aura lucía mera

Des-pa-ci-to

A pesar de la cantidad de gente que vi en los puestos de votación, el tráfico que parecía sábado, es decir caótico, la verdad después de leer en calma las noticias nacionales, la verdadera triunfadora de estas elecciones fue la abstención seguida por millones de votos perdidos por anulados. No sé qué tiene que cambiar, pero tiene que cambiar. Un país donde los tarjetones son una serie de símbolos y números no funciona. La apertura a cantidades de grupúsculos políticos que solamente aspiran a tener alguna tajada electoral, sin propuestas ni ideas, lo único que logra es confundir a los votantes. Yo misma tuve que memorizar como lora mis números para no votar por otro. Y si hacemos el ejercicio de cuántos millones de ciudadanos apenas saben leer, la respuesta es obvia.

No pretendo hacer análisis ni meterme en aguas que desconozco, algunas por sucias y otras por turbias. Simplemente creo que el triunfalismo arrogante del Centro Democrático está fuera de tono. Están ensillando el Caballo con mayúsculas antes de tiempo; de pronto les corcovea, patea, se zafa la jáquima y derrama el cafecito.

Quiero felicitar a Antanas Mockus. Los que votamos por él tenemos garantizado un senador honesto, que ya de por sí es una avis rara en el Recinto. Lo mismo con Reyes Kury en la Cámara por el Valle. También a Fernando Torres aspirante a la Cámara por el Centro Democrático. Aunque no comulgo para nada con ese Partido, me consta de su campaña limpia, con propuestas muy interesantes, sin maquinaria, ni vallas, ni dinero que repartir, ni promesas falsas. Una hoja de vida limpia. Naturalmente no salió pero los miles de votos que obtuvo fueron transparentes y ganados a pulso. Sería interesante que los triunfadores curtidos lo tuvieran presente y contaran con él para sus programas legislativos.

Siento un cosquilleo de satisfacción por la ‘quemada’ de José Obdulio y de Ordóñez. Paso atrás y mi sugerencia es que Duque y Martha Lucía no se lo dejen ensartar como jefe de debate. Sería un error garrafal, aunque pensándolo bien a los que no deseamos verlos en la Presidencia nos convendría. Y como la política es el ajedrez del diablo pues ustedes sacarán su propia conclusión.

No entiendo. Si se imprimieron quince millones de tarjetones para cada consulta y entre Petro y el Centro Democrático no utilizaron todos los tarjetones, ¿qué pasó? Eran treinta millones. ¿Dónde están?, ¿dónde los repartieron? Pobre Registrador, va a tener que ‘pagar escondite a peso’.

Ahora toca esperar quién depone egos y busca alianzas; quién propone ideas y programas creíbles; quiénes votaremos e insistiremos en la paz acordada; quiénes votarán arrastrados por el miedo ‘castrochavista’ tan bien inoculado a base de inyecciones venenosas pero poderosas; quiénes nos vamos a dejar meter gato por liebre y quiénes estamos de verdad por una Colombia más inclusiva.

Por ahora les aconsejo ir a los triunfalistas des-pa-ci-to. Y a los millones de ciudadanos que se abstuvieron, que ellos son los responsable del futuro de nuestro país tanto como los que sí votamos. Los que no votan son una vergüenza para la Patria. ¡Qué asco! ¡He dicho!
Los invito a disfrutar de este puente y de la Semana Santa. Lean. Descansen. ¡Disfruten el milagro de la vida y del amor!

***

PD. Recomiendo ‘Patria’ de Fernando Aramburu, ‘Rendición’ de Ray Loriga y ‘Las rosas de Damasco y otros relatos’ de Eduardo Escobar.

VER COMENTARIOS

Queremos que siga disfrutando de los mejores contenidos. Es muy fácil:

Regístrese aquí

¿Ya está registrado?

  Continúa Leyendo





Powered by