¿Qué cosa es el escándalo?
Columnistas

¿Qué cosa es el escándalo?

Marzo 05, 2017 - 10:50 a.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

“¿Qué cosa es el escándalo? El escándalo es decir una cosa y hacer otra; es la doble vida. La doble en todo: yo soy muy católico, yo voy siempre a misa, pertenezco a esta asociación y a esta otra; pero mi vida no es cristiana, no pago lo justo a mis empleados, exploto a la gente, soy sucio en los negocios, hago blanqueo de dinero… doble vida. Y tantos católicos son así. Y escandalizan. Cuántas veces hemos oído –todos nosotros, en el barrio y en otras partes– ‘pero, para ser católico como aquel, es mejor ser ateo’. Ese es el escándalo. Te destruye. Te derriba. Y esto sucede todos los días. Basta ver el telediario o leer los periódicos. En los periódicos hay tantos escándalos, y también está la gran publicidad de los escándalos. Y con los escándalos se destruye”.

A partir de las palabras que el papa Francisco dijo en su homilía el 23 de febrero, quiero que el lector se dé cuenta que por el afán de protagonismo, por llamar la atención en la titulación, ya sea de una noticia en imagen televisiva o escrita, se puede distorsionar totalmente la veracidad del contenido y así desinformar con daño grave al incauto lector u oyente.

El mismo papa Benedicto XVI, al hacerle una pregunta sobre los ataques a la Iglesia por los recientes abusos sexuales de miembros de la institución, respondió: “el peligro de confiar demasiado en estructuras y programas eclesiales, en los que cuenta el poder, pero en los que la fe deja de ser protagonista y que por ello, los sufrimientos de la Iglesia proceden precisamente del interior de la Iglesia, del pecado que se da en ella”. Precisamente por esto la fuerza del escándalo, lo dice el papa Francisco, es destructora. El miércoles 1 de marzo inició la cuaresma en el mundo cristiano, aprovechemos este tiempo de gracia para ser coherentes y no tratar de servir a dos señores: A Dios y al dinero, y serle fiel al Señor. Para ello necesitamos asumir el verdadero sentido de la bienaventuranza sobre los pobres de espíritu para que, como lo dice el mismo papa Francisco, en el número 10 de la Misericordiae Vultus “toda la acción pastoral de la Iglesia debería estar revestida por la ternura con la que se dirige a los creyentes; nada en su anuncio y en sus testimonio hacia el mundo puede carecer de misericordia. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo”.

Como pastores de la Iglesia, si hemos escandalizado por nuestras actitudes al dirigirnos a nuestros hermanos, si no hemos actuado con la ternura y la misericordia que nos exige la responsabilidad del Evangelio, les imploramos nos acojan en su misericordia, nos perdonen y aprovechando la Cuaresma, con sincera humildad les pedimos oren por nosotros que también nosotros oramos por ustedes para que el Señor nos guíe hacia una auténtica conversión que haga de nuestras vidas una verdadera comunión y fraternidad coherente, que sea el testimonio que desbloquee de la mente de quien nos ve, que es bello ser cristiano y creyente.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad