Columnistas

Oasis

Marzo 29, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Hace días escuche a un niño que recitaba: “Con Dios me acuesto y con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo”.

Esta oración tiene unas variantes y en la segunda parte otros dicen: La Virgen María me cubre con su manto.

Es una linda plegaria para antes de dormir y al escucharla me hice estas reflexiones que te comparto:

¿Cuántas personas viven eso, o sea, tienen de verdad presente a Dios al inicio, en el transcurso y al final de cada jornada?

Y tenerlo presente es mucho más que rezar de memoria, es amarlo con todo el ser, es hacer su voluntad, es dejar que reine en tu vida.

¿Cuántos tienen al Padre y a Jesús presentes a lo largo del día? Que yo conozca, muy pero muy pocos.

De los 1440 minutos del día bastantes no le dedican a Dios ningún minuto y otros sólo unos tres o cuatro para rezar mecánicamente.

El filósofo alemán Nietzsche acertó con su famosa frase “Dios ha muerto”. Es decir, muchos que se llaman creyentes lo ignoran como si hubiera muerto.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad