Opinión
La corrupción es el enemigo. Cómo combatirla y cómo lograr que la impunidad no se convierta en el gran impulsor de las conductas dirigidas a robarse los recursos y los bienes públicos o privados, es la gran pregunta que Colombia debe resolver para devolverle la confianza al Estado y la credibilidad en sus instituciones.