gonzalo gallo

Oasis

El optimismo en parte es heredado y en parte, aprendido. Si naciste en una familia de pesimistas, puedes encontrar a tu optimista interior.

Ser optimista no es ignorar la realidad de una situación difícil y estar afirmando que todo es fácil y que no hay penas ni azares, eso es ingenuidad.

Por ejemplo, perder un empleo es un mal serio y es normal sentirse derrotado, ansioso y pensar: “Nunca me recuperaré de esto”.

Sin embargo, un optimista asume eso como un reto y dice con fe y esperanza: “Será difícil, pero es una oportunidad de replantear mis objetivos de vida y conseguiré un trabajo mejor”.

Suena como algo trivial, pero tener pensamientos positivos y rodearte de gente positiva en verdad ayuda.

Steven Southwick, profesor de psiquiatría de la Facultad de Medicina de Yale dice: “El optimismo, al igual que el pesimismo es contagioso. Júntate con personas optimistas”.

Piensa en lo mejor, pero acepta que no todo se logra aunque se desee ya que solamente nos llega lo que nos corresponde.

Sé optimista, pero sin candor. Cree que la fe logra imposibles y el amor hace milagros. Sé un faro de luz en medio de la oscuridad.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by