Mundo

Trump impulsará reforma fiscal tras fracasar contra el Obamacare

Marzo 28, 2017 - 03:11 p.m. Por:
AFP / El País 
Donald Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

Agencia AFP / El País

Luego del hundimiento de la reforma a la asistencia médica, el gobierno de Estados Unidos espera navegar por aguas más calmas y sancionar una reforma fiscal que no debería generar mayores escollos en su Partido Republicano.

Lea también: División republicana, amenaza para Trump

"El seguro de salud es un problema muy pero muy complicado. En cierto sentido la reforma fiscal es mucho más simple", dijo el secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

De su lado el vicepresidente Mike Pence dijo que los detalles serán entregados bastante pronto a los legisladores.

Días antes de su derrota del viernes en el Congreso, el propio presidente Donald Trump prometió un trámite más sencillo de esa reforma fiscal que, según dijo, tendrá "la mayor rebaja de impuestos desde Ronald Reagan".

Sin embargo reestructurar el código tributario por primera vez desde 1986, ha sido un desafío para presidentes republicanos y demócratas. Ninguno consiguió remontar los obstáculos de esa reforma ni alcanzar apoyos en el Congreso.

La derrota de la reforma del sistema de salud contra el Obamacare "hace dudar a los mercados sobre la viabilidad del ambicioso plan de impulso presupuestario del presidente Trump", dijo Christopher Vecchio, experto del sitio de análisis DailyFX.

Los ahorros que, según la administración, hubiera generado la eliminación del Obamacare iban a compensar una parte de lo que el fisco dejará de recaudar al reducir impuestos.

Líderes republicanos han sostenido que la reforma fiscal debe tener un efecto "neutral"; esto es, no debe ampliar el déficit federal.

El fracaso de la reforma de la salud "torna la reforma impositiva más difícil pero no imposible", dijo Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes.

Tasas de importación

La administración Trump busca bajar impuestos a los beneficios de las compañías como forma estimular a la economía y hacer que las multinacionales vuelvan a crear empleos en Estados Unidos.

En la campaña electoral Trump prometió rebajar de 35% a 15% la tasa de impuestos a las empresas. El secretario del Tesoro no ha querido confirmar el porcentaje que se está considerando. Sólo dijo que será "una tasa mucho más baja" que 35%.

Para compensar la menor recaudación, hay un proyecto apoyado por Paul Ryan de aplicar gravámenes al comercio.

Esa medida, que apunta a recaudar cerca de un billón de dólares, establecería una tasa de 20% a algunas importaciones. Esa es una forma de achicar el crónico déficit comercial de Estados Unidos y, a la vez, estimular a las empresas estadounidenses a repatriar filiales que tienen en otros países.

Sin embargo, esa medida es cuestionada especialmente por los gigantes de la distribución comercial y por legisladores republicanos. Uno y otros temen un alza de precios que perjudique a los consumidores. El Partido Republicano ha sido históricamente un defensor del libre comercio.

En cuanto al impuesto a la renta, la prioridad es reducir las tasas que paga la clase media y limitar a tres (10%, 20% y 25%) las actuales siete franjas de imposición.

El secretario del Tesoro, que hasta ahora aseguraba que no habría recortes de impuestos a los más ricos, pareció menos decidido a ello durante una entrevista el viernes al sitio de información Axios.

"No me tomen al pie de la letra, pero esa es la dirección que tomaremos", dijo.

El senador Chuck Schumer, líder de los Demócratas en la Cámara, dijo que son inadmisibles los recortes regresivos de impuestos.

Si la reducción de impuestos "favorece a la clase media y a los pobres ... podríamos trabajar en eso", dijo Schumer. "No creo que emprendan esa dirección", acotó.

Uno de los puntales del éxito del plan fiscal de Trump se basa en el controvertido principio de que las rebajas de impuestos se compensan a sí mismas porque estimulan el consumo y el crecimiento.

La administración de Trump espera que Estados Unidos crezca 3%, e incluso 3,5%, el año próximo en vez del tibio crecimiento de 2% registrado desde 2010.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
Hoy:Estados UnidosDonald Trump
Publicidad
Publicidad