Columnistas

MÍO

Marzo 06, 2017 - 11:00 p.m. Por: Miky Calero

La única solución para la movilidad eficiente de las grandes urbes es el transporte masivo, llámese metro, tren, tranvía o buses articulados. Nunca habrá suficientes vías para tanto carro y tanta moto. Además del deterioro ambiental por los gases y el ruido, también está el componente de seguridad, es mucho más seguro y amigable con el ambiente, por lo cual todos los gobiernos del mundo se deben enfocar en fortalecer este tipo de transporte.

Yo por mi parte me he puesto en la tarea de usar más el MÍO y menos mi carro. Por el sitio donde vivo, en las montañas, bajo en el carro a la oficina, muchas veces a pie, pero cuando tengo que hacer las vueltas dentro de la ciudad, camino o utilizo el MÍO.

Hace un par de días tuve que llevar una factura al Norte, mi oficina es en el Sur, tenía una hora para llegar a tiempo para la recepción de la factura. Tomé el MÍO y llegué en veinte minutos, mucho más rápido que si hubiera utilizado el carro y eso que hice trasbordo en la Torre de Cali. Me fascina untarme de más gente.

Yo me pregunto si las personas ‘estrato 6’ que defienden a Metrocali utilizan ese medio de trasporte, no para que les tomen la foto montados en el bus, sino para hacer sus vueltas en la ciudad. Hace poco hubo una reunión de columnistas en el Club Colombia, ‘gente divinamente bien de tierra caliente’. Buscaban soluciones por la delicada situación operativa de la empresa, me pregunto nuevamente, ¿cuántos de los que allí asistieron utilizan de verdad el MÍO? “Eso es para el pueblo”, me supongo pensarán.

¿Por qué el Gobierno Municipal no les exige a todos sus empleados usar los buses en vez de sus carros personales?.. Allí le dejo esa reflexión, ‘Figurita’.

Absurdo

El problema de abastecimiento de agua potable para la ciudad de Cali es un problema real. A pesar de que nuestra ‘Sultana’ es privilegiada, bañada por siete ríos y atravesada por el gran río Cauca, hemos permitido contaminar y destruir esas fuente naturales del líquido más preciado y ahora vamos a tener que traer agua de Salvajina que está a cientos de kilómetros. Con todo el debido respeto que les tengo a mis amigos de la CVC, sigo sin entender las explicaciones que me dan al respecto. Vuelvo y me pregunto, ¿lo correcto no sería que cuidáramos esas fuentes que por gravedad inundan nuestra urbe? ¿Cómo es posible que nuestra Corporación busque soluciones de infraestructura de ingeniería y no se dedique a lo suyo que es ‘cuidar, proteger y recuperar nuestro ríos y quebradas’? Al paso que vamos, nuestros nietos verán los ríos en fotografías porque de seguro lo que sí podrán ver presencialmente serán unos caños de aguas podridas… Señores, sigo sin entender.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad