miky calero

Activista no comunista

A las personas que nos cuestionamos sobre el statu quo, sobre el sistema basado en el consumo desmedido y que no tragamos entero, se nos tilda de comunistas porque es la manera más fácil de clasificarnos. Yo me considero un activista ambiental, no moralista y amante a la libertad, y voy a explicar en qué consiste.

No estoy de acuerdo con la manera que los humanos (me incluyo) tratamos al planeta Tierra, su flora y su fauna. A través de los medios en los que participo he denunciado frecuentemente atropellos cometidos, no sólo por los grandes empresarios sino también por los ‘ciudadanos del común’. No creo en la locomotora minera ni en vender los recursos naturales a la inversión extranjera, y creo que el futuro se encargará de probarlo. Creo que hay que buscar fuentes de energía renovable en vez de seguir dependiendo del petróleo, intento ser consecuente con lo que digo. En mi casa tengo energía solar, recojo aguas lluvias, camino mucho y trato de usar el transporte masivo tanto como puedo. Un gran empresario y buen amigo, me preguntó por qué les tiraba tanto rayo. Le contesté que mientras no fueran conscientes y consecuentes, seguiría haciéndolo.

No creo en la doble moral, la hipocresía o la lambonería, todas características de nuestra sociedad mojigata, que mira más la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.

Me fascina la desnudez que considero hermosa. He fotografiado muchas bellas mujeres desnudas y en varias ocasiones, mientras lo hago, yo también lo estoy. Condeno a los que se escandalizan mientras ellos a su vez, viven dobles vidas con moza o mozo incluido pero salen a picárselas de santos. Aclaro, no tengo nada en contra de los amantes sino de no hacerlo de frente y a la luz, no me gusta la oscuridad. Creo en la libertad y el respeto por las otras personas, me agobian la injusticia y la homofobia. Creo que el sistema no trata a todos por igual y que la gran mayoría no han tenido las oportunidades que tenemos unos pocos, oportunidades que valoro y agradezco.

Seguiré soñando con el día en que todos y todas podamos tenerlas por igual. No renunciaré a las que tengo e intentaré compartirlas y luchar para que más personas las tengan. Me fastidian los monopolios, especialmente los financieros donde los grandes capitales están en pocas manos y condeno a los medios que se les venden. No creo en la violencia, admiro cómo Gandhi, Mandela y Mojica lograron grandes cambios sin el uso de la fuerza física sino la del corazón.

Entonces que quede claro, soñar con un mundo mejor, más justo y equilibrado no me hace comunista, estoy lejos de la derecha y del fanatismo religioso. En política soy ‘fajardista’ y en esta vida seguiré siendo activista.

VER COMENTARIOS

  Continúa Leyendo




Powered by