mundo

Trump mantiene bloqueo migratorio de seis países musulmanes en su nuevo decreto

El presidente Donald Trump firmó este lunes un nuevo decreto que bloquea temporariamente el ingreso a Estados Unidos a emigrantes y refugiados de seis países de mayoría musulmana, en una versión levemente atenuada de una orden anterior que fue anulada por la justicia.

El nuevo decreto, firmado por el presidente lejos de las cámaras de televisión, cierra las fronteras a emigrantes y refugiados de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen, aunque con relación al decreto que había emitido en enero remueve a Irak de esa lista.

Al presentar la nueva orden ejecutiva, el Secretario de Estado, Rex Tillerson, expresó que se trata de una "medida vital" para la seguridad nacional estadounidense.

Es una "solemne responsabilidad del presidente proteger a los estadounidenses", dijo Tillerson.

Por su parte, el secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, dijo que el nuevo decreto "proporcionará una necesaria pausa para que podamos revisar el actual escrutinio de las personas que vienen desde países que nos preocupan".

A su vez, el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, destacó que la medida "hará que este país sea más seguro y además atenderá viejas preocupaciones sobre la seguridad de nuestro sistema de migración".

Lea también: "No habrá deportaciones masivas de migrantes": John Kelly

El decreto que el presidente republicano había firmado en enero cerraba temporariamente las fronteras a todos los refugiados y ciudadanos de esos siete países.

La nueva versión del decreto explicita que los portadores de visas válidas y permisos de residencia podrán ingresar a Estados Unidos, aclarando una provisión que en enero había provocado un verdadero caos en diversos aeropuertos del país.

Reacción inmediata 

En el caso de Irak, el país quedó fuera del bloqueo automático pero un ciudadano iraquí que presente un pedido de visa pasará por una investigación exhaustiva para determinar si no proviene de un territorio controlado por el grupo radical Estado Islámico.

Como ya había ocurrido en enero, las reacciones al decreto migratorio surgieron de inmediato.

El Comité Nacional del Partido Demócrata afirmó en una nota oficial que "la obsesión de Trump con la discriminación religiosa es asquerosa".

Este nuevo "bloqueo a los musulmanes es tan inconstitucional como el anterior, y no hará que nuestro país sea más seguro", afirmó la dirección del partido opositor.

El senador Bernie Sanders, exaspirante presidencial por ese partido, manifestó en una nota que es "necesario llamar a las cosas por lo que son. Este bloqueo es una tentativa racista y anti islámica para dividirnos".

El también senador Tim Kaine, excandidato a vicepresidente, señaló que mantener "el estereotipo de que refugiados que huyen de desastres humanitarios son sospechosos, es cruel".

El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson, quien había logrado la cancelación de los efectos del decreto original de Trump, dijo este lunes a la prensa que su equipo analizaba "cuidadosamente" la nueva orden ejecutiva.

Al emitir un nuevo decreto y cancelar el decreto anterior, Trump "dejó claro que el bloqueo original era indefendible legalmente, constitucionalmente y moralmente", apuntó Ferguson.

"Nos veremos en la corte" 

En tanto, la influyente organización Unión Estadounidense de Libertades Civiles (Aclu, en inglés) apuntó que Trump "admitió que su bloqueo a los musulmanes era indefendible pero lo reemplazó con una versión más suavizada que contiene los mismos errores".

Para la entidad, "la única forma de arreglar un bloqueo a musulmanes es no tener un bloqueo a musulmanes. Pero el presidente sigue comprometido con la discriminación religiosa, y esperamos que haya desaprobación por parte de las cortes y de los estadounidenses".

Por su parte, Marielena Hincapié, directora del Centro Nacional de Derecho para Migración, señaló que "nuestro mensaje al gobierno de Trump es éste: Nos veremos en la corte".

Para Arturo Rodríguez, presidente de la Unión de Trabajadores Campesinos, el nuevo decreto de Trump no pasa de "un llamado dramático a la ignorancia más irracional, el prejuicio y la difusión del miedo".

El anuncio del nuevo decreto ayuda al gobierno a desviar la atención del más reciente escándalo político que estalló el sábado, cuando Trump acusó a su antecesor, Barack Obama, de ordenar la intervención de los teléfonos de sus oficinas en Nueva York durante la campaña electoral.

Se trata de una de las más controvertidas promesas de campaña de Trump, de cerrar las fronteras del país al ingreso de potenciales "terroristas".

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by