Opinión
Ante la amenaza que para la sociedad representan las barras bravas, la División Mayor del Fútbol Colombiano ha propuestos a sus afiliados crear medidas para separar los clubes de esa nefasta asociación. Esa es una medida inaplazable si se quiere acabar con la violencia en los estadios y fuera de ellos, y si existe el interés por recuperar al verdadero aficionado y al hincha que quiere su equipo sin necesidad de destruir a los rivales.