consolide en Venezuela una copia ya continental del régimen totalitario cubano.

La mediación del Vaticano ha sido cuestionada por la oposición por poco efectiva o ingenua…

La Santa Sede es un estado independiente y tiene mucha cultura de la diplomacia y la diplomacia es diálogo, con decencia, pero eso en Venezuela no se entiende.

El Santo Padre ve con mucha preocupación, porque él fue protagonista de la terrible dictadura militar en Argentina, que eso pueda suceder en Venezuela. Por eso se inclina al diálogo, que nos pongamos de acuerdo, pero esta gente no respeta el diálogo.

En las primera de cambio, cuando la Santa Sede envió a su diplomático a hablar, se acordaron cuatro puntos, entre ellos soltar los presos políticos y otro convocar a elecciones y nada se respetó. ¿Para qué quieren diálogo, para que vayamos a oír un monólogo del Gobierno?

¿Espera que cuando él venga a Colombia también se ocupe de la situación de Venezuela?

Creo que no, pero el Papa Francisco es jesuita y él se sale del corral cuando quiere. Ojalá lo haga, además son países hermanos. Me preocupé mucho cuando vi el atropello de Venezuela contra los pobres colombianos en la frontera con Cúcuta. Pasando con colchones y gallinas por el río, fue un atropello y eso lo iban a continuar, pero si en la parte sur del Lago (Maracaibo) hacen algo parecido, la industria ganadera se paraliza, porque tractoristas, electricistas, mecánicos y ordeñadores son colombianos que tienen dos o tres generaciones en la zona. ¡Eso no puede ser!

¿Ha sido agredido por el Gobierno?

Ellos saben en qué palo se encaraman. Nosotros hemos vivido 40 años de democracia. ¿Que se cometieron errores? Por supuesto. En cambio los pobres cubanos salieron de la dictadura de Batista a la de Fidel. No pudieron respirar el oxígeno de la democracia. A los obispos cubanos los mandaron a silenciar, pero los venezolanos no nos vamos a callar la boca, porque detrás tenemos 30 millones de personas que están sufriendo y como pastores tenemos la obligación de responder por ellos.

Hay quienes dicen que el plebiscito de la oposición no tendrá mayores efectos en la práctica…

Es un ejemplo popular, masivo, del pueblo venezolano, que va a expresar democráticamente que no está de acuerdo con una Constituyente que nunca se consultó al pueblo, que es donde está el poder originario. La convocatoria de la Constituyente está atropellando la Constitución de Venezuela.

Pareciera que los venezolanos de a pie tampoco creen mucho en los jefes de la oposición, dicen que se han beneficiado del poder...

Quien diga eso no ha visto las marchas de la oposición, que son multitudinarias. Cuando se han hecho plantones en las grandes capitales, como Maracaibo, toda la ciudad se paraliza hasta las cuatro de la tarde, lo que quiere decir que la oposición sí tiene convocatoria frente a una atropello como el de la Constituyente. Habrá algunos de ellos que el telón de fondo no es Venezuela sino el poder, pero es igual que los que están en el Gobierno. En la oposición hay gente con ganas de ser gobernadores, alcaldes, concejales, pero sus líderes sí tienen mucha audiencia en los pueblos bajos de Venezuela.

Además de los muertos, hay otra tragedia, que es el éxodo de venezolanos a otros países…

Muchos se van porque los está persiguiendo el hambre, el hampa desordenada, el libertinaje de robos y atracos. Es una persecución pasiva del Gobierno que no haya comida, medicamentos ni seguridad, cosa que nunca pasó en Venezuela.

Y a propósito de los más de 90 muertos en las protestas, ¿cuál es el llamado de la Iglesia?

El llamado es a la paz. No podemos sacrificar a nuestra gente por estar reclamando justicia y más democracia en el país, pues se le responde de manera agresiva a través de la Guardia Nacional y el Ejército y sobre todo de una horda de milicianos disfrazados que atacan al pueblo con bombas lacrimógenas y perdigones.

Son muchachos que, ante una agresión en una marcha pacífica, no van a responder con flores, responden igualmente con piedras y también terminan heridos. Eso no puede ser, porque estamos creando un país de agresiones y justificando la violencia de parte del Gobierno y de parte de la oposición, lo cual no conduce a avalar la democracia y la libertad en un país.

También se dice que muchos militares siguen leales al Gobierno porque tienen nexos con el narcotráfico. ¿Qué sabe al respecto?

Solo puedo decir lo que dice la prensa y en el extranjero, pero no puedo decir si es verdad o mentira. Ahora, cuando el río suena es porque piedras trae. ¿Cómo se justifica que algunos de esos militares, más limpios que el palo de la bandera, ahora tengan grandes camionetas, fincas, dinero en los bancos, de dónde lo sacaron? Se puede suponer que no fue por la vía legal, sino por otra. Los países que están controlando la droga, como Estados Unidos, dicen que tienen expedientes abiertos a varios políticos y militares de Venezuela.

Pero cada vez hay más disidencias..

Fui con su esposa a visitar a un preso y no me dejaron entrar, pero me pude dar cuenta de la forma como los mismos militares están maltratando a los militares presos.

Amarrados con cadenas, como si fueran perros bravos, se están muriendo de hambre y no les dejan ni pasar la ropa limpia, y que no vengan a decir que es mentira, porque el funcionario lo dijo delante de mí. Están maltratando los derechos humanos de los presos y el militar que disienta del Gobierno públicamente en el cuartel, ya lo tienen como conspirador. No sé cuántos son, pero adonde fui hay dos: Lozada y Ángel Vivas.

¿Cree que es posible que se dé un golpe de Estado?

Ese es el problema, que en Venezuela se nos cumpla lo de Chile, donde los chilenos aplaudieron la caída de Allende, su muerte y el ingreso de Pinochet en el Gobierno, y tuvieron que cargar 18 años de dictadura. Esa es la preocupación que tenemos muchos ante la anarquía que se está suscitando en este país y la carestía; que vengan unos militares, se encaramen en el Gobierno y nos monten una dictadura. Es muy triste, porque la historia de Venezuela está plagada de gobiernos dictatoriales.

¿Y dónde va a votar hoy el referendo?

Tengo misa en un pueblo que se llama Chichiriviche, y terminada la misa, voy a invitar a la gente a que vaya conmigo. Me quito mis ornamentos y me voy con el pueblo al lugar de votación a poner mi firma, mi cédula, porque yo estoy con la Constitución y no con la Constituyente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:venezuelagobierno nacionalnicolás maduro
Publicidad
Publicidad