La vana ira de Claudia López
Columnistas

La vana ira de Claudia López

Marzo 08, 2017 - 11:00 p.m. Por: Julio César Londoño

Mi columna del sábado en El Espectador le encrespó el pelo a Claudia López. No le gustó que criticara su negligencia para atender la denuncia por corrupción contra un concejal verde, interpuesta por un coordinador municipal del Partido. “No voy a tocar ese tema. Punto”. Le dijo al coordinador la napoleónica senadora. El sábado no di nombres para proteger la vida del coordinador, que está amenazado de muerte.

Desde la noche de ese día, Claudia está trinando furiosa. Me llamó resentido (que traduce “yo tengo más plata que usted”), afirmó que el coordinador no es coordinador, que el concejal no es concejal, juró que ella desconocía la denuncia y me conminó a probar mis afirmaciones. Con la venia del coordinador, que leyó el borrador de esta columna, paso a probarlas.

En parte, Claudia tiene razón. Los senadores ganan más que los escritores, y Henry Díaz no es concejal, es un excandidato quemado en las últimas elecciones al Concejo de Palmira (mea culpa) pero sí es verde y sus contratos con la Secretaría de Salud son gordos y torcidos: están registrados con las referencias MP 797 y MP 800 del año 2014, MP 192 del año 2016 y, en un carrusel de contratación de los últimos días de 2016, los MP 633 y MP 634 y 00-2016-OJCM-620, para un total contratado de $ 288 millones. El objeto era la vacunación de 25.000 perros y gatos pero el contratista solo vacunó 5.000 y completó las planillas con 20.000 animales de papel. El alcalde y la secretaria lo saben, pero “todo bien”.

El coordinador existe. William Fernando Rendón milita con los verdes hace ocho años. Organizó un panel por la paz en la U. Santiago de Cali, Palmira, en septiembre. Participaron cuatro verdes -Jorge Iván Ospina, Antonio Navarro, la representante Ana Cristina Paz y la diputada María Isabel Moreno- y yo. También coordinó la visita de Claudia a Palmira el 11 de febrero y ella se lo agradeció por Whatsapp. Tengo a la vista actas verdes firmadas por Rendón y Jaime Navarro Wolff, hermano de Antonio Navarro y Secretario General del Partido, y un Whatsapp de enero 21 en el que Jaime Navarro le da a Rendón el parte de que “ya Claudia conoce el caso” (se refiere a la denuncia de Rendón contra Díaz). La representante verde a la Cámara Ana Cristina Paz confirma que la denuncia fue conocida en Bogotá porque ella misma la llevó a una reunión del Comité Ejecutivo del Partido.

Senadora López, ignorar una denuncia de corrupción en el seno de su Partido, y justo cuando lidera una gran cruzada moral en todo el país, es una incoherencia garrafal. Tratar con soberbia a su valioso y joven coordinador (“No voy a tocar el tema. Punto”) es una guachada. Dejarlo solo en mitad de una batalla peligrosa, es un acto cobarde y criminal. Desconocerlo, negarle su filiación, una infamia. Se equivocó tres veces: cuando ignoró la denuncia, cuando se negó a “tocar el tema” en Palmira, y ahora, cuando piensa resolverlo todo a punta de injurias, trinos y posverdades en las redes. Son muchos errores para un tramo tan corto, para un caso sencillo y, sobre todo, para alguien que pretende torcer los enemil pescuezos de la corrupción y marcar los derroteros de la nación desde la Presidencia de la República.

Nota: los textos de las actas, los contratos y la denuncia y los pantallazos de los whatsapp pueden verse en https://drive.google.com/open?id=0B7lGKlbgRrrYU0pjQ1N4TE4yVzg.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad