Columnistas

Policía y ciudad

Marzo 08, 2017 - 11:00 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Recuerda el cuadernillo de difusión del nuevo Código de Policía  y Convivencia, distribuido por la revista Semana, que está prohibido intervenir, modificar o demoler sin autorización inmuebles declarados de conservación e interés cultural, histórico, paisajístico, urbanístico o arquitectónico. O destruirlos, dañarlos o darles una utilización no permitida, u omitir o no llevar a cabo el adecuado mantenimiento de antejardines y fachadas, o ponerles avisos, pinturas o grafitis sin permiso.

Igualmente, menciona que está prohibido perturbar la tranquilidad de los vecinos con sonidos o ruidos (el llamado ruido ajeno) desde los edificios o casas cercanas o de las mismas calles. O lavar bienes muebles en el espacio público (y por supuesto habría que incluir los andenes). O contravenir los usos específicos del suelo. O incumplir las normas sobre el mismo, como no respetar los horarios y aforos permitidos en los diferentes establecimientos comerciales, como lo son almacenes, bares o restaurantes.

También indica que se deben recoger los excrementos que las mascotas dejen en las calles, o que no se debe obstruir las ciclovías, o sacar la basura en horarios no autorizados, ni ocupar el espacio público, pero sorprendentemente no dice nada específicamente de la invasión de los andenes y antejardines por los carros impidiendo la circulación de los peatones, como es tan común en Cali, obligándolos a bajarse a las calzadas con el peligro que eso implica.

Todo esto, como concluye dicho cuadernillo, “será sostenible si se avanza en un cambio cultural que transforme las creencias y comportamientos respecto de los otros y de lo público, entendido como aquello que le da sentido a la vida en común, y lleva a los ciudadanos por el camino de la autorregulación y la regulación mutua”. El código existente hasta inicios de 2017 ya tenía más de 40 años y casi nadie lo conocía; y al parecer ni siquiera la misma Policía, ya que poco lo aplicaba.

Son normas de convivencia que de una u otra manera existen en todas partes y que incluyen multas altas, y que son las que llevan con el tiempo a una más respetuosa relación entre los ciudadanos, la que así pasa a ser parte de su cultura común, como lo es la lengua o la comida. Y que desde luego es preciso que permanezcan y se actualicen para poder reprimir a los atarbanes que las violan, los que nunca faltan y que en Cali abundan producto de su reciente y muy rápido y muy caótico crecimiento.

Por lo demás, y como lo enseñaba Manuel Antonio Carreño hace siglo y medio en su ‘Manual de urbanidad y buenas maneras’, 1853 o 1859, y ya se mencionó en esta columna (20/10/2016): “Conduzcámonos en la calle con gran circunspección y decoro [donde] nuestro paso no debe ser ordinariamente ni muy lento ni muy precipitado”, mientras que en los establecimientos públicos “hay que abstenerse de levantar la voz”, y en los que en esta ciudad además ponen ‘música’ a todo volumen.

Pero así como se indica en el nuevo Código que hay que respetar a laPolicía, aparte de que se pueden filmar todos los procedimientos, lo que probablemente evitaría el abuso, nada se dice de cómo se evitará la corrupción al aplicar las normas: “¿Sabe cuánto le costaría la multa?”, ni que hacer cuando los atracadores se presenten a su casa diciendo ser policías que van a “practicar una inspección”. O sea que instale ya cámaras de vigilancia o por lo menos ponga un aviso diciendo que cuenta con ellas, y cuando llegue la Policía llame a la Policía.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad