Opinión
El dilema es: ¿Quién debe meterse la mano al bolsillo para soportar el nuevo salvamento? De ello depende que Grecia siga siendo parte de la Unión, o por el contrario, declare el default o incumplimiento.