Columnistas

Oro… no

Marzo 31, 2017 - 11:55 p.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

6.165 votos en contra de la explotación de una de las minas de oro más grandes del mundo. 76 votos a favor. Y una abstención que va más allá del 50%. Realmente, un rechazo unánime a una ‘riqueza’ que algunos calculan en más de treinta mil millones de dólares. Cajamarca, modesta comunidad rural, no se deja seducir por esa montaña de oro ni por los halagos que le ofrece una empresa minera global.

La Silla Vacía dice que esta empresa gastó 19 millones de dólares en obras y acciones que buscaban convencer. Ya, de entrada, queda clarísimo que el dinero no gana elecciones, lo cual parece contradecir lo que hemos visto en los procesos electorales aquí y en otras partes del mundo; corrompe las elecciones pero no siempre las gana. Impresiona que con semejante cantidad de dinero y con un tesoro a la vista, no se hubiera podido persuadir a los ciudadanos de este municipio que el oro podría mejorar la calidad de vida. La Silla Vacía comenta, también que la empresa hizo inversiones; construyó un hospital, regaló una ambulancia, financió eventos, explicó de familia en familia el paraíso que estaba por venir, sin que ello impactara a más de 76 personas. Interesantísimo caso. Se diría que frente a la enorme preocupación que existe por la nefasta relación entre dinero y política, hay una luz que ilumina el túnel.
Urgente adelantar un estudio de comportamiento electoral: ¿Qué ocurrió, por qué, cómo fue, si lo hubo, el desempeño de los partidos políticos? ¿Acaso todos estuvieron en contra de la explotación minera? ¿Entre todos (en el Congreso hay más de diez) se reparten los 76 votos? ¿O no estuvieron presentes? ¿Les pareció que no era tema relevante? ¿Creyeron que solamente afectaba un pequeño municipio y no a la nación entera? Afectaba, para bien o para mal…

Es bien probable que en Cajamarca se hubieran fijado los parámetros para la industria minera en Colombia. Esta decisión popular tiene repercusiones en el nivel nacional y, también, puede incidir en las decisiones sobre inversión extranjera en Colombia. Están pendientes consultas en otros municipios. No sería sorprendente que el fenómeno se repitiera. ¿Entonces?

Manuel Rodríguez, exministro del Medio Ambiente, en un debate en el programa Semana en Vivo, que dirige María Jimena Duzán, preguntó insistentemente si en Colombia o en alguna parte del mundo existía una explotación de oro que no conllevara los riesgos que esta comunidad tolimense buscó evitar. No hubo respuesta.

Esta decisión popular es, además, muy significativa porque estamos entrando en la era de la participación popular en el proceso de formulación de políticas públicas y de toma de decisiones, particularmente en los municipios. Es lo acordado en La Habana. Es lo que estamos implementando. La gran pregunta, que nos tiene sin cuidado, es: ¿Quién está mejor preparado para esta nueva realidad política?

Es asunto que debe estar en el centro de la reflexión política. Nos indica que el tema de la participación ciudadana hay que tomarlo en serio. Los partidos políticos parecen estar desentendidos y lo mismo se diría de buena parte del sector empresarial. ¡Ojo!

¡Ah!, ¿y cuál fue el papel del Gobierno como actor, en este proceso? Muy positivo, se dice, el de Dejusticia, una ONG iluminada que defiende a los más vulnerables vía el litigio estratégico.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad