Columnistas

Sexo y video en el colegio

Marzo 01, 2017 - 11:55 p.m. Por: Paola Gómez

El caso ocurrió en un colegio tradicional del sur de Cali. La cuestión inició con el envío de fotos de dos niñas de 12 años a sus compañeros, vía whatsapp, en las cuales mostraban sus partes íntimas e incitaban al sexo. El tema se creció y un día las estudiantes fueron citadas por los compañeros, detrás del coliseo, para que les practicaran sexo oral. Todo quedó grabado en el celular de un alumno y el video se hizo viral. A las estudiantes que aparecen en él, se les bautizó como ‘las perras’, fueron aisladas por sus compañeros, mientras que el trato con los estudiantes varones no sufrió alteración alguna.

Hace un par de días trascendió que en otro colegio se habría grabado un video de dos estudiantes teniendo sexo. Y ante la Personería este año se han reportado 4 casos similares, donde el sexo y el video en el colegio son protagonistas y los cuales se ponen a rodar en redes sociales.

No es la primera vez que situaciones de tipo sexual se presenten en un centro educativo. Lo que pasa es que ahora con el smartphone y una cultura digital tan afianzada, la cosa es a otro precio.

Siempre he pensado que no hay nada más importante y complejo en la vida que la educación de un ser humano, porque tienes en tus manos una vida que moldear o que echar a perder. Y sin embargo a veces pareciera que no nos damos cuenta de ese enorme reto y solo cuando ocurre algo que escandaliza la realidad empezamos a buscar el culpable en la viga ajena, con una incapacidad enorme de autocrítica.

Por eso, antes que hacer el juicio supremo, tan conveniente en esta era de juicios y condenas virtuales, creo que lo ocurrido nos recuerda la necesidad imperiosa de ofrecer una educación sexual oportuna, abierta y sin falsos moralismos. Sobre todo en un mundo donde los niños saben qué es sexo a muy temprana edad y cuando las distorsiones alrededor del mismo pueden ser determinantes.

Y nos deja también una reflexión sobre valores como el respeto, la dignidad, la equidad y el derecho a la intimidad, que en el caso citado se ven totalmente vulnerados. Educar para que nuestras niñas se respeten y quieran a sí mismas; para que los niños no degraden a sus compañeras; para que el que graba el video entienda que está violando la intimidad y si lo publica o comparte destruye la dignidad. Y la necesidad de erradicar el machismo que surge en los primeros años, cuando en un acto en el que a todos les cabe responsabilidad se señala y se aparta a la mujer y se exime de la crítica al varón. Nada particular.

Cuántas enseñanzas en un solo caso. Y cuánto que aprender como padres, hijos y maestros, para formar una sociedad consciente de que el mundo ha cambiado, más no los valores. 

Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas
Hoy:
Publicidad
Publicidad
Publicidad