Columnistas

Oasis

Marzo 14, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Enciende un fuego y piensa: Es un símbolo del Espíritu Santo, de la hermosa energía divina. Dios me da luz, calor y vida.

Declara esto: Yo también brindo a otros lo mismo cuando hago todo con amor y por amor.

Da gracias por todos los que te han dado luz, calor y vida de un modo incondicional.

Saca con unas tenazas un carbón rojo de la hoguera y ponlo en el suelo o en un recipiente.

Dedícate a observar como va perdiendo color hasta que se desaparece y lo ves apagado.

Un buen espejo para tomar consciencia de varias verdades: 1 Unido a Dios y a otros recibes y compartes luz, calor y vida.

2 Separado, tu fuego se apaga y tu vida se oscurece.

3 La comunión amorosa con Dios y con los demás es el único camino que tienes para estar bien.

Pon el carbón en la hoguera y, poco a poco, se enciende de nuevo. Haz un compromiso: Cuido mi alma en conexión con Dios.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad