Opinión
El pasado viernes se instaló en Cartagena una cumbre sobre el sistema electoral. Nada más urgente, cuando la política vive la peor crisis y amenaza la legitimidad de la democracia.