Columnistas

El Cura y el Alcalde

Marzo 30, 2017 - 11:55 p.m. Por: Beatriz López

En estos días Francisco Piedrahíta, rector de la Icesi, en su discurso en la ceremonia de grados, y no de despedida del Alma Máter, como publicó Semana, advertía a las generaciones que se forman en esa Universidad, sobre las tácticas de la post verdad: “Provocar rabia y hostilidad, pintar todo como blanco y negro, sin tonalidades y repetir y repetir y repetir”.

***

“Ya vimos que la estrategia consiste en promover una reacción emocional, en enardecer pasiones, en centrar el mensaje en la indignación, y ahí está el peligro”, advierte Francisco y añade, “esas estrategias desactivan nuestra capacidad de razonamiento, de juicio ponderado, de pensamiento crítico”.

***

En el mundo de hoy, y Colombia no está exenta de la espiral de las post verdades, con una audiencia atrapada por las redes sociales, que hace bullyng al Presidente, a la clase política, a los corruptos, a un futbolista y hasta a dos personajes de Cali, que por tradición merecían el respeto y el cariño de la comunidad, como son el cura y el Alcalde.

***

Maurice Armitage quiere acertar, trabajando día y noche (Patricia, su esposa, dice que se levanta a las 3 de la mañana), visita las comunas, escucha las necesidades de madres cabeza de hogar, concierta con la Policía la rehabilitación de los pandilleros, trata de mejorar las condiciones de las familias desalojadas del Jarillón, tiene en la mira a las mafias que paralizan el transporte masivo y se echa encima a la opinión señalando a burócratas y sindicalistas que dejaron inviable la joya de la corona: Emcali.

***

Y aunque no tiene el estilo moderado de un político, sino una personalidad desabrochada que le dice al pan pan y al vino vino, Armitage jamás meterá la mano en las arcas del Municipio, ni hará pactos para socavar los derechos de los más desfavorecidos. Así lo piensa no solo su hija Christhin que escribió una carta en su defensa, sino nosotros los ciudadanos hartos de ver la ciudad con innumerables problemas, que trata de enmendar este hombre, a quien un tuitero lo llamó “muñeco de papel, que le quedó grande la Alcaldía y que por tanto, debe renunciar”.

***

El otro personaje que no es el cura sino el mismísimo arzobispo Darío de Jesús Monsalve, en el ojo del huracán y con amenazas de muerte por su labor como intermediario en el proceso de paz con el ELN. Ante la arremetida de los medios de comunicación por el otro tema que enfrenta solo, el del cura pedófilo hoy en la cárcel y las tergiversaciones de un abogado mediático, decidimos con Aura Lucia Mera hablar con él para que nos explicara la realidad de los acontecimientos y no la posición cómoda de quienes lo condenan a priori, llegando a afirmar que el papa Francisco no viene a Cali, por su culpa.

***

En su columna, Aura Lucía explicó en forma valiente cómo es su estilo, no la post verdad sobre el Arzobispo, al cual cierto sector de la elite llama comunista, y algunos periodistas tildan de defensor de curas pedófilos, sino el testimonio de un hombre que lucha por la paz y rehabilita la juventud sin futuro, que vive en zonas vulnerables, fundando 3 universidades para sumar 6 en total como las que dejaron monseñor Duarte y otros arzobispos para los estratos 1, 2, y 3, con seis mil estudiantes y 5.600 egresados.

***

Siguiendo el ejemplo de monseñor Duarte, que inicio la Fundación Universitaria Lumen Gentium, con sedes en Pance y en Meléndez, monseñor Darío fundó la Universidad Compartir en Aguablanca, otra en la sede del Palacio Arzobispal, donde se estudia Derecho y el Ceres en Jamundí que es un convenio con el Ministerio de Educación, para carreras técnicas. Hay dos Ceres más en Yumbo y Alfonso López, fundadas antes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad